El mirador cuestionamiento del mito del diagnóstico precoz

La funesta manía de diagnosticar. Sobre todo, de diagnosticar precozmente

Este texto es la síntesis de la ponencia del firmante sobre “El problema y las soluciones a la tiranía del diagnóstico precoz”, realizada por amor al arte, gratis et amore. Del 27 de mayo de 2021, en la serie de ponencias sobre “25 años de formación orientada a los valores”. Celebración de los primeros 25 años de Unidad Docente de Atención Familiar y Comunitaria “La Laguna – Tenerife Norte, España”. Puede escuchar la presentación en: https://www.youtube.com/watch?v=IxFEnWKSoKc y http://www.nogracias.org/2021/06/01/la-tirania-del-diagnostico-precoz-por-juan-gervas/

Los fines de la medicina

Son dos:

1. Ayudar a vivir, evitando algunos tipos de sufrimiento, curando alguna enfermedad y paliando siempre.
2. Ayudar a bien morir.
https://www.fundaciogrifols.org/es/web/fundacio/-/11-los-fines-de-la-medicina-the-goals-of-medicine-

¿Qué hace el médico?

Deja hablar a quien sufre.

Le escucha.

Es testigo de su sufrimiento y le cree.

Está presente.

Da testimonio.

Conoce al paciente y a su comunidad.

Le ofrece alternativas apropiadas a sus creencias, expectativas y situación.

Intenta ayudar a mejorar su calidad de vida, incluso ante la muerte inevitable, y si puede le evita algunas causas de muerte.

Sabe que el sufrimiento, las enfermedades y la muerte son parte del vivir.

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/13814788.2012.733691
https://www.actasanitaria.com/contrasenas-del-buen-medico/

¿Y la seguridad clínica?

El buen médico utiliza apropiadamente los recursos a su disposición (el más caro e importante, su propio tiempo), maximizando beneficios y minimizando daños.

La logra el médico ofreciendo el 100% de lo que precisa el paciente.

Y no ofreciendo el 100% de lo que el paciente no necesita.

A veces, lo mejor es no hacer nada, la inercia clínica consciente.

Saber hacer es relativamente fácil.

Saber no hacer requiere conocimientos y habilidades muy profesionales (el arte y la ciencia de no hacer).

“Hacen falta 3 meses para aprender a hacer una operación, tres años para saber cuándo hacerla y 30 años para saber cuándo no hacerla”.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-38731223
https://www.actasanitaria.com/el-arte-y-la-ciencia-de-no-hacer-nada-inercia-clinica-intencionada/

¿Qué es un médico?

Un profesional altamente cualificado.

Que precisa de formación continuada a lo largo de toda su vida profesional.

Es capaz de tomar decisiones rápidas.

En situaciones de gran incertidumbre.

Con limitación de recursos.

Y generalmente acierta

https://www.actasanitaria.com/formacion-basica-y-continuada-en-atencion-primaria/

¿Un buen médico hace diagnósticos precoces?

Depende.

Un buen médico hace diagnósticos certeros y oportunos.

La oportunidad no es siempre precocidad.

A veces el diagnóstico precoz es inoportuno.

El buen médico utiliza apropiadamente los recursos a su disposición (el más caro e importante, su propio tiempo), maximizando beneficios y minimizando daños.

Responde adecuadamente a las necesidades de pacientes complejos en situaciones reales con limitaciones múltiples.

A veces, muchas veces, los pacientes no son complejos sino que la respuesta médica es simple.

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/nejmp1312287
http://equipocesca.org/enfermos-complejos-o-sistema-simple/

La tiranía del diagnóstico

Cada vez es más cierto que no hay enfermos sino enfermedades y cada vez se ignora más la narrativa del paciente

Desde el siglo XVIII se ha ido reduciendo la importancia de la experiencia vital del propio paciente, en favor del dictamen médico, del diagnóstico.

