Apunte del día

Al descubierto el juego sucio del Comité Electoral de la Sociedad Española del Dolor (SED)

La candidatura encabezada por Luis Miguel Torres a las elecciones a la Directiva de la Sociedad Española del Dolor (SED) ha decidido presentar recurso contra la Decisión del Comité Electoral  de apartarla del proceso electoral y, por lo que transciende, recurre no tanto porque espere que vaya a modificarse la negativa sino, y sobre todo, para que se conozca cómo, desde el inicio del proceso, todo estaba montado para proclamar como ganadora a la candidatura oficialista, la encabezada por Víctor Mayoral, quien, hasta la convocatoria, era secretario de la Junta Directiva saliente que, además, fue la que nombró a la Comisión Electoral.

Resulta delicioso leer el Recurso presentado por Luis M. Torres, no solo porque descubre todo el tejemaneje empleado por el Comité Electoral, sino principalmente porque pone de manifiesto toda una estructura organizativa, la de la SED, que, por el modo de actuar, está al margen de los principios democráticos y de libertad que deben regir en las asociaciones de acuerdo con el contenido constitucional. En tal sentido, no solo resulta llamativo leer  los principios constitucionales, sino las sentencias que amparan en la práctica su ejercicio y que, por lo visto, distan mucho de cómo actúa el Comité Electoral de la SED.

Dada la envergadura de tales principios y de las sentencias que recogen cómo deben aplicarse en la práctica, el Comité Electoral de la SED ha jugado a ser la voz de su amo, la Junta Directiva que nombró a sus miembros al parecer con un objetivo claro, que la victoria se quedara en casa, para lo que había que anular todo atisbo de disidencia que pudiera representar cualesquier otra candidatura no oficial y es lo que ha hecho. Se diría que, con sus zancadillas desde el inicio de la convocatoria electoral, el Comité habría pretendido desanimar a los oponentes y, en todo caso, incitarles a que recurrieran a los tribunales con la finalidad de dilatar en el tiempo el proceso electoral y, en el entretanto, ejercer en funciones la Junta Directiva saliente, una trampa en la que no cayó el equipo de Luis M. Torres.

Ahora, ha hecho bien en presentar el recurso por más que sepa, por el modo de actuar del Comité Electoral, cuál va a ser el resultado. Pero es bueno sacar a la luz la actuación de quienes dirigen la SED que, por el interés demostrado en perpetuarse, no parece preocuparles el interés general, sino los personales de sus dirigentes. Aunque esto puede ser el principio del final de la SED.

(Foto de portada: Víctor Mayoral, candidato oficial a la presidencia de la SED)

 

 

 

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

1 Comentario

  1. Concepcion España says:

    Es absolutamente indignante el juego sucio de los actuales directivos. Impedirme el derecho a votar mi candidatura es la peor forma antidemocrata. Aún espero que se recapacite o mi renuncia será inmediata