Derecho Sanitario fija doctrina que afecta a los procesos selectivos

El Supremo establece que las oposiciones no pueden reducirse a una entrevista sobre méritos

— Madrid 23 Oct, 2020 - 2:06 pm

El Tribunal Supremo ha dictado  una sentencia en la que fija doctrina y establece “que no resulta conforme con los principios de igualdad, mérito y capacidad de acceso al empleo público, consagrados en el artículo 103.3 en relación con el artículo 23.2 de la Constitución Española, un proceso selectivo a desarrollar por el sistema de concurso oposición, en el que la fase de oposición prevista se reduzca a una entrevista personal que verse sobre aspectos del currículo vitae y méritos de los aspirantes”.

Este fallo se publica en el marco de un litigio sobre una convocatoria de proceso selectivo para ingreso como personal laboral temporal fuera de convenio con la categoría de Responsable de Programas de Cooperación en las Oficinas Técnicas de Cooperación. Este proceso se configura como un concurso oposición, en el que la fase de oposición, “a la que únicamente serían convocados los aspirantes que hubieran superado la fase de concurso, consiste en la realización de una entrevista personal sobre aspectos del “currículo” del candidato, puntos concretos de los méritos aducidos, su capacidad de interlocución con las contrapartes locales en materia de cooperación al desarrollo”, explica el Alto Tribunal.

Esta fase “representa una puntuación máxima de 50 puntos, es decir, la mitad de la puntuación máxima posible de todo el proceso selectivo”, lo cual, una de las candidatas considera “desproporcionado”, por lo que presentó un recurso contra la convocatoria.

En este sentido, el Tribunal Supremo manifiesta que “la configuración de la entrevista como elemento esencial del proceso selectivo (no en vano supone el 50% de la máxima puntuación) no resulta coherente con la finalidad de la fase de oposición de un procedimiento selectivo configurado como concurso oposición”.

Fase de concurso de méritos

“No resulta coherente su inserción en la fase de pruebas de evaluación de conocimientos o capacidad, concretamente en la fase de oposición, como hace la convocatoria recurrida, pues, por su propio significado y alcance, la entrevista es propia de la fase de concurso de méritos”, concreta la sentencia.

Además, “la ausencia de parámetros y criterios preestablecidos con que hubiera de desarrollarse la entrevista -ni tan siquiera se establece su duración-, ni los criterios de puntuación, desnaturaliza por completo el proceso selectivo, que carece de una prueba que pueda cumplir la finalidad de valorar la adecuación de los conocimientos y capacidades de los aspirantes. En definitiva, la entrevista que prevé la resolución impugnada como prueba selectiva de fase de oposición, no se adecúa a las características de este tipo de prueba”, concluye el Tribunal Supremo, que estima el recurso de la afectada.