Política y Sociedad españa ocupa el segundo puesto europeo en ensayos clínicos

Preocupación ante una posible sobresaturación de ensayos clínicos en España

El aumento significativo del número de ensayos clínicos en España, se va a convertir en el segundo país europeo en este campo, comienza a preocupar pues podría producirse una sobresaturación, como se puso de manifiesto en la sesión que, bajo el título ‘La investigación clínica: una oportunidad para la sanidad y los pacientes en España’, se desarrolló este jueves en la sede de la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANM).

Humberto Arnés, Joaquín Poch y Eduardo Díaz Rubio

Esta sesión es la primera de las tres previstas en el acuerdo de colaboración firmado entre la RANM y Farmaindustria, cuyo director general, Humberto Arnés, ofreció una panorámica de la investigación clínica en España, vista como una oportunidad para la sanidad y los pacientes.  Junto a él, en la mensa presidencial se encontraba el titular de la RANM, Joaquín Poch, y su vicepresidente, Eduardo Díaz Rubio, que actuó de moderador.

Desde el punto de vista de la industria farmacéutica, Arnés destacó que los ensayos clínicos, que son beneficiosos para los pacientes y para los profesionales, estimulan la I+D biomédica de los sistemas sanitarios que consiguen atraerlos y generan un importante flujo económico para los hospitales y centros participantes, ya que tanto la medicación innovadora como todos los gastos relacionados con el diagnóstico y el tratamiento corren a cargo de la compañía promotora, que a su vez también consigue así culminar los esfuerzos realizados en las fases preclínicas y avanzar para lograr la autorización de un medicamento.

Factores favorables

Según el director general de Farmaindustria, España ha logrado posicionarse en los últimos años entre los países europeos con mejores condiciones para albergar el desarrollo de ensayos clínicos, como lo demuestra el hecho de que prácticamente un tercio de los ensayos en Europa cuentan ya con participación española. En este contexto apuntó  que casi el 80% de los alrededor de 8.500 ensayos clínicos autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en la última década han sido impulsados por compañías farmacéuticas.

Arnés explicó que este escenario netamente positivo viene dado por un conjunto de factores favorables: “Se debe en primer lugar, sin duda, al nivel científico de nuestros profesionales sanitarios y a la excelencia de nuestros hospitales y centros, pero también al compromiso por la investigación clínica de las administraciones públicas, encabezadas en este ámbito por la AEMPS, y de la industria farmacéutica, que confía en nuestro país, en sus profesionales y en sus instalaciones”. Y añadió que se había progresado mucho en estos últimos años gracias al Real Decreto 1090/2015 sobre Ensayos Clínicos, que ha colocado a España a la cabeza europea en la regulación en este campo de la investigación en el sector farmacéutico, ya que está permitiendo simplificar trámites y reducir significativamente el tiempo necesario para poner en marcha un ensayo clínico.

 
Componente económico

Arnés también destacó el componente económico y dinamizador de la I+D que suponen los ensayos clínicos: “La industria farmacéutica establecida en España invierte cada año casi 1.100 millones de euros en proyectos de I+D, de los que aproximadamente la mitad se dedica a financiar ensayos clínicos, que en su mayor parte se llevan a cabo a través de un modelo de colaboración en abierto con centros de investigación y hospitales públicos y privados. Sin duda, no hay otra disciplina científica en España con semejante potencial dinamizador de la investigación biomédica pública”.

De hecho, según los últimos datos del Proyecto BEST de excelencia en investigación clínica, en el que participan actualmente 45 compañías farmacéuticas, 55 hospitales y centros de investigación, 13 comunidades autónomas y 3 grupos de investigación independientes, el 91,6% de los ensayos clínicos impulsados por la industria farmacéutica en España se desarrolla en varios centros, mientras que el 93,5% tienen carácter internacional.

Medicina e Investigación

Por su parte, Díaz Rubio, coordinador del acuerdo de la Academia y Farmaindustria, abundó sobre la importancia de la investigación a fin de validar la práctica clínica y afirmó que no concebía una medicina que no hiciera investigación clínica; sin ella, es mala medicina.

Y, al resumir la jornada, el vicepresidente de la RANM, insistió en que la investigación clínica elevaba la calidad de la medicina asistencial y que la situación de España era de privilegio, aunque no ocultó su preocupación por el peligro de la sobresaturación de ensayos clínicos.

De la importancia de la investigación dieron buena cuenta el profesor Mariano Provencio, del Hospital Puerta de Hierro y presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP), así como José Luis Andreu, presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), campos que ofrecen claras muestras de los beneficios de las investigaciones y desarrollos de nuevos medicamentos. Por su parte, el profesor Emilio Vargas, jefe de Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínico San Carlos, apuntó la conveniencia de mejorar la participación de los profesionales en el diseño de los ensayos.

Visión de la industria

La visión de situación de la actuación de la industria farmacéutica en España fue ofrecida por Lourdes López-Bravo, responsable de investigación del laboratorio MSD, que destacó la importancia que está teniendo nuestro país para el desarrollo de ensayos clínicos, en lo que juegan dos factores: la reducción de los tiempos para aprobar los ensayos y la eficiencia de los centros (hospitales) en que se realizan. De todos modos, manifestó su preocupación por la saturación que puede producirse y la necesidad de buscar alternativas.

Cerró el acto la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), Belén Crespo, que, de entrada y en respuesta a una persona asistente, apuntó la necesidad de incrementar los estudios pediátricos con medicamentos. Luego, y entre otros, aspectos informó de que anualmente se venían autorizando 800 ensayos clínicos y unos 4.000 de modificaciones. España, dijo, va a pasar a ser el segundo país europeo en ensayos clínicos después de Alemania, una vez de produzca la salida de la UE del Reino Unido como consecuencia del Brexit.

Los ensayos que se realizan en España, cada vez más en fases tempranas, representan el 30 por ciento de los ensayos que se realizan en Europa. Y el 75 por ciento de ellos promovidos por la industria.

De todos modos, la directora de la AEMPS no ocultó su preocupación por una posible sobresaturación de ensayos, aunque manifestó que había una cierta capacidad de reorganización. Según sus palabras, “hay márgenes de mejora”.

 

1 Comentario

  1. ADR says:

    ¿Será que aquí hay más ensayos “patrocinados por la Industria” porque en este país el gasto farmacéutico está descontrolado y forma parte del juego favorable que se le está haciendo a la Big Pharma?

Deja un comentario