Política y Sociedad

Barcelona acoge la Jornada de innovación en el sector sanitario privado

— Barcelona 26 Mar, 2014 - 6:12 pm

Barcelona ha acogido la Jornada de Innovación en el sector sanitario privado, que ha reunido a gestores sanitarios y representantes de aseguradoras médicas, del sector farmacéutico, biotecnológico y de la tecnología sanitaria en el Hospital Quirón Barcelona; la Jornada ha sido organizada por IDIS, en colaboración con Farmaindustria, Asebio y Fenin.

“La incorporación de la innovación sanitaria es una práctica que, además de ofrecer beneficios indudables en la salud, mejora, en el medio/largo plazo, la eficiencia y la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. En este sentido, la sanidad privada, lejos de ser ajena a esta realidad y a pesar de los tiempos actuales de crisis, hace una apuesta firme y generalizada porque esa innovación llegue a la sociedad, mejorando así la calidad de la asistencia sanitaria”, aseguró Juan Abarca, secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), durante la Jornada.

Durante la inauguración de la Jornada, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, puso de manifiesto el papel estratégico de la I+D biomédica en la economía del país, por su efecto arrastre sobre otros sectores y su aportación imprescindible en la mejora de la competitividad del país.

En esta línea, los participantes señalaron la inquietud de la sanidad privada por seguir mejorando en este campo y muestra de ello, aseguraron, es la cada vez mayor participación por parte de los centros privados en ensayos clínicos: en nuestro país han participado en un total de 756 ensayos clínicos entre el 30 de marzo del 2004 y el 30 de junio de 2013, con un número global de 1.198 participaciones, según los datos del Proyecto BEST de Excelencia en Investigación Clínica de Medicamentos en España, una iniciativa puesta en marcha hace ocho años por Farmaