Política y Sociedad Según especialistas reunidos por la Fundación Ramón Areces en su primer coloquio online

Los datos oficiales de la Covid-19 solo son la punta del iceberg de la pandemia en España

Los datos oficiales de la Covid-19 en España solo son la punta del iceberg de la pandemia en el país, según han confirmado clínicos e investigadores en el primer coloquio online organizado por la Fundación Ramón Areces.

Durante esta cita de relevancia científica para conocer aspectos importantes de la pandemia global, también quedaron en evidencia los hospitales que suprimieron con anterioridad sus departamentos de Enfermedades Infecciosas y Microbiología y aquellos que los externalizaron.

Emilio Bouza

Volver a llenar el auditorio

El responsable del Comité Científico de la Fundación Ramón Areces, el doctor Emilio Bouza, abrió el debate con la transmisión del deseo del director de esta entidad, Raimundo Pérez-Hernández y Torra, de retomar cuanto antes sea posible las citas presenciales, en línea también con lo expresado por el presidente de su Consejo Científico, el doctor Federico Mayor Zaragoza.

Este moderador, que también es catedrático de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), entiende, parcialmente, que, al principio de las epidemias, los datos sean fragmentarios o estén incompletos, porque la urgencia solo permite anotar inicialmente los casos más graves.

Test de estrés para la Medicina

Para Emilio Bouza, la Covid-19 es un verdadero test de estrés para la Medicina y la investigación en España y el resto del mundo, por lo que reiteró que se nota especialmente la falta de investigaciones transversales del problema y se confirma el error de aquellos que desdeñaron la Salud Pública y la Microbiología desde sus responsabilidades gerenciales o de política sanitaria.

Guías clínicas dudosas

En los aspectos asistenciales, este catedrático observa que las guías clínicas difundidas desde Estados Unidos son pobres en sus aportaciones prácticas y que toda la polémica habida con remdesivir supone más ruido que nueces, a la vez que se deberá estudiar por qué en Bérgamo, ciudad italiana con toda su población infectada de SARS-CoV-2, no se ven afectados los pacientes tratados con inmunomoduladores, de lo que dedujo que lo que mata realmente en la Covid-19 parece ser la tormenta de citoquinas, desatada por la respuesta inmune de los pacientes.

Bouza detecta, además, una laguna en el conocimiento sobre interferón administrado durante la primera fase de la enfermedad y apuntó a que será necesario, por otro lado, confirmar el test nasal negativo en las residencias de personas mayores para optar a que sus internos puedan normalizar su vida.

Mariano Esteban

Rasgo de expansión

Mariano Esteban, que es investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), explicó que el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, se vale del receptor ACE2 de superficie para infectar las células humanas, como rasgo distintivo frente a los otros dos virus humanos transferidos a personas en 2002 y 2012.

Esta es una característica distintiva a la que atribuyó Mariano Esteban la rápida expansión por vías respiratorias altas del patógeno, conocido a finales de 2019 y que tanto rigor adquiere en 2020. Distinguió, además, entre los dos mecanismos que se activan en el cuerpo humano al recibir el virus, la respuesta serológica con anticuerpos neutralizantes y la respuesta celular con linfocitos T.

En el segundo caso, estima Esteban que se detectan este tipo de células defensivas en la mitad de los individuos sanos infectados por SARS-2, factor que explica que unas personas enfermen y otras no.

Factor de protección futura

Para este investigador del CSIC, haber estado infectado presupone para el afectado una suerte de vacunación y protección por anticuerpos, dependiente, no obstante, de la carga virual. De esta forma, podría ser posible que futuras reinfecciones cursaran de manera leve o incluso inapreciable para estos sujetos.

Vacuna en 12 meses

En opinión de este virólogo investigador, la vacuna para el SARS-CoV-2 será, sin embargo, el medio más seguro de prevención y protección, algo muy factible porque, actualmente, trabajan en su consecución más de 100 equipos en el mundo, con la firme convicción de que no habrá una única vacuna porque ya hay prototipos que exploran diferentes estrategias y porque se ve que este virus es sensible a los anticuerpos humanos.

De todas formas, no espera Esteban que haya tal vacuna antes de un año o año y medio, lo que, no obstante, será un prodigio de rapidez, dado que las vacunas tardaban cinco años de media en ser desarrolladas, antes de la pandemia, tal como recordó.

Habrá rebrotes

Este investigador advirtió de que habrá rebrotes de la Covid-19 porque el país está más preparado que hace unos meses y porque los virus no sobreviven si son muy líticos y matan a todos sus huéspedes. Precisó, no obstante, que, aunque hay mutaciones en el genoma del virus, no aparece ninguna todavía en su dominio del receptor ACE2, que mataría al patógeno.

Todo ello al estilo de lo que pasó con el SARS-CoV que, dentro de un proceso natural en virología, apareció en 2002 y se extinguió en 2004. En cualquier caso, Esteban calcula que habrá que convivir unos dos años con este nuevo coronavirus, que ya pierde fuerza.