En el siglo XXI se ha impuesto ya totalmente la visión médica del enfermar, y parece que los pacientes sean portadores de diagnósticos que haya que etiquetar. Y tratar, tras etiquetar.

Es decir, cada vez es más cierto que no hay enfermos sino enfermedades y cada vez se ignora más la narrativa del paciente.

Con esta conceptualización se comprende la solución fácil y uniforme que ofrecen los algoritmos, guías clínicas y protocolos.

Es una visión de los especialistas focales que califican a los pacientes por enfermedades específicas, una a una, como si cada paciente fuera “portador” de un sólo diagnóstico.

Es una visión sin ciencia, sin clínica y sin sentido en organización de servicios pues ignora la complejidad del enfermar, las sutiles conexiones entre unas enfermedades y otras (agudas y crónicas), las relaciones entre lo biológico, lo psicológico y lo social y la coevolución del padecer individual con la deriva de la sociedad.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2690110/
https://www.jhsph.edu/research/centers-and-institutes/johns-hopkins-primary-care-policy-center/Publications_PDFs/E92.pdf

Datos blandos versus datos duros

El diagnóstico precoz es mito que conlleva graves problemas clínicos, éticos y sociales pues transforma en enfermos a millones de personas, sin beneficio alguno

Son datos blandos los que se obtienen del paciente, de sus familiares y de su entorno. Son las quejas, dolencias, temores, sentimientos, sinsabores y síntomas que expresa el paciente. Son, también, los datos de la exploración física del mismo que se suman a la narrativa personal, familiar y comunal para dar una imagen del sufrimiento, para pasar del mapa general al territorio particular y para que paciente y médico construyan un paisaje conjunto.

Son datos duros lo que se obtienen a través de máquinas, sea el termómetro, el aparato de tensión, el análisis genético, la resonancia magnética nuclear o el electrocardiograma, por ejemplo.

Desde la mitad del siglo XIX el bagaje para la decisión clínica se ha ido llenando cada vez más de datos duros, obtenidos por los “instrumentos de precisión”, que se decía entonces.

En el siglo XXI al paciente se le pide un relato corto y conciso, o se le interroga, sin más. Es la orientación de los especialistas focales que imponen el uso imperativo de las máquinas para tener certeza diagnóstica.

http://equipocesca.org/caracterizacion-del-trabajo-asistencial-del-medico-generalde-familia/
https://issuu.com/sminue/docs/el_medico_generalista._conectando_e
http://saludineroap.blogspot.com/2019/09/reflexiones-y-propuestas-sobre-como-ser.html

La creciente importancia del cuerpo

En el momento actual, la medicina está implantándose con aspecto omnipotente, como una nueva religión cuyo culto es el cuerpo.

Han disminuido las creencias filosóficas y religiosas, y el apoyo de la red social, de amigos, familiares y otros grupos (sindicatos y demás).

Las expectativas de futuro son escasas en una masa juvenil con trabajos sincopados, con contratos temporales, hoy aquí, mañana allá, sin más pertenencias que lo que cabe en una maleta, un perro/gato (si acaso) y el propio cuerpo.

Resulta cada vez más fácil el control de la población con la biopolítica que denunció Foucault. Con el miedo al enfermar, con el cuidado extremo del cuerpo y la pornoprevención, el intentar eliminar todo riesgo y todo sufrimiento.

Con medicalización de la vida diaria, con diagnósticos para todo conflicto y, por consiguiente, con una píldora para cada mal.

https://www.redalyc.org/pdf/4095/409534415003.pdf
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4999331
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16469471/
https://elpais.com/diario/2003/01/03/sociedad/1041548405_850215.html

¿Existen las enfermedades?

La enfermedad tiene un curso clínico impredecible pues lo que se define como “historia natural” de la enfermedad sólo es una interpretación sin fundamento científico

Existen enfermos, no enfermedades.

