Política y Sociedad distintos agentes relacionados con el derecho sanitario se pronuncian sobre esta sentencia

La indemnización millonaria por negligencia médica en el Sescam es solo el principio

Ante la sentencia en la que se reconoce la condena a una matrona y a un ginecólogo del Hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas, en Ciudad Real, así como al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) y a las compañías aseguradoras Mapfre y Zurich, en la cual se establece una indemnización de 5,5 millones de euros, la mayor cuantía en este ámbito en España, Acta Sanitaria ha pedido a distintos agentes implicados en el Derecho Sanitario que valoren la situación, sobre lo cual, el director general de la correduría de seguros Uniteco, Juan Pablo Núñez, indica que “estamos solo al principio”.

Juan Pablo Núñez

“Esta sentencia es una muestra más de la situación que estamos viviendo en el sector, de incremento exponencial tanto de reclamaciones como de cuantías. En entrevistas a este medio hace ya cuatro años, advertía de que esto iba a llegar. Los procesos judiciales llevan unos tiempos y, ahora, empiezan a salir las primeras sentencias con estas cuantías, estamos solo al principio”, apuntó a Acta Sanitaria Juan Pablo Núñez.

Hace unos cuatro años, el director general de Uniteco hablaba “de que empezaba a ser común ver cuantías por encima del millón de euros. Ahora, nos encontramos con importes que superan los tres, cuatro o cinco millones, como en este caso. De ahí la necesidad de adecuar los capitales asegurados de las pólizas de Responsabilidad Civil a esta nueva realidad, tanto por parte de las entidades aseguradoras como por parte de los profesionales y sociedades sanitarias, para estar más protegidos”, señaló.

“Estamos hablando de que esta indemnización es casi la totalidad de la prima que Castilla-La Mancha licitó para toda su Sanidad en un año. Hay que adecuar los capitales asegurados a esta nueva realidad, pero lo importante es que los profesionales sanitarios elijan qué equipos quieren que les defiendan cuando llegue el momento, y que esta decisión esté basada en criterios profesionales, y no en el precio…”, insistió Juan Pablo Núñez.

La necesidad del Baremo

María Rodríguez de Alba Galofré

“Con respecto a la valoración económica de las secuelas que presenta la menor y el cálculo de la indemnización, resaltar que siendo los hechos del año 2012, el juzgador opta por aplicar el Baremo de accidentes de tráfico regulado la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, poniéndose nuevamente de manifiesto la necesidad de regulación del baremo indemnizatorio de los daños y perjuicios sobrevenidos con ocasión de la actividad sanitaria”, indicó la vicepresidenta primera de la Asociación Española de Derecho Sanitario (AEDS), Ofelia de Lorenzo.

“Esta sentencia es consecuencia directa de la aplicación del nuevo Baremo de daños de tráfico, de la profesionalización de los bufetes de abogados, de la entrada de entidades de capital riesgo para la financiación de litigios, sobre todo los que están vinculados con el Tribunal Supremo… Debido a todo ello, las cuantías se han duplicado e incluso triplicado”, añadió, por su parte, el director general de Uniteco.

Por su parte, la directora de Responsabilidad Sanitaria de la compañía de peritación sanitaria de Profesionales de la Medicina y el Derecho (PROMEDE), la doctora María Rodríguez de Alba Galofré, entiende que “era de aplicación en el caso que nos ocupa el Baremo del Real Decreto Ley 8/2014 actualizadas las cuantías a fecha actual habiéndose aplicado el 35/2015 cuya entrada en vigor fue el 1 de enero de 2016 y, por tanto, para hechos posteriores. Es por ello que, en primer lugar, hemos de insistir en la necesidad de seguir trabajando en la elaboración y aprobación de un Baremo específico de daño sanitario que traduzca la realidad de este tipo de asuntos derivados de la responsabilidad sanitaria, dadas sus especiales características”.

Pensión mensual de 25.500 euros

“En este sentido, y poniendo como ejemplo esta sentencia, en el apartado de indemnización, se asigna una pensión mensual de 25.500 euros para atender los gastos de asistencia sanitaria cuando dicha asistencia está cubierta por la propia entidad causante del daño y son gastos que el actual Baremo no destina al perjudicado, sino a la entidad que presta dicha asistencia y que, por tanto, la sufragará por duplicado. Asimismo, llama la atención que la sentencia no haya entrado a valorar ningún ajuste por esperanza de vida de la menor”, declaró María Rodríguez de Alba Galofré.

En el presente caso, “se fija la indemnización total en la cantidad de 2.591,498, 28 euros, señalándose como novedoso, habida cuenta que nos encontramos ante un supuesto de indemnización por daños de origen perinatal, la concesión, en concepto de indemnización, además de la cantidad anteriormente referenciada, de una pensión anual para atender gastos de asistencia sanitaria por tetraplejia, epilepsia y rehabilitación de tetraplejia”, explicó Ofelia de Lorenzo.

Intereses de demora

Ofelia de Lorenzo

Tal y como recordó la directora de Responsabilidad Sanitaria de PORMEDE, “la condena real es por una cuantía de 2.591.498, 28 euros, cuantía que se ha visto gravada al aplicarse el art. 20 de la Ley del Contrato De Seguros en concepto de intereses de demora (de ahí que la noticia aparecida en prensa de 5,5 millones de euros sea matizable, ya que se han incluido en su cómputo dichos intereses, así como la renta mensual ya comentada)”.

“Dichos intereses podrían haberse visto reducidos incluso ser inexistentes en caso de que la aseguradora consigne correctamente los siniestros en concepto de pago o que se pongan en marcha sistemas de coordinación de conflictos que consigan canalizar, humanizar y llegar a acuerdos satisfactorios para las partes de forma ágil”, explicó Rodríguez de Alba Galofré.