Por otro lado, este ponente argumentó que, durante las tormentas de lluvia o granizo siempre hay que guarecerse para, luego, volver a la vida normal, por lo que ve razonable que en la Comunidad de Madrid se permita a las personas mayores salir del aislamiento estricto y recibir visitas, siempre que hayan desarrollado anticuerpos.

En otro aspecto, este investigador denunció como barbaridad que en China se administrara interferon al final de la enfermedad, aunque considera que podría ser útil, y merecedor de un ensayo clínico, a su inicio.

España a 20 años

Natural de Tierra de Campos, provincia de Valladolid, Esteban lamenta que el paisaje rural cada vez esté más abandonado, además de que la industria sea menos potente y más dependiente en España, por lo que pidió reforzar los puntos fuertes del país y aprovechar la creatividad española acreditada en otros países por investigadores y becarios que tienen que emigrar, cuando aquí se les da “una patada en el culete” y, luego, no pueden volver.

De igual modo, reclamó este ponente que el país habilite preventivamente espacios y protocolos ante futuras epidemias de fiebres hemorrágicas y que la Sanidad apueste sin complejos por la I+D, en una tarea a la que tendrán que sumarse físicos, matemáticos y epidemiólogos, entre otros perfiles, para construir la España que se desea para dentro de 20 años, en la que convivan turismo, ciencia y última tecnología.

Patricia Muñoz

Sintomatología compleja

La jefa del Servicio de Microbiología y Enfermedades Infecciosas del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, la doctora Patricia Muñoz, empezó su participación en este coloquio con un repaso a los síntomas respiratorios de la Covid-19 y otros menos conocidos, como las cefaleas, las diarreas, las trombosis en grandes vasos, las tromboflebitis y los problemas neurológicos.

Etsa especialista se centró en los pacientes hospitalizados y graves, con lo que dejó fuera al 85 por ciento de los infectados, que pasan la enfermedad con síntomas leves o de manera asintomática. De esta manera, tomar la temperatura para detectar la infección solo podría ser útil para el 80 por ciento de los casos.

En el primer grupo, marcado por la gravedad y la muerte, Patricia Muñoz aportó cifras como 5.600 pacientes atendidos y 2.500 ingresados, después de haber incrementado un 33 por ciento las camas del hospital y cuadruplicado los espacios UVI, con inclusión de la conocida Biblioteca Marañón. Todo ello, después de haber realizado el primer diagnóstico el 29 de febrero, que ingresó al día siguiente en el centro.

Sobrecarga de trabajo

Según esta ponente, las citadas infraestructuras del hospital permitieron asumir la tercera parte de los infectados en la Comunidad de Madrid, que, luego, se redujo al 17 por ciento, con una dedicación a virología que creció el 1.200 por ciento, al generalizar las guardias de 24 horas y sobrecargar los Servicios con la realización de la encuesta de seroprevalencia.

Como factor de mal pronóstico, Muñoz citó la edad, aunque fuera por encima de los 40 años en China y de los 60 en España, mientras que, en tratamientos, declaró que se probaron todos los medicamentos usados para la Covid-19, en todas sus combinaciones, fármacos como antivirales, antirretrovirales y antibacterianos, sin gran entusiasmo detectado todavía, después de haber usado hidroxicloroquina o remdesivir, al existir estudios contradictorios tanto en China como en Estados Unidos.

Apuntó Muñoz a que interferon pegilado, muy usado en hepatitis C, podría tener algún efecto de inhibicón en el receptor ACE2, al inicio de la enfermedad, de lo que espera resultados al haber en curso 1.000 ensayos clínicos sobre el particular, mientras que, por otro lado, atisba cierta complicidad de los esteroides con el aumento de la mortalidad.

Pruebas para todos los compañeros

Respecto al centro en el que trabaja, esta microbióloga añadió que sus 8.200 profesionales y trabajadores se hicieron pruebas PCR con el resultado de un 6 por ciento de personal asintomático y una prevalencia del 20 por ciento, es decir, el doble de la cudadanía de la región, la cual, no obstante, atendió a una población anciana de 2.000 personas en el entorno del centro asistencial.

Inmuprotección ventajosa

Confirmó Muñoz poca incidencia de la Covid en pacientes inmunodeprimidos, con práctica ausencia en personas con VIH y trasplantados de órganos, quizá por no acudir al hospital por miedo a la asistencia sanitaria o por la propia eficacia de los tratamientos, dado que la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) aportó un informe 600 casos de pacientes trasplantados, 100 de ellos hematológicos, con tasa de mortalidad similar al resto de población.

Neonatología y seroestatus

Respecto a Neonatología, esta microbióloga habló de entre seis y 10 casos de posible expresión de la tormenta de citoquinas, sin que hubiera transmisión vertical a los niños, a pesar de tener algunas madres PCR positiva.

A pesar de todo ello, Muñoz recomienda no bajar la guardia, con mención a los 3.000 casos de población pediátrica infectada y sus posibles complicaciones en forma similar al shock tóxico estreptocócico o los síntomas de la enfermedad de Kawasaki, de la que calculó ocurridos entre seis y 10 casos.