La enfermedad es una conceptualización realista, de médicos que creen en un modelo biológico y mecanicista propio del siglo XVIII.

Son médicos que creen en leyes homopáticas, en que el todo es igual a la suma de las partes, y en las respuestas homogéneas al sufrimiento de los pacientes, categorizadas según diagnósticos.

Diagnosticar es reconocer entidades concretas y específicas que habitualmente responden a un sustrato patológico definido de cambio o anormalidad de la fisiología y/o de la normalidad biológica, psicológica y social.

Diagnosticar es “ajustar” el sufrimiento del paciente al modelo teórico de la enfermedad.

El médico realista se cree científico y abandona el papel de sanador que atribuye a una medicina romántica. Con facilidad se convierte en mago, al ofrecer soluciones simples a problemas complejos, y a veces en comerciante, al lucrarse con tales soluciones.

El médico realista cree que existen las enfermedades y que se pueden evitar controlando las “pre-enfermedades” y los factores de riesgo.

Por el contrario, desde el punto de vista empirista las enfermedades no existen como tales sino como situaciones emergentes, vivencias personales e intransferibles de personas que sufren.

El empirismo encaja con la medicina que cree que «no existen enfermedades sino enfermos». La salud y la enfermedad no son conceptos biológicos sino estados cambiantes mal definidos, con un enorme componente cultural y personal.

Por supuesto, admite que hay un fundamento biológico, pero el empirismo entiende la ciencia de la medicina subordinada al arte de la misma. Las enfermedades y «preenfermedades», así como los factores de riesgo, no existen como tales, sino como fenómenos variables y poco definidos, observables en los pacientes como individuos únicos.

Además, la enfermedad tiene un curso clínico impredecible pues lo que se define como “historia natural” de la enfermedad sólo es una interpretación sin fundamento científico, una entelequia del siglo XIX fundada en la evolución de las enfermedades infecciosas, que no se cumple ni en ellas (por ejemplo, en tuberculosis y en covid19, enfermedades infecciosas de devenir incierto donde las haya).

El médico empirista se cree sanador y mantiene un humilde papel en que la ciencia y la medicina son sólo parte de la ayuda que puede ofrecer a sus pacientes. Lo clave es ayudar, no diagnosticar. La ayuda es fluida y cambiante según la evolución, orientada y adaptada a los síntomas que expresa el paciente y sólo utiliza etiquetas diagnósticas si con ello mejora la toma de decisiones respecto al pronóstico.

Como sintetizó Fernando Colina respecto a la salud mental: “Tras los diagnósticos hay una ideología, unos intereses y una economía de mercado capitalista”.

http://equipocesca.org/enfermedad-ciencia-y-ficcion/
https://ctxt.es/es/20210101/Culturas/34545/psiquiatria-revolucion-delirante-fernando-colina-manuel-desviat-esther-penas.htm
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6709481

El diagnóstico como hiperstición.

La ciencia es muchas veces contraintuitiva, ya que el diagnóstico precoz no asegura mejor resultado en salud

La nosología es la parte de la medicina que estudia la clasificación de las enfermedades y los diagnósticos.

El abc de la nosología se encuentra en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), cuya 11ª versión se aprobó en 2020. Pasó de incluir 14.400 rúbricas a casi 55.000 y existe sólo en forma electrónica. Ha pasado a ser un verdadero laberinto para profesionales y pacientes.

En el área mental el abc nosológico es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), cuya 5ª versión se aprobó en 2013. También es un verdadero laberinto para profesionales y pacientes.

Estas y otras clasificaciones presentan los diagnósticos desde el punto de vista realista, no empirista, y pretenden lograr el mismo éxito que la clasificación de los seres vivos mediante la clasificación linneana. Es decir, sobreentienden que lo humano es biología, sin más.

Sin embargo, etiquetar no es un simple hecho biológico y científico pues tiene componentes éticos y sociales. Etiquetar puede hacer mucho daño, sobre todo por su reduccionismo biológico; es la iatrogenia de la nosología.

