Política y Sociedad Según informan los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad

Madrid abrirá casi 1.000 camas en el Hospital de Emergencias sin especificar sus recursos humanos

Tras la Mes Sectorial de Sanidad de Madrid celebrada este miércoles, 4 de noviembre, de forma virtual, y dedicada en exclusiva al Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, el secretario general de la Federación de Empleados de Servicios Públicos de la delegación madrileña del sindicato Unión General de Trabajadores (FESP-UGT Madrid), Julián Ordónez, ha confirmado, en declaraciones a Acta Sanitaria, que la Administración “pretende hacer un hospital sin sanitarios” ya que, para las cerca de 1.000 camas que abrirá, “se va a nutrir con el personal que ya existe y está en los centros tradicionales”.

En su argumentación, el portavoz de esta organización sindical expone que, “si hay dinero para gastarse 100 millones en hacer una infraestructura que dudamos mucho de la necesidad que se tenga de ella, no ahora mismo, si no en un futuro, que tampoco”, debe “haber dinero para contratar en el más numeroso de los casos a cerca de 2.000 y pico o 3.000 profesionales que harán falta para asistir a esas casi 1.000 camas”.

ugt madrid

Julián Ordóñez

Con el fin de aclarar la situación de recursos humanos de este nuevo centro, Julián Ordóñez explica que se trata de “una adscripción temporal”, es decir, que el personal sanitario que acuda de manera voluntaria a trabajar al mismo, “le pagará su hospital de origen” y, por consiguiente, “dejará de realizar su trabajo en este”.

Ante este planteamiento de la Administración, la sindicatos reclamaron y exigieron que “se contrate y se supla a ese personal” que dejará de atender su puesto en su hospital de origen para ir de voluntariado al Hospital Isabel Zendal, una petición que, según Ordóñez, “no se está haciendo ni se va a hacer”.

Un nuevo “escaparate publicitario”

Con estas cuestiones sobre la mesa, el secretario general de FESP-UGT Madrid señala que “esta Mesa extraordinaria era para darnos información de lo que se iba a hacer y nada más”. Además, añade que  “no pueden decir nada sobre que la gente se vaya de forma voluntaria a este centro, cada uno tendrá sus motivaciones, pero el resto queda claro: es un nuevo escaparate publicitario de la presidenta de la Comunidad de Madrid, un escaparate muy caro”.

La propuesta que lanza este sindicato, a través de su portavoz, es que “con esos casi 1.000 millones, se tendrían que haber habilitado las 2.000 camas, aunque sea de manera temporal, que desaparecieron en el año 2012”. Así, lamenta que “lo que se está haciendo con este nuevo hospital es dar negocio a las empresas constructoras a cambio de salir en todos los sitios como el hospital de pandemias construido en tiempo récord”.

En esta misma línea, el representante de la delegación madrileña del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) en Sanidad, Mariano Martín-Maestro, comenta cómo el director general de Infraestructuras del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), Alejo Miranda, explicó los detalles del proyecto de este hospital con la proyección de un vídeo y fotos.

Frente al planteamiento unánime de los sindicatos representados en la Mesas Sectorial de Sanidad sobre la necesidad de un proceso de instrucción para la cobertura de los recursos humanos de este nuevo centro sanitario, Mariano Martín-Maestro apunta que “la Consejería de Sanidad se ha cerrado en banda en todo momento y ha dejado claro que no van a reforzar las plantillas del SERMAS”.

Nueva reunión el 6 de noviembre

En cuanto al sondeo de qué profesionales estarían dispuestos a ir voluntariamente al Hospital Eenfermera Isabel Zendal, el portavoz de CCOO Sanidad Madrid manifiesta que les “llega de todo, gente que sí estaría dispuesta y otras muchas que no” y “se niegan en rotundo a ir allí” y “más cuando no se ha concretado qué categorías profesionales se van a requerir, así como el número de profesionales necesario”.