Apostar por la prudencia

Muñoz, que aseguró que esta pandemia no permite ser arrogantes a los clínicos, y sí muy prudentes con las enfermedades emergentes, se alegra de que ya no se reciban neumonías bilaterales en los Servicios de Urgencias y que los pacientes inmunosuprimidos hayan resultado prácticamente ausentes de las estadísticas de los casos graves.

Para la normalización de la situación, esta microbióloga explicó que hay que saber el seroestatus de las personas y tener presentes como factores de riesgo la edad avanzada y las patologías crónicas coincidentes. Además, concluyó su charla con referencia al fondo de 28 millones de euros destinados a investigación para la Covid-19 en España, porque “menos da una piedra”.

Ángel Asensio

Cinco millones de contagiados

El jefe del Servicio de Medicina Preventiva del madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, el doctor Ángel Asensio, habló de datos infraestimados de pandemia en España y en el mundo, porque las pruebas PCR no se incorporaron hasta que estuvo avanzada, a pesar de lo cual, habló de unos cinco millones de personas infectadas en el planeta.

Sobre la encuesta estatal de seroprevalencia, que detectó infección en cinco de cada 100 ciudadanos que viven en España, asume Ángel Asensio que es el vértice de la pirámide, o punta del iceberg, porque se ciñó solo a los casos más evidentes.

No obstante, Asensio considera interesante la aportación de dicha encuesta para conocer la población laboral, que va de los 20 a los 65 años, y que queda fuera de la mayoría de ensayos clínicos que se centran en la devastación del virus y los tratamientos en la población mayor.

Malos datos para España

En relación con los malos datos epidemiolígicos de España, puso el ejemplo este ponente de que la Comunidad de Madrid anotó un 12 por ciento de prevalencia, que subió a entre el 15 y 30 por ciento en la población hospitalaria, en parte debido a que los profesionales sanitarios afectados también tienen más acceso a PCR, al tratarse de personal expuesto a doble riesgo, tanto en su trabajo como en la comunidad social.

Detecta Asensio campos de expansión del virus en los domicilios y las reuniones clínicas, con una letalidad del 1 por ciento de la población infectada total, porcentaje que pone a España solo por detrás de Bélgica, con más de 600 fallecidos por millón de habitantes, sobre 700, respectivamente.

Sin embargo, este ponente admite que pronto podría adelantar a España el Reino Unido. Reincidió, además, en el factor de riesgo que es la edad, al tener el 86 por ciento de los fallecidos por la Covid-19 más de 70 años y tener el 90 por ciento de ellos una patología previa importante.

Letalidad insuficientemente descrita

Para Asencio, los muertos todavía no se cuentan bien porque en Madrid y Barcelona, principales focos, las personas fallecían antes de ser diagnosticadas con precisión, con datos de mortalidad posiblemente algo desvirtuados, admite, al haber fallecido pacientes de otras patologías desatendidas por las urgencias de la Covid-19.

Señaló también este médico que el mayor impacto de la enfermedad en España pudo deberse a una mayor sociabilidad de la población allí donde también hay una mayor densidad de ciudadanos por kilómetro cuadrado.

Pese a todo lo dicho, Asensio parece inclinarse antes hacia el modelo español de confinamiento que hacia el de Suecia, mucho más laxo, dado que este último dio mayores tasas de contagio que el resto del espacio nórdico, con una seroprevalencia que puede llevar al 30 por ciento en dicho país.

La luz ultravioleta

Este preventivista valoró que la luz ultravioleta propia de la insolación del verano pueda llevar a una mayor eliminación del patógeno, aunque ve casi seguro la posibilidad de rebrotes localizados. Todo ello, condicionado por la inmunidad adquirida por el escaso 5 por ciento de la población española, detectado en la encuesta de seroprevalencia.

Asensio, que confesó que ansía esperar evidencias firmes en la Covid-19 y no tanta pre publicación de estudios, recomienda seguir el consejo de la directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), la doctora Andrea Ammon, para esperar lo mejor, estando preparados para lo peor, al tiempo que recordó al filántropo Bill Gates cuando afirmó que los patógenos emergentes matarán a más gente que las guerras.

En junio, economía de la pandemia

En la clausura de este coloquio, Bouza informó de que la organización de la Fundación Ramón Areces prevé para el 2 de junio dar continuidad al coloquio celebrado con otra sesión que se centrará en los importantes efectos a largo plazo que tendrá la pandemia de l aCovid-19 en la economía española.

1 Comentario

  1. Feranando Pérez Escanilla says:

    Me ha parecido muy interesante la exposición de ponencias. Por razones que no atino a comprender, creo que por desconocimiento, se habla poco de la Atención Primaria, la infantería sanitaria en esta Guerra, y puedo decirles, sin temor a equivocarme que si se potenciara la acción de este Sector en la Pandemia de la COVID 19, habría que tener poco miedo a los rebrotes. Se deben dar test a los Centros de Salud, hacer seguimiento de los contactos, facilitar la desinfección de domicilios y residencias de mayores, y por supuesto confinar a la población vulnerable, si necesario, pero nunca a toda la población, porque no moriremos de la infección por el Coronavirus, pero si de hambre. Esta acción de la AP