Por ejemplo, etiquetar la obesidad como enfermedad supone legitimar la respuesta de profesionales sanitarios, nutricionistas incluidos (y a veces farmacológica/quirúrgica), a lo que es un problema social en los países enriquecidos, pues la geografía de la obesidad se superpone a la geografía de la pobreza.

La enfermedad, el diagnóstico, legitima la respuesta médica. Así, cuando la obesidad se convierte en enfermedad los médicos responden con medicamentos, y por consecuencia puede haber incluso muertes (a miles), como demuestra el caso de Mediator (benfluorex, una anfetamina) en Francia.

Además, en general las intervenciones clínicas sobre la obesidad (con pacientes) están destinadas al fracaso, como se ha demostrado reiteradamente. Al cabo de los años los pacientes, en general, recuperan el peso perdido, y todo lo hecho es absurdo. “En la obesidad la probabilidad de conseguir y mantener el peso normal es de 1 cada 210 varones y 1 cada 124 mujeres. En la obesidad mórbida, de 1 cada 1.290 varones y 1 cada 677 mujeres”.

Por otro lado, en cierta forma la etiqueta tiene poder performativo, capacidad de modificar el futuro hasta adecuarlo al presente. Es decir, es una hiperstición.

Hiperstición es un concepto desarrollado a finales del siglo XX por Nick Land y la Cybernetic Culture Research Unit, del Departamento de Filosofía de la Universidad de Warwick, británica. El concepto se refiere a una idea performativa que provoca su propia realidad, una ficción que crea el futuro que enuncia. En ese sentido el diagnóstico puede ser una hiperstición que, siendo falsedad presente, su simple enunciado cambie el futuro de forma que finalmente sea cierto.

Así, si un desempleado ha perdido el ánimo y está preocupado por su situación de pérdida de trabajo y consulta con su médico puede ser etiquetado como deprimido/ansioso. Si le prescribe un psicofármaco, en lugar de recomendarle un sindicato, en el futuro será fácil que dicho paciente acabe con una verdadera depresión.

Lo mismo puede suceder con el duelo, considerado primitivamente en el DSM como normal si duraba menos de un año. En el DSM-4, normal si duraba menos de dos meses. En el DSM-5, duelo normal si dura menos de dos semanas.

En otro caso es criterio para el diagnóstico de depresión, y tras ese diagnóstico viene el tratamiento casi automático con psicofármacos, y como efecto adverso la instauración de una verdadera depresión.

Es ejemplo de hiperstición el dolor de espalda inespecífico, pues su “recorrido” depende de quien lo atienda profesionalmente. Por ejemplo, si el médico cree que el reposo es beneficioso el paciente tiene muchas probabilidades de bajas largas para poder descansar, e incluso incapacidad permanente pues la incapacidad laboral legal se retroalimenta y alarga hasta hacerse indefinida. En el mismo sentido, si el médico achaca el dolor lumbar a protusión/hernia discal, es fácil que se confirme el diagnóstico pues existen hernias discales asintomáticas en casi el 30% de la población general, y protusiones discales en el 50%. Por consecuencia, es fácil que se proceda a tratamiento quirúrgico para “reducir” la hernia, y es frecuente la consiguiente minusvalía por las complicaciones, lo que está provocando una epidemia de pacientes en silla de rueda por causa médica.

