Política y Sociedad Al tiempo que retroden algunos conciertos y concesiones con las administraciones públicas

El sector privado pide un debate más técnico y menos político sobre Sanidad

En su análisis sobre el presente y el futuro de la Sanidad privada, los responsables de la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), entidad que agrupa a instituciones y organizaciones en defensa y promoción de la Sanidad privada, han vuelto a pedir un debate más técnico y menos político sobre la Sanidad española en su conjunto.

Dicha reclamación sectorial fue realizada en un hotel madrileño, en un encuentro en el que surgió el tema de las últimas decisiones adoptadas en algunas comunidades autónomas, principalmente de no renovar concesiones al sector privado. Así mismo, se presentó un documento sobre el estado actual de la Sanidad privada.

Manuel Vilches

Manuel Vilches

Debate político, debate técnico

Tras una breve introducción realizada por el director de Desarrollo Corporativo de IDIS, doctor Fernando Mugarza, en la que resumió los principales proyectos que la entidad tiene en marcha (Informe RESA, Piloto sobre Interoperabilidad, etc), los ponentes describieron las cifras más importantes del sector, a nivel nacional, dentro del contexto exterior (UE, OCDE), según sus relaciones con la sanidad pública y dentro de los distintos ecosistemas autonómicos.

Precisamente en ese último espacio regional, los responsables ejecutivos de IDIS bajaron a la arena política para pedir, como respuesta a las preguntas de los periodistas, un debate serio y desideologizado sobre la sanidad. Una petición dirigida especialmente a los Gobiernos autonómicos de Valencia, Andalucía y Cataluña.

Por debajo de la OCDE

La parte principal del encuentro corrió a cargo del director general de IDIS, doctor Manuel Vilches, quien explicó que las cifras españolas de inversión en Sanidad no son las mismas cuando vienen de la OCDE que del Ministerio de Sanidad. No obstante, explicó que el ratio de camas ha ido bajando en general por mejoras de los procesos que permiten hospitalizaciones más breves. Sin embargo, señaló que la mayoría de las camas existentes son para pacientes agudos y no de cuidados sociosanitarios intermedios, como deberían ser.

En gasto sanitario público (excluyendo los conciertos), Vilches indicó que España descendió hasta tres y cuatro puntos por debajo de la media europea. En cuanto a los países a cuyas posiciones señaló que hay que aspirar (Europa de Centro y del Norte, Australia, etc.), aseveró que han mantenido tasas positivas de inversión en sanidad, aunque también atenuadas.

Fernando Mugarza

Fernando Mugarza

Vilches fijó en un 8,8 por ciento el gasto sanitario sobre PIB (6 público y cerca de 3 privado), a diferencia de otras presentaciones anuales de IDIS, en las que la inversión estaba siempre por encima del 9 por ciento. De forma que durante los años de la crisis la inversión total en sanidad cayó de los 100.000 millones de euros, asegura el esta entidad.

En relación con los recortes sufridos en Sanidad, Vilches estimó que tuvieron impacto en las inversiones, que bajaron de manera apreciable, aunque menos que la factura de Farmacia, que perdió 3.000 millones de euros, con un descenso del 23 por ciento. Esto se debió, en su opinión, a la caída del precio medio por receta. Mientras que los recortes en retribuciones profesionales fueron de 3.500 millones de euros y una reducción media del 11 por ciento, apuntó.

Mirando alrededor

Vilches también hizo algunos apuntes sobre los sistemas sanitarios de los países próximos a España. Distinguió el responsable de IDIS entre los modelos Beveridge y Bismarck. Dentro del primero estarían España, el Reino Unido e Irlanda, entre otros, cuya financiación se realiza vía impuestos. Por contra, el modelo Bismarck, vigente en Alemania, Austria, los Países Bajos, Francia, etc. funciona mediante cuotas obligatorias abonadas por las empresas.

Para el director general del IDIS, este segundo modelo estimula la competencia con beneficio para los pacientes, con posibilidad de contar con fondos y algunos copagos. Según razonó Vilches, evita las listas de espera, porque la oferta asistencial crece acompasada con la demanda. En Beveridge existe menos peso del sector privado y únicamente hay espacio para el copago farmacéutico. Por contra, en países como Alemania el usuario-paciente debe abonarse conceptos como, por ejemplo, la comida cuando está ingresado, salvo que el particular no disponga de medios económicos.

Defensa de los conciertos

Vilches también puso como ejemplo de conciertos muy asumidos socialmente el transporte sanitario urgente (ambulancias), las terapias respiratorias (oxígeno a domicilio) y la rehabilitación. Por ello, el ponente aseguró que no entiende que haya resistencias a la hora de concertar otros servicios, como, por ejemplo, las pruebas especiales (resonancias, etc), sobre todo existiendo listas de espera.

Más aún, añadió, si se tiene en cuenta que la Ley General de Sanidad permite la libre empresa dentro del sistema sanitario, en su artículo 89, en sintonía con el artículo 38 de la Constitución. Como caso paradigmático de conciertos, Vilches mencionó Cataluña (25 por ciento), estando el resto de comunidades en torno al 10 por ciento.

Junto a los conciertos, Vilches también se detuvo algunos minutos en las concesiones, principalmente situadas en la Comunidad Valenciana y Madrid, y el mutualismo administrativo (MUFACE, MUGEJU, ISFAS). En este último, destacó que el 85 por ciento de los servidores públicos (1,7 millones de funcionarios) eligen año tras año la sanidad privada, que, aseguró, iguala la cartera de servicios de la oferta pública. Con este tipo de mutualismo, continuó, el Estado se ahorra un 25 por ciento de la prima por cada beneficiario. En resumen, el director general de IDIS aseguró que la cápita privada corresponde precisamente a ese 25 por ciento de coste por debajo del gasto sanitario público.

Dilemas de la historia clínica

Auguró Vilches los grandes cambios que tendrá que asumir el SNS hacia la plena interoperabilidad organizativa, una vez que la historia clínica sea universalmente electrónica. En ese sentido se mostró confiado en que algún día, no lejano, cada paciente podrá acceder a su historial médico desde su propio teléfono móvil inteligente, historial que podrá compartir con el médico que desee, independientemente de que sea dentro de la sanidad pública o de la privada. Para ayudar en ese camino, IDIS está terminando un piloto sobre interoperabilidad que está desando compartir con las Administraciones sanitarias, según afirmó.

Luis Mayero

Luis Mayero

Sanidad en funciones

El secretario general de IDIS, Luis Mayero, cifró en 92 los miembros que ya componen la fundación. Dicho esto se refirió a los problemas de financiación que están sufriendo los sistemas sanitarios occidentales, en un contexto de envejecimiento poblacional. Del modelo sanitario español dijo que únicamente es comprensible su pérdida de inversión pública, si no existiera un sector privado moderno y dinámico. Todo ello visto, según su argumentación, en cuanto a ahorro de tiempos de espera y la prestación de servicios esenciales, como las cirugías, las urgencias, las consultas especializadas y las pruebas complementarias.

Lamentó finalmente Mayero que España no solo tenga un Gobierno en funciones, sino también su sanidad en similares términos de indefinición e inercia.

1 Comentario

  1. ADR says:

    La mayor equidad (lo más ético) se consigue con el sistema Beverigde. Para ello es preciso una política que garantice el sistema público único y eficiente, sin privada ni seguros ni conciertos. La decisión política se basa en datos técnicos y Derechos Humanos. El lucro de lo privado atenta contra este Derecho (enriquecimiento ilícito a Costa del sufrimiento por enfermedad).