Política y Sociedad Entrevista con el director general de SIGRE, Juan Carlos Mampaso

SIGRE cumple 20 años como gran alianza medioambiental del sector farmacéutico

SIGRE conmemora los 20 años de la puesta en marcha del sistema de gestión de residuos de medicamentos y sus envases de origen doméstico, ofreciendo al ciudadano una forma cómoda y segura de desprenderse de ellos para proteger la salud y el entorno.

A lo largo de estas dos décadas, SIGRE se ha configurado como el mayor proyecto colaborativo del sector farmacéutico en España y, gracias a la concienciación y colaboración de los ciudadanos, al esfuerzo conjunto efectuado por los agentes del sector y a las autoridades sanitarias y medioambientales, se ha logrado que el hábito de reciclar residuos de medicamentos de origen doméstico esté plenamente implantado en el 90% de los hogares de nuestro país.

Juan Carlos Mampaso

Con la puesta en práctica de una recogida selectiva de los residuos de medicamentos y sus envases al alcance de todos los ciudadanos a través de los 22.000 Puntos SIGRE existentes en las farmacias, la población cuenta con un sistema accesible que garantiza el adecuado tratamiento medioambiental a este tipo de residuo.

Acta Sanitaria (AS).- ¿Cuál es su balance de estos 20 años?

Juan Carlos Mampaso (JCM).- Creo que el balance es sumamente positivo. SIGRE nació como un ejercicio de responsabilidad medioambiental de todos los agentes del sector farmacéutico y se ha convertido en el mayor proyecto colaborativo emprendido para cerrar el ciclo de vida del medicamento, haciendo suyos los principios de la economía circular. Después de 20 años, la colaboración de todo el sector ha permitido consolidar un proyecto innovador que ha situado a España como referente internacional en el reciclado de los medicamentos y sus envases.

Con este compromiso del sector farmacéutico y la concienciación de la sociedad sobre su salud y el respeto medioambiental se ha logrado, además, evitar la tala de más de 165.000 árboles y ahorrar más de 350 millones de kW/hora, más de 300 millones de litros de agua y alrededor de 55 millones de litros de petróleo.

AS.- ¿Qué puntos destacaría de esta alianza del sector farmacéutico?

JCM.-  Sin duda, lo más importante es la implicación en esta iniciativa de todos los agentes del sector. Desde el ecodiseño de envases a la gestión final de sus residuos, intervienen en el ciclo de vida del medicamento, a través de SIGRE, un total de 340 laboratorios, 22.000 farmacias y 143 almacenes de distribución repartidos por todo el territorio nacional.

Por parte de la industria farmacéutica —innovadora, de genéricos y de autocuidado— hay que destacar que la prevención en origen marca el inicio del sistema SIGRE y, en este sentido, se han aplicado cerca de tres mil iniciativas de ecodiseño para reducir el peso de los envases farmacéuticos en más de un 25 % y facilitar el reciclado del 60 % de los materiales de los envases recogidos.

Tras el depósito de los residuos de medicamentos en el Punto SIGRE, se inicia un avanzado sistema de logística inversa liderado por la distribución farmacéutica para garantizar la custodia, trazabilidad y seguridad de los residuos. El sistema SIGRE aprovecha las rutas de suministro de medicamentos a las farmacias para retirar los residuos, con lo que se ahorra la emisión de 1.400 toneladas de CO2 anuales a la atmósfera; 28.000 toneladas en dos décadas de funcionamiento del sistema.

Por último, el sistema de responsabilidad medioambiental del sector farmacéutico se cierra con toda la red de farmacias, más de 22.000, que cuentan con un Punto SIGRE y realizan una labor esencial de asesoramiento a los ciudadanos sobre la revisión de los botiquines y un correcto reciclaje de los residuos de medicamentos y sus envases. Además, apuestan por la implantación de medidas que permiten hacer un uso más eficiente de los recursos.

AS.- ¿Se han planteado exportar este modelo a otros países?

JCM.- Más que exportar, el objetivo es servir de ejemplo para todos aquellos países que desean crear un sistema que permita garantizar la correcta gestión de los residuos de medicamentos y sus envases. En la actualidad, SIGRE está considerado el sistema de gestión más completo de Europa y a lo largo de estos años son muchas las organizaciones que se han puesto en contacto con nosotros para conocer el modelo de funcionamiento y adaptarlo a las particularidades de sus países.

En este sentido, hemos tenido una especial relación con organizaciones de los países iberoamericanos. Para ello, SIGRE participó activamente en la creación de la Red Iberoamericana de Programas Posconsumo de Medicamentos, que actualmente preside, con la que se pretende impulsar la puesta en marcha de programas para la recogida y tratamiento de estos residuos en Iberoamérica.

AS.- ¿Están los ciudadanos suficientemente concienciados con los beneficios que el reciclado de medicamentos tiene para su propia salud y la del planeta? 

JCM.- Si se analizan los datos, es evidente que la actitud de los ciudadanos frente al reciclado de medicamentos ha ido mejorando mucho durante los últimos 20 años, no solo por el crecimiento continuo de los residuos depositados en los Puntos SIGRE sino también por su motivación, ya que nueve de cada diez personas consideran que tirar los restos de medicamentos a la basura o por el desagüe perjudica al medioambiente.

Asimismo, la mayoría de la población considera que la ubicación del Punto SIGRE en la farmacia es el lugar idóneo por su cercanía, confianza y facilidad de acceso, lugar en el que se depositan una media de 100 gramos de residuos de medicamentos y envases por habitante cada año.

En lo relativo al cuidado de la salud, la labor de sensibilización del sector farmacéutico a través de SIGRE también ha calado en la población, fomentando el uso adecuado del medicamento, la revisión periódica del botiquín y el cumplimiento riguroso de los tratamientos.

AS.- El valor de la confianza es eje central en el Día Mundial del Farmacéutico 2021 que se celebra el próximo sábado, 25 de septiembre. ¿Qué han aportado estos profesionales a la trayectoria de SIGRE?

JCM.- Sin ninguna duda, el apoyo recibido por parte de todos los profesionales farmacéuticos en el transcurso de estos 20 años ha sido clave para llegar hasta aquí. Por un lado, la imprescindible labor de las oficinas de farmacia, orientando a los ciudadanos para hacer un uso responsable de los medicamentos y también para que se desprendan adecuadamente de los residuos de medicamentos y sus envases a través de los más de 22.000 Puntos SIGRE.

Por otro, los farmacéuticos de la industria y de todo el entorno sociosanitario, por su valiosa labor de investigación, provisión de medicamentos y prestación de servicios sanitarios, además de su esfuerzo por impulsar el ecodiseño para que los envases de medicamentos sean cada vez más sostenibles y fácilmente reciclables.

Y por supuesto, también quiero destacar el trabajo de los farmacéuticos de la distribución, que garantizan el acceso rápido, seguro y efectivo a los medicamentos que necesitan los ciudadanos en todo momento. Además, mediante el proceso de logística inversa con el que participan en SIGRE, evitan cada año la emisión de miles de toneladas de CO2 a la atmósfera.

Precisamente para reconocer la labor de los agentes e instituciones del sector farmacéutico en la protección y cuidado del medio ambiente, en la difusión de los valores medioambientales relacionados con el uso responsable del medicamento y en la sensibilización del ciudadano para el correcto reciclado de los residuos de medicamentos y sus envases, hemos convocado los III Premios Medicamento y Medio Ambiente, estando el plazo de presentación de candidaturas abierto hasta el próximo 15 de octubre a través de la web de SIGRE.