El mirador

Todo recto y firme, como dios manda (también el pene)

El comentarista, que recuerda cómo hasta quienes ahora nos gobiernan prometieron un país ‘como dios manda’, aunque su actuación cada vez se aleja más de tal principio, cuestiona que, en Medicina, se establezcan guías, protocolos o consensos, con los que se pretende que no haya margen de error y, en consecuencia, se facilitan determinados negocios.

Hemos oído mucho lo de “como dios manda”, la utilización del nombre de dios en vano. Nos prometieron antes de las elecciones un país “como dios manda”, y lo tenemos a los pies de los caballos del mercado, hundido, desarmado y rendido. Eso es lo de menos, claro. Lo de más es que quienes fían tanto en su dios no sigan sus enseñanzas y no defiendan a los pobres, ni a los niños, ni a los marginados (ancianos, enfermos, inmigrantes, parados y más). Uno no se imagina al Cristo pidiendo al ciego la cartilla de la Seguridad Social, y un co-pago. Pues ahora se lo pedirán a todo cristo, y si no tienes dinero para el co-pago, ni esa condición de cotizante, no recibirás atención en el sistema sanitario público (en el privado te piden dinero, directamente, sin más). Se quedarán sin atención los inmigrantes, los españoles jóvenes de más de 26 que no haya trabajado, los ex-cónyuges no dependientes de cotizantes y muchos más. Se acabó la cobertura universal que se incluía en la recién aprobada Ley de Salud Pública. El Decreto Ley 16/2012 de 20 de abril nos retrotrae a siglos antes de Cristo. Hay que reconocer que no todos son iguales y algunos políticos tienen más racionalidad, como los del Gobierno Vasco; a esos políticos se suman unos profesionales sanitarios dispuestos a la insumisión

http://jau.me/post/osalde

 

“Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” te espeta uno de esos untuosos jueces caribeños (de los que están en el puesto de trabajo tres días y cargan al erario público gastos de lujo en fines de semana rutinarios de cuatro días). En medio de tal pérdida de valores, del escarnio de la solidaridad y de la justicia, la Iglesia Católica oficial calla y otorga. En medio de la crisis y de las reformas salvajes sólo resuena la voz de Cáritas, con sus estremecedores datos sobre la pobreza. También se oyen las voces de los cristianos de base, pero el silencio de la jerarquía es un silencio asombroso, también por súbito, en una iglesia que no para de hablar de otras cuestiones de salud como el aborto, el condón, el sexo y la eutanasia. Juan José Millás llamó la atención sobre tal sorprendente situación de mudez

http://www.levante-emv.com/opinion/2012/05/05/silencio-subito/902547.html

 

El que se mueve no sale en la foto, que dijo el otro político cuando mandaba mucho. Hay que ser “abnegado y silencioso”. El ideal es estar “centrado”, paralítico y mudo, ser de la media, ser un borrego.

 

Ucases

 

Se denominaron ucases los decretos de los zares, con rango de ley e inapelables. Su abuso ha llevado a extrapolar la palabra para designar los decretos arbitrarios, injustos y tiránicos, como el Real Decreto 16/2012.

 

Hay quienes creen que la Medicina es una ciencia. Se olvidan del contenido en Humanidades. Se aplican con denuedo a la Estadística, que confunden con las Matemáticas. Emplean con malas artes la Medicina Basada en Pruebas (en la “Evidencia”, dicen) para deslumbrar a los clínicos. Utilizan impúdicamente la simple “p” para sintetizar complejas realidades.

 

Sus ucases son las guías, protocolos, algoritmos y consensos. Los promueven con denuedo, a través de reuniones y jolgorios, con conferenciantes que son ilustres representantes y van de catedráticos y jefes de departamento a los médicos de grupos de expertos de las sociedades científicas. Éstas dependen de las industrias como el lactante de la teta, y donde van las tetas va el niño (si no quiere morir). El que paga, manda.

 

De hecho, algunas sociedades y ligas-alianzas están “fabricadas” para crear “ucases”, como se demostró bien en la guía del Ministerio de Sanidad sobre osteoporosis, o en los sucesivos “consensos” sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano. Esta Medicina Basada en Pruebas se sostiene en una sopa de letras, en acrónimos de un ingenio ingenuo que resumen en frases lapidarias, sin entrar en consideraciones sobre la influencia de los financiadores, y los trucos de los estadísticos. Aplican con rigor los métodos a cuestiones sin interés clínico ni social. “Elegancia interna e irrelevancia externa”, como resumió Bárbara Starfield

http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?volume=280&issue=11&page=1006

 

Con estas guías, protocolos, algoritmos y consensos pretenden “centrar” a los médicos, a los pacientes y a la práctica clínica. Transforman los errores aleatorios en errores sistemáticos, e introducen sus intereses en el corazón de los clínicos, a los que hacen creer que eso es Ciencia. Logran que tal manipulación se convierta en norma, lo que conlleva un “pavor judicial”, pues los discrepantes están fuera del rebaño. Nos quieren convertir a todos en borregos, abnegados y silenciosos, centrados y en la media.

