Política y Sociedad publica su 13º Programa General de Trabajo

La OMS destaca el movimiento antivacunas como una de las principales amenazas a la salud

— Madrid 18 Ene, 2019 - 1:12 pm

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado que este año 2019 comenzó su nuevo plan estratégico de 2019-2023, el 13º Programa General de Trabajo, con el fin de abordar las principales amenazas a la salud global, entre las cuales se encuentra el rechazo a las vacunas, algo que “amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación”.

Obesity

Así, según esta organismo, la vacunación “es una de las formas más rentables de evitar la enfermedad: actualmente previene de dos a tres millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial de vacunas”.

En concreto, el 13º Programa General de Trabajo, con 3.000 millones de dólares de presupuesto, tiene el objetivo de asegurar que “1.000 millones más de personas” se beneficien del acceso a la cobertura de salud universal, estén protegidas de emergencias y disfruten de mejor salud y bienestar, para lo cual será necesario abordar las principales amenazas a la salud global.

De esta manera, la OMS destaca 10 de los “muchos problemas” que demandarán la atención de esta organización y de otros agentes sanitarios durante 2019. Entre estas amenazas se encuentran la contaminación del aire y el cambio climático, ya que, según la institución en cuestión, “nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado todos los días”, por lo que “la contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud”.

Resistencia antimicrobiana

EmergencyLa resistencia a los antimicrobianos “amenaza con enviarnos a un momento en que no pudimos tratar fácilmente infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis”, destaca la OMS, la cual también sitúa el ébola y otros patógenos de alta amenaza entre los principales problemas sanitarios.

Por su parte, la Atención Primaria, la cual “puede satisfacer la mayoría de las necesidades de salud de una persona en el curso de su vida”, se encuentra en una situación “débil”, según esta institución mundial, ya que “muchos países no cuentan con instalaciones adecuadas” y existe “una falta de recursos”.

“Las enfermedades no transmisibles”, como la diabetes, el cáncer y las patologías cardíacas, también forman parte de los problemas que tendrá que abordar la OMS, ya que estas “son responsables colectivamente de más del 70 por ciento de todas las muertes en todo el mundo, es decir, 41 millones de personas. Esto incluye a 15 millones de personas que mueren prematuramente, con edades entre 30 y 69 años”, explica la organización.

Asimismo, la pandemia global de gripe, a la cual se enfrentará el mundo, según la OMS, y los entornos frágiles y vulnerables son otros asuntos que se tendrán que tener en cuenta en el 13º Programa General de Trabajo. En concreto, “más de 1.600 millones de personas (22% de la población mundial) viven en lugares donde las crisis prolongadas (a través de una combinación de desafíos como la sequía, el hambre, los conflictos y el desplazamiento de la población) y los servicios de salud débiles los dejan sin acceso a la atención básica”, señala.

Dengue y VIH

Por último, el dengue y el VIH se encuentran, igualmente, dentro de las principales amenazas a la salud global. En concreto, el primero es una enfermedad transmitida por mosquitos que causa síntomas similares a la gripe y puede ser letal y matar hasta el 20 por ciento de las personas con dengue grave. Por otra parte, “casi un millón de personas mueren cada año a causa del VIH/sida”, concluye la OMS.