En una situación todavía más esperpéntica, más allá de la hiperstición, el médico puede llegar a utilizar los diagnósticos para justificar sus previas decisiones terapéuticas, como demostró John Howie respecto al uso de antibióticos en el dolor de garganta. El médico utiliza el diagnóstico de “amigdalitis” si ha decidido emplear antibióticos, lo cual puede depender, como también demostró, del contexto, como la ansiedad de la madre tratada con medicamentos: una madre tratada con psicofármacos se asocia a un niño con dolor de garganta tratado con antibióticos y diagnosticado de “amigdalitis”. Probablemente se produce lo mismo en cirugía, cuando el médico ha decidido el tratamiento y escoge el diagnóstico que lo justifica, por ejemplo en el caso de mucha “apendicitis”.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7919693/
https://www.aafp.org/afp/2014/1115/p690.html
https://www.actasanitaria.com/la-obesidad-es-un-problema-social-y-no-medico/
https://ajph.aphapublications.org/doi/pdf/10.2105/AJPH.2015.302773
https://www.lavanguardia.com/vida/20210330/6616391/mediator-farmaco-condena-francia-muertes-diabetes.html
https://www.actasanitaria.com/hipersticion-cuando-la-ficcion-de-hoy-crea-la-realidad-de-manana/
https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/dolores-de-espalda-136/dolor-lumbar-617
http://equipocesca.org/el-dolor-lumbar/
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24190653/
https://www.jscimedcentral.com/CommunityMedicine/communitymedicine-6-1047.pdf

Pero ¿no es lo mejor hacer algo para intervenir pronto?

Depende.

Hacer algo es también la opción consciente de no hacer nada.

Si el umbral de duda razonable es muy bajo (si la sospecha clínica de un buen médico es mínima), lo mejor es “esperar y ver”.

Resulta inútil y peligroso pedir pruebas diagnósticas cuando es baja la probabilidad de que sean anormales.

Hay que maximizar probables beneficios minimizando probables daños, y tener en cuenta que toda acción conlleva el riesgo de iniciar una “cascada” clínica de incierto final.

Las cascadas de intervenciones clínicas: a) se desencadenan por un factor concreto, regularmente con la ansiedad y el miedo del paciente y/o del médico como sustrato, b) generan una cadena de eventos tanto más imparables cuanto más avanzan y c) tienen consecuencias imprevisibles e inevitables, habitualmente daños al paciente, orgánicos y/o psíquicos.

Por ejemplo, en un estudio canadiense sobre el chequeo anual rutinario, comparando con los pacientes de bajo riesgo que no se sometieron a un ECG, los que sí lo hicieron tuvieron mayores probabilidades de ser sometidos a más pruebas posteriormente: pruebas de esfuerzo (6,5 veces más probable), ecocardiogramas (7,1 veces más probable) y derivación a especialista de cardiología (5,4 veces más probable) y todo esto, sin necesidad porque no hubo eventos cardiovasculares significativos.

Del mismo modo que sobran los chequeos anuales rutinarios, en general y en las mujeres (“la revisión ginecológica”), también sobran las pruebas pre-operatorias.

En otro campo, la auto-exploración de mamas es inútil y peligrosa pues lleva a mayores intervenciones diagnósticas, cirugía incluida, sin mejorar la mortalidad.

http://equipocesca.org/el-efecto-cascada-implicaciones-clinicas-epidemiologicas-y-eticas/
https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2643348
https://www.biochemia-medica.com/en/journal/27/3/10.11613/BM.2017.030902
https://www.actasanitaria.com/chequeos-no-son-inutiles/
https://www.actasanitaria.com/mi-ginecologo-pero-por-que-tener-un-ginecologo-si-la-revision-anual-es-inutil/
https://www.actasanitaria.com/auto-exploracion-de-mamas-ni-para-ti-ni-para-tus-pacientes-ni-para-tus-estudiantes/

Algunos ejemplos de la inutilidad y el peligro del diagnóstico precoz

No se han demostrado las ventajas de adelantar el diagnóstico de la demencia ni en el presente del paciente ni para su futuro

La ciencia es muchas veces contraintuitiva, ya que el diagnóstico precoz no asegura mejor resultado en salud. Lo hemos visto en el caso de la auto-exploración de mama y en el de los chequeos anuales, pero son múltiples los ejemplos.

Así, el diagnóstico precoz de la fibrilación auricular mediante la toma del pulso, o la realización de ECG, a pacientes asintomáticos lleva a mayor número de pacientes catalogados y tratados, pero no a mejor resultado en salud. Hay más pacientes medicados y seguidos, pero no disminuyen los ictus y aumentan las complicaciones por el propio tratamiento y por las cascadas diagnósticas consiguientes.

Tampoco tienen impacto en la mortalidad los distintos cribados (screenings) de cáncer, pese a su popularidad. No “salvan vidas”, al contrario, las complican inútil y gravemente. Lo mismo sucede con todos los cribados en general, en adultos. Por contraste, en recién nacidos sí es útil la detección precoz de la fenilcetonuria.

Es inútil y peligroso el diagnóstico precoz de la demencia (Alzheimer y otras). Se nos propone el diagnóstico precoz de la demencia mediante la etiqueta y definición de “pre-demencia” (tipo deterioro cognitivo leve) en el DSM-5. Se pretende adelantar el diagnóstico de demencia (sobre todo del Alzheimer) para lograr un tratamiento precoz, pero todo ello carece de fundamento científico. Se confunde diagnóstico precoz con diagnóstico oportuno y apropiado, y la precocidad se justifica por los supuestos beneficios por el tratamiento del paciente. Pero no hay información para decidir acerca de la efectividad, del coste-beneficio y de las implicaciones para pacientes y familiares, los servicios sanitarios y para la sociedad.

No se han demostrado las ventajas de adelantar el diagnóstico de la demencia ni en el presente del paciente ni para su futuro. Falta información, incluso, para valorar los daños del tratamiento con medicamentos inútiles (los medicamentos para el Alzheimer se incluyen entre los que dañan sin beneficios en la lista de la revista Prescrire, también en 2021).

https://sites.jamanetwork.com/spanish-patient-pages/2018/hoja-para-el-paciente-de-jama-180807.pdf
https://www.actasanitaria.com/cribado-de-fibrilacion-auricular-mediante-la-toma-del-pulso/
https://www.bmj.com/content/373/bmj.n379
https://www.gacetasanitaria.org/es-cribados-una-propuesta-racionalizacion-articulo-S0213911113000745
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK66205/
https://www.bmj.com/content/352/bmj.h6080
http://www.nogracias.org/2019/01/22/la-deteccion-precoz-del-cancer-no-salva-vidas/
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25596211/
https://www.prospectmagazine.co.uk/magazine/early-diagnosis-cancer-screening-women-risk
https://www.actasanitaria.com/un-buen-medico-hace-diagnosticos-precoces-solo-cuando-conviene-el-caso-del-inconveniente-diagnostico-precoz-de-la-demenciaalzheimer/
https://www.cambridge.org/core/journals/bjpsych-bulletin/article/against-the-stream-early-diagnosis-of-dementia-is-it-so-desirable/B9B19A2788B65BFEF9000AA8776272BB
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5629604/#fnr187
http://equipocesca.org/miscelanea-no-exactamente-clinica-y-la-confusion-entre-diagnostico-precoz-y-diagnostico-temprano-y-su-impacto-en-el-sobrediagnostico/
https://prescrire.org/Fr/202/1834/55640/0/PositionDetails.aspx

En síntesis

El diagnóstico precoz como lema es un mito que se promueve en los medios de comunicación sin tener en cuenta los daños y que ha calado entre los profesionales sanitarios y en la sociedad.

El diagnóstico precoz es mito que conlleva graves problemas clínicos, éticos y sociales pues transforma en enfermos a millones de personas, sin beneficio alguno. En muchos casos el diagnóstico precoz conlleva sobrediagnóstico propiamente dicho; es decir, conlleva acierto en el diagnóstico y error en el pronóstico. En el caso del cribado de cáncer de mama, por ejemplo, diagnosticar cánceres que nunca hubieran matado a la mujer pero que son tratados y seguidos de por vida (el diagnóstico es certero pero inoportuno pues yerra en el pronóstico).

Es clave que se eviten los excesos diagnósticos, especialmente desde atención primaria, para soslayar las cascadas consiguientes. En ello lo fundamental es el prudente control de la incertidumbre clínica y la certeza clínica del valor científico de la opción consciente de “esperar y ver”.

La longitudinalidad facilita el arte y la ciencia del “no hacer nada” y de ahí la importancia de que el médico de cabecera tenga una población asignada y una posición laboral de por vida. La atención primaria se basa en un compromiso vital, no en una situación temporal de contratos temporales.

Adicionalmente, para evitar el mito del diagnóstico precoz conviene trabajar con las éticas de la ignorancia y de la negativa. Es decir, el objetivo es practicar una Medicina Armónica que se basa en:

1/ comprender y aceptar que nuestra misión no es disminuir morbilidad y muertes en general, sino la morbilidad y mortalidad innecesariamente prematura y sanitariamente evitable (MIPSE),

2/ promover que los médicos ejerzan con dos éticas sociales fundamentales, la de la negativa (no todo lo posible es deseable) y la de la ignorancia (no sabemos todo, aunque sabemos mucho), y

3/ tener en la práctica clínica compasión, cortesía, piedad y ternura con los pacientes y sus familiares, con los compañeros, con los superiores y con uno mismo.

https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2778373
https://www1.racgp.org.au/newsgp/professional/media-fails-to-cover-harms-of-early-diagnostic-tes
https://www.osatzen.com/blogs/que-es-y-como-evitar-lo-futil-inutil-y-perverso-en-atencion-sanitaria-por-juan-gervas/
http://equipocesca.org/sobrediagnostico-un-problema-clinico-etico-y-social/
https://qualitysafety.bmj.com/content/early/2021/05/09/bmjqs-2020-012576
https://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1413-81232020000401233&tlng=es
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1371238/
http://equipocesca.org/fundamentos-y-eficiencia-de-la-atencion-medica-primaria/
http://equipocesca.org/manejo-de-la-incertidumbre-diagnostica-en-la-consulta-del-medico-generalde-familia/
https://www.youtube.com/watch?v=8IS4qOwZB1w
http://e-spacio.uned.es/fez/eserv/bibliuned:500576/n3.9_Como_ejercer_una_medicina_arm__nica.pdf
http://equipocesca.org/etica-de-las-pequenas-cosas-en-medicina/

 

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; <a

6 Comentarios

  1. Uno que pasa says:

    Un gran artículo.
    Una visión de la medicina que comparto.
    No estamos solos.
    Gracias, doctor.

  2. cristina says:

    Un artículo muy interesante que aborda cuestiones cruciales sobre la práctica médica actual y otros temas relacionados con la misma, que Juan Gervás aborda con gran rigor.
    Un saludo.

  3. Carlos says:

    Enhorabuena, Juan. Un artículo que complementa perfectamente tu participación en el aniversario de la UD de La Laguna. Su contenido propone reflexiones absolutamente imprescindibles y, en algunos aspectos, revolucionarios, vistas desde la prespectiva de la práctica clínica habitual. Gracias

  4. Juan says:

    Excelente, Juan, como siempre. No sabes cuanto me habría gustado que hubieras sido mi médico de cabecera!

  5. Carlos isasi says:

    Muchas gracias, muy de acuerdo.
    Las consecuencias de este modelo de medicina ya imperante, aplastante, en la medicina hospitalaria son desoladores.

    Los protocolos y la medicina actual no están hechos para proteger a los pacientes, están hechos para proteger el modelo de negocio de los médicos

  6. sergio says:

    Muchas gracias Dr. Juan Gérvas,

    En su opinión ¿cuáles son los casos excepcionales donde están plenamente justificados los cribados o screenings? Supongo como dice el articulo el de la FCU en recien nacidos debe ser uno pero me gustaria saber si hay más. Gracias.