Tecnología e Investigación Por miembros del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares

Hallada la asociación precoz entre el riesgo cardiovascular y el metabolismo cerebral

— Madrid 16 Feb, 2021 - 10:15 am

Un estudio, llevado a cabo en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), en colaboración con el Banco Santander y especialistas en neuroimagen del centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, el Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC), muestra que existe una asociación entre el metabolismo cerebral, el riesgo cardiovascular y la aterosclerosis durante la mediana edad, años antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Esta información, que se publicó en la revista Journal of the American College of Cardiology (JACC), es “muy relevante” porque, asegura el director general del CNIC y uno de los autores principales de este estudio, el doctor Valentín Fuster, “abre la posibilidad de intervenir sobre un trastorno modificable, como las enfermedades cardiovasculares, para prevenir la evolución de una patología para la que no hay tratamiento, como es la demencia”.

Asimismo, subraya el director general del CNIC, “a pesar de que todos sabemos la importancia de cuidarse y controlar los factores de riesgo cardiovascular para evitar un infarto, el hecho de que están relacionados con un deterioro del estado cognitivo puede hacer que haya una mayor conciencia de la necesidad de adquirir hábitos saludables en las fases más jóvenes de la vida”.

Además, los datos obtenidos en este trabajo sostienen todavía más “la importancia de implementar estrategias primarias de prevención cardiovascular en la mediana edad como un valioso enfoque terapéutico para retrasar, o incluso detener, alteraciones cerebrales que pueden contribuir a un futuro deterioro cognitivo”.

La aterosclerosis y los factores de riesgo

Lo que ahora aporta este trabajo coordinado en el CNIC, y dirigido por la doctora Marta Cortés, es la constatación de que, en edades tempranas y años antes de cualquier manifestación clínica, la aterosclerosis y los factores de riesgo cardiovascular ya se asocian a un menor metabolismo en zonas cerebrales implicadas en el desarrollo de demencias, especialmente de tipo Alzheimer, en el futuro.

De entre los factores de riesgo cardiovascular modificables que están más implicados con la reducción en el metabolismo cerebral, los investigadores determinaron que la hipertensión era el más relevante. “Lo que hemos encontrado en este estudio es que los mismos factores de riesgo que dañan el corazón y las grandes arterias, y en particular la hipertensión, están íntimamente relacionados con una disminución del metabolismo cerebral años antes de la aparición de los síntomas”, indica Valentín Fuster.

Asimismo, los investigadores encontraron que una mayor cantidad de placa de aterosclerosis en las arterias carótidas, las encargadas de suministrar sangre al cerebro, estaba asociada a un menor metabolismo cerebral en áreas del sistema límbico y del lóbulo parietal, regiones una vez más íntimamente relacionadas con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.