Para abordar este ámbito concreto de negociación, la Dirección de Recursos Humanos del SERMAS emplazó a los sindicatos a una nueva reunión, prevista para este viernes, 6 de noviembre, en la que se analizarán puntos como los ratios, la parte asistencial, necesidad de plantillas de profesionales y categorías que se precisarán. La intención de la Consejería de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid es abrir, antes de que acabe el mes, una primera parte con el pabellón número dos, que incluyen unas 240 camas de las 1.056 previstas en la capacidad máxima.

A Martín-Maestro le sorprende que “teniendo como tienen ingresados en su cuenta, la de la Comunidad de Madrid, esos 1.400 millones de euros que el Estado le ha dado a fondo perdido, no se entiende cómo, a la hora de abrir un hospital, no se ha contado y valorado qué necesidades de recursos humanos y con qué plantilla y presupuesto se iba a hacer”.

Movilización “forzosa” de sanitarios

Por su parte, el secretario general del sindicato médico Madrileño Amyts, Julián Ezquerra, manifiesta su rotunda negación a que se plantee el “retraer personal de otros hospitales tradicionales para abrir esta nueva estructura”, y argumenta que “lo que sería del todo aconsejable es la contratación del personal necesario para la atención de estas nuevas camas y nunca la redistribución del personal”.

Julián Ezquerra

En concreto, Julián Ezquerra también alude a la movilización “forzosa” de profesionales al Hospital Isabel Zendal que propone la Administración, un planteamiento al que este sindicato se “niega en rotundo” y no contempla para “una infraestructura, a día de hoy, totalmente innecesaria”, tal y como refleja en el informe resumen de esta Mesa Sectorial.

Gasto “desmesurado” en edificación

Asimismo, la delegación madrileña del Sindicato de Enfermería (SATSE Madrid) considera “desmesurado un gasto de 100 millones de euros, solo en la edificación, para poner en marcha 248 camas, que, por otra parte, no resolverán los problemas de masificación y precariedad a los que se enfrentan los hospitales del SERMAS”.

Para esta organización sindical, “la Mesa Sectorial Monográfica sobre el Hospital Enfermera Isabel Zendal ha mostrado las diferencias existentes entre Administración y representantes de los trabajadores”. SATSE Madrid quiere “nuevas contrataciones para un hospital que no contará con presupuesto específico en materia de personal y sin plantilla asignada, ya que los hospitales seguirán costeando a los profesionales desplazados”.

Recuperación de la actividad asistencial no Covid

En contraposición a las visiones de los sindicatos, la Administración de la Comunidad de Madrid asegura que “el Hospital Enfermera Isabel Zendal permitirá que el resto de hospitales de la red pública de la Sanidad madrileña pueda recuperar la normalidad en la actividad asistencial con pacientes que no tienen coronavirus”.

La propuesta presentada por la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS recoge que este nuevo recurso se destinará principalmente a disminuir la presión asistencial del resto de centros, para que estos puedan ir recuperando progresivamente la actividad no Covid, tanto de lista de espera, como actividad quirúrgica y de consultas.

Entrando en detalles, la Administración sanitaria de esta región concreta que “el hospital contará con un equipo coordinador estable que, a su vez, activará las unidades multidisciplinares de profesionales de otros centros de la red que, previamente, haya presentado una solicitud voluntaria para incorporarse con carácter temporal a este nuevo hospital”.

En caso de que las solicitudes no fuesen suficientes, añade la Consejería de Sanidad del Gobierno de esta comunidad autónoma que “se abrirá un proceso adscripción directa a través de los efectivos de refuerzo contratados durante el año 2020 por Covid-19”.

1 Comentario

  1. SE TRATA DE UNA BROMA, CLARO. ¿VERDAD? LA CAM YA PUSO EN MARCHA, EN PLAZO RECORD ENTONCES, SEIS NUEVOS HOSPITALES POR EL MISMO PROCEDIMIENTO (PARECIDO) Y FUNCIONARON Y MUY BIEN DESDE ENTONCES