Política y Sociedad En la presentación de un informe de la Fundación Alternativas

Reclaman un debate público para la regeneración del Sistema Nacional de Salud

La defensa de la equidad en la asistencia sanitaria, principal objetivo del Sistema Nacional de Salud (SNS), no sólo obliga a acabar con la situación actual por la que atraviesa, para lo que se reclama la participación de la sociedad civil,  sino que, incluso, desde el punto de visto jurídico, debería comportar que el reconocimiento del derecho a la salud pasara en el texto constitucional al capítulo segundo del título I, sobre derechos, a fin de dotarles de mayor reconocimiento.

Estos son algunos de los aspectos surgidos en la presentación del informe que, bajo el títuloAnálisis y propuestas para la regeneración de la sanidad pública en España’ha dado a conocer el Laboratorio de la Fundación Alternativas con la finalidad de suscitar un debate social sobre lo que está pasando en sanidad a fin de forzar a que se adopte un cambio que se considera necesario y que, de acuerdo con lo expuesto por los participantes, no puede esperar que lo lleven a cabo los partidos políticos, dado que sus planteamientos están viciados por intereses de uno u otro signo. Está visto, apuntó Victoria Camps, una de las participantes en la presentación del informe, que la solución debe venir de la sociedad civil, como se ha puesto en manifiesto en alguno de los movimientos surgidos últimamente en torno a la sanidad.

Participantes y colaboradores

En un acto celebrado en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC) y encabezado por el presidente de esta institución, Juan José Rodríguez Sendín, se presentó públicamente el informe del Laboratorio de la Fundación Alternativas, para cuya elaboración, coordinada por Javier Rey del Castillo, se contó con doce expertos en gestión y profesionalismo sanitario. Según indicó el coordinador, no no se trata de un manual de recetas, sino de preguntas sobre lo que está ocurriendo y hacia dónde se debe ir.

En el acto participó también Belén Barreiro, directora del Laboratorio Alternativas, así como Victoria Camps, catedrática de Filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Antonio Elorza, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Antonio Elorza, Belén Barreiro, Juan J Rodríguez Sendín, Javier Rey y Victoria Camps

Antonio Elorza, Belén Barreiro, Juan J Rodríguez Sendín, Javier Rey y Victoria Camps

Entre los asistentes se encontraban varias de las personas que, a lo largo de un año, participaron en la elaboración de la obra y cuyos nombres son: Carlos Barra Galán (Médico Especialista en ORL. Experto en gestión sanitaria. Madrid); Enrique Costas Lombardía (Economista. Experto en gestión sanitaria. Madrid); Jesús Frías Iniesta (Catedrático de Farmacología Clínica. Universidad Autónoma de Madrid); Ramón Gálvez Zaloña (Médico Especialista en Neurología. Experto en gestión sanitaria. Madrid);Juan Hernández Yáñez (Sociólogo. Experto en profesionalismo sanitario. Gran Canaria); José Jesús Martín Martín (Profesor Titular de Economía Aplicada y profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública. Granada); Ángel Menéndez Rexach (Catedrático de Derecho Administrativo. Universidad Autónoma de Madrid); Luis Ángel Oteo Ochoa (Médico Especialista en Neumología. Profesor de la Escuela Nacional de Sanidad. Madrid); Luis Palomo Cobos (Médico de Atención Primaria. Editor de la revista Salud 2000); Cayetano Rodríguez Escudero (Médico de Atención Primaria. Experto en gestión sanitaria. Vigo); Juan José Solozábal Echavarría. Catedrático de Derecho Constitucional. Universidad Autónoma de Madrid) y Eduardo Spagnolo de la Torre (Médico Epidemiólogo. Experto en gestión sanitaria. Barcelona).

Oportunidad del informe

Juan José Rodríguez Sendín, que justificó la presentación de la obra en la sede médica por tratarse de una casa abierta para cualquier iniciativa relacionada con la asistencia, llamó la atención sobre la calidad del informe pues, entre otros aspectos, aseguró que coincidía en mucho o bastante con los documentos aprobados y difundidos por la OMC en los dos últimos años. Y señaló que era muy importante que se abriera el debate, que haya presión, a fin de promover cambios, incluso con el riesgo de equivocarse.

Para el presidente de la OMC, la defensa de la equidad es una cuestión moral y no se entiende que se deba ir hacia atrás. En relación con los recortes, que pueden ser necesarios, Rodríguez Sendín aseguró que no habían sido justos los realizados. Y, en contra de las teorías que abogan por la eficacia y la sostenibilidad, el presidente de los médicos advirtió que el objetivo del sistema sanitario no es la eficiencia, sino servir por igual a todos.

Por su parte, Belén Barreiro, calificó el trabajo de pertinente, y no sólo por la proximidad de las elecciones, sino porque el incremento de la preocupación social por la sanidad, como lo pone de manifiesto el hecho de que haya pasado al cuarto lugar en las preocupaciones de los ciudadanos. “El Sistema Nacional de Salud ha dejado de ser una de las razones de orgullo para el país”. Según Barreiro, la sanidad requiere un debate no sólo por los recortes, sino por lo que está pasando y por cómo resolver los problemas.

Cohesión social y territorial

Javier Rey, el impulsor de la iniciativa y coordinador del trabajo, justificó la obra porque, según insistió, los servicios sanitarios son un elemento esencial de cohesión social y territorial, aunque han merecido una atención menor en las políticas generales del país como, según dijo, lo pone de manifiesto el hecho de que el ministro de Sanidad sea el último de la lista y se designe para el puesto alguien que no tiene ni idea del sector, algo que contrasta con el interés de los ciudadanos por el mantenimiento de la sanidad pública. En su expresión, debe recuperarse que el sistema sea un elemento de orgullo para los ciudadanos.

El derecho a la salud debería pasar al capítulo segundo del Título I de la Constitución

A lo largo de su presentación, el coordinador del informe  advirtió que el deterioro del SNS no era solo consecuencia de las políticas del PP y de los recortes del RDL 16/2012, sino de la falta de interés del propio PSOE, como se puso de manifiesto en la aprobación de la Ley 15/1997. A juicio de Rey, existen problemas estructurales de fondo que empezaron en el momento mismo en que se creó el Sistema Nacional de Salud.

A la hora de referirse a las causas, citó, entre otras, la forma en que se ha llevado la descentralización asistencial, el sometimiento del sistema a múltiples grupos de presión, la coincidencia de los dos partidos mayoritarios desde la Ley 15/1997 y el cambio de las posiciones europeas como consecuencia de la crisis económica.

Revertir la situación

En sus propuestas, Javier Rey, que abogó por un modelo como el canadiense, insistió en la integración de todos los sistemas de protección en el Sistema Nacional de Salud y que el Ministerio de Sanidad asuma la gestión de la protección sanitaria, al tiempo que se eliminan las ventajas fiscales para aseguramientos privados que coincidan con prestaciones del SNS.

Para Rey lo más perjudicial en que se mantenga la atonía actual, al tiempo que criticó las demandas por un pacto sanitario.

Hacia la federalización de la asistencia

Victoria Camps, que de entrada se definió como paciente y no usuaria de la sanidad, elogió el trabajo hecho por la Fundación Alternativas, al tiempo que abogó por el mantenimiento del sistema sanitario que calificó de excelente, con todas sus deficiencias. Y para ella, el valor sobre el que debe girar es la equidad, la igualdad en el acceso. En su exposición, Camps abordó dos aspectos: la federalización real del SNS y el debate público/privado.

Victoria Camps considerar que el sistema sanitario debería avanzar hacia un modelo verdaderamente federal

Para la catedrática, el sistema debería avanzar hacia un modelo verdaderamente federal, dada la falta de coordinación existente en la situación y su sistema presupuestario. Además el Ministerio de Sanidad debería recuperar la función que debe tener: dar criterios generales, garantizar el acceso y coordinar lo que se está haciendo. Momento en que Camps aprovecho para criticar la ausencia de resultados de lo que se está haciendo, tanto en el copago como en los modelos de gestión que las distintas comunidades están poniendo en marcha.

En cuanto al debate público/privado, Victoria Camps señaló que se debe poner fin a los prejuicios existentes y plantear de forma clara la privatización. Lo que no es de recibo es decir que la sanidad privada es eficiente y la pública no. Y es que, según se señaló posteriormente, mientras la privada hace mucho marketing, la pública no lleva a cabo tanta propaganda.

Posteriormente, el también catedrático Antonio Elorza, después de hablar de la situación de total confusión, manifestó que la privatización se enfrentaba a uno de los prejuicios del PP, que está llevando a cabo una erosión continua del sistema público. Y terminó indicando que el informe era rico en contenidos y que no estaba dirigido a una conclusión, sino al debate.