Así, Francisco Fernández-Bravo, que es el abogado que llevó la defensa de la familia afectada en este caso y perteneciente a los servicios jurídicos de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, recalcó que “gran parte de la culpa de que esta sentencia sea de esta cuantía fue la cerrazón de las aseguradoras de no llegar a un acuerdo indemnizatorio, de obligar a una familia a estar siete años pleiteando, cuando todos los informes periciales del juzgado decían que sí existía una mala praxis”.

“Al fin y a la postre, hasta los médicos reconocieron que se habían equivocado. En esta sentencia, la mayor parte de esta cuantía son intereses de demora, y eso nos hace ver que los principales causantes de que esta indemnización sea tan alta es la inacción de las propias aseguradoras. Si no quieren tener miedo, que paguen las indemnizaciones cuando tienen que pagarlas”, declaró este abogado.

Preocupación de las aseguradoras

Francisco Fernández-Bravo

Bajo el punto de vista de Rodríguez de Alba Galofré, las compañías aseguradoras se encuentran preocupadas ante esta sentencia, dado que “con la aplicación del nuevo Baremo para hechos sucedidos con anterioridad a su entrada en vigor, sufren un doble perjuicio, ya que las pólizas en su día contratadas se hicieron en base a las condiciones económicas existentes en dicha fecha”.

“Las compañías de seguros están preocupadas o deberían estarlo. De hecho, hay algunas que están estableciendo estrategias comerciales de dudosa ética, consistentes en no avisar a sus clientes de la futilidad de sus capitales asegurados en la situación actual, para, en caso de siniestro, ofrecer cobertura únicamente hasta ese límite. Nos encontramos con muchos médicos con capitales de 150.000 ó 300.000 euros que llevan así años. Lo que tratamos de hacer desde Uniteco día tras día es que este clima no afecte a la tranquilidad de nuestros clientes, proporcionándoles el producto más sólido y una experiencia de 50 años en la resolución de situaciones de inseguridad como esta”, manifestó, por su parte, Núñez.

Daño brutal

Para Ofelia de Lorenzo, esta resolución, “pone de manifiesto la insuficiencia de documentación clínica, en concreto la falta de registro gráfico de la dinámica uterina, durante, al menos, dos horas, escasas anotaciones en la historia clínica y únicamente la existencia de registro gráfico fetal, que referenciaba varios episodios de disminución de frecuencia cardíaca del feto, sin que ante dicha clínica, recoge la presente resolución, se dispusiera medio alguno por el ginecólogo y la matrona encausadas”.

Estos hechos, acontecidos en 2012, fueron los motivos que causaron en la menor distintas lesiones. “No hay dinero que pague esta lesión y estas secuelas, y la situación en la que queda la familia. El daño es brutal. Desde el punto de vista personal y profesional, es una sentencia histórica que creemos que va a permitir que tanto el paciente como su familia tengan una vida y unos servicios que se merecen, que puedan devolverles algo de normalidad y que puedan mitigar, en la medida de lo posible, un situación durísima”, insiste Francisco Fernández-Bravo.

2 Comentarios

  1. Mari says:

    Buenas noches,
    Si tan preocupados están los sanitarios y aseguradoras por tanta reclamación, lo que deben hacer es realizar su trabajo adecuadamente. Estamos cansados de oír que tenemos la mejor sanidad del mundo y la realidad es que las negligencias no paran de crecer, la desidia de muchos médicos, la panda de vagos que acumulan los centros de salud con tratos lamentables a los pacientes. Esa es nuestra sanidad, saturada y masificada y cuando realmente lo necesitas no te duagnostican ni derivan a especialistas por no hacer gasto, con recortes máximos en garantías y por tanto, en vidas y salud. Cuando más de 800 personas fallecen cada año por negligencias médicas (serán muchas más porque solo es la punta del iceberg) y miles quedan con graves secuelas y millones son mal atendidos y diagnosticados erróneamente con medicaciones inapropiadas, que deriva en más enfermedades, sí la verdad es que tienen motivos para preocuparse porque no están haciendo su trabajo y la gente tiene derecho a reclamar y denunciar. Encima se quejan de las agresiones que sufren… demasiado educada es la gente, más cosas tendrían que pasar (y pasarán). En vez de quejarse porque les tocan el bolsillo, salven vidas y no las quiten.

    • Hada says:

      Como siento que ocurran estas cosas, como me entristece que haya profesionales que quizás no se impliquen profesionalmente todo lo que se debe en cada caso y que gran pena y desgracia que haya personas que sufran, sean mal diagnosticadas y tratadas y sufran las consecuencias de personal poco motivado, MASIFICACION, FALTA DE PERSONAL y no se puede olvidar De ERRORES HUMANOS.
      Pero no por ello alguien puede llegar a justificar las agresiones que sufren los profesionales que nos cuidan a todos. Es preocupante, alarmante y desdeñable que se pueda llegar a entender cualquier tipo de agresión.
      No se puede generalizar por excepciones que confirman reglas. Nuestros sanitarios no son vagos, no son gente que se proponen matar o enfermar a la población, sino todo lo contrario.
      De acuerdo en que queremos a los mejor formados, queremos sanitarios serios y profesionales, empaticos a poder ser y tenemos el derecho de ser atendidos y de ser escuchados en caso de reclamar.
      Ojalá nunca más se deba lamentar un nuevo error o negligencia o tratamiento erróneo o ninguna de las cosas que enumera el comentario anterior pero por favor, no nos convirtamos en gente incivica, irrespetuosa y propagadores de odio.