 

La curvatura del pene

 

Dios, en su infinita misericordia, concedió curvas a las mujeres y a los varones. De las curvas de las mujeres no hace falta hablar, pues a la vista están (sobre todo con la llegada del buen tiempo y la “caída del abrigo”).

 

Los hombres guardan más sus curvas, pero un pene colgón deviene en fiero obelisco dulcemente curvado. No hay penes rectos, por erectos que se presenten, todos se curvan en cierto grado. Es así mejor. Por ejemplo, alcanzan así mejor el punto G (en la cara anterior de la vagina) durante el coito vaginal tradicional, además de rozar eficiente y suavemente el clítoris. En el coito anal estimulan el cuello uterino a través de las paredes de recto y vagina. En la boca, se adaptan al hueco para llegar a la úvula y más allá.

 

Si de varones hablamos, la curva peneana ayuda al estímulo de la próstata del amado y en la boca facilita la loca succión.

 

Incluso en la masturbación es beneficiosa la suave curvatura que facilita el estimulante masaje. La curva es una bendición, no cabe duda.

 

A veces se produce una fibrosis del tejido elástico que recubre los cuerpos cavernosos, la túnica albugínea. Tal fibrosis curva más el pene, y en algunos casos puede conllevar una curvatura excesiva que durante la erección llegue a dificultar el coito, por doloroso (para el varón, activo). En casos extremos puede impedir físicamente la penetración. Se habla en estos casos de enfermedad de Peyronie, por el médico francés que la describió en 1743. Se ve raramente; por ejemplo, en los EEUU se vienen a tratar con cirugía unos 5.000 casos al año (para unos 150 millones de varones).

 

La enfermedad de Peyronie se puede tratar con medicamentos, masajes y cirugía. En general con éxito limitado. Ahora ha aparecido un nuevo medicamento, presentado a través de la prensa como una maravilla

http://healthland.time.com/2012/06/08/a-new-treatment-for-curved-penis/#ixzz1xET39BYU

 

No es tal, pues se pasa de 49º de curvatura a 31º en el grupo de intervención, y a 39º en el grupo control. Pero la “p” es “significativa”.

 

Me temo que se amplía el mercado, y empiezan a vernos no como varones, sino un poco borregos, tipo sátiros con penes erectos, alabeados y retorcidos como machos cabríos.

 

El negocio

 

Para fomentar el uso de la prometedora medicina 1/ se introduce un nuevo nombre, más “científico” y sencillo (CITA, por “chronic inflammation of the tunica albuginea”), 2/ se convierte en muy común (“lo padece hasta el 10%”), 3/ se relaciona con enfermedades “de verdad” (“enfermedades del tejido conectivo”), 4/ se define en grados (biometría) y 5/ se emplea un medicamento que en otras aplicaciones es útil

http://en.wikipedia.org/wiki/Peyronie%27sdisease

http://english.prescrire.org/en/79/208/47748/1892/1891/SubReportDetails.aspx

http://gruposdetrabajo.sefh.es/genesis/genesis/Documents/XIAPEXHRUCH102011.pdf

 

Las ventas de la colagenasa para el Dupuytren han sido menores de las esperadas (42 millones de dólares anuales en los EEUU, sobre una expectativa de 60). Pero las ventas para la CITA pueden ser de 100 millones anuales, si la población a tratar sube a 150.000 (sólo en los EEUU). No es extraño que se hayan encarecido las acciones de la empresa, Auxilium Pharmaceuticals (en Europa lo comercializa Pfizer). Aún subirán más si se pasa a utilizar en el “hombro congelado”.

 

Me temo que los urólogos, además de dejarnos impotentes e incontinentes con el uso del PSA, nos van a corregir una CITA a todos. Quieren penes rectos, “como dios manda”.

 

¡Pobres varones, tan vulnerables e indefensos!

 

Juan Gérvas ([email protected]) es médico general y promotor del Equipo CESCA (www.equipocesca.org)

Juan Gérvas 

 

Acta Sanitaria

4 Comentarios

  1. Pingback: La enfermedad de Peyronie, la curvatura del pene y la creación de enfermedades | Blog de Miguel Jara

  2. Pingback: Peyronie, la curvatura del pene y la creación de enfermedades | Arsenal Terapéutico

  3. soy Polux Rdodriguez y me gustaria que en el tema de Peyronie dijeras que la curvatura es
    lateral, como daga del Yemen. otra cosa es el Chordee, esto es una bendicion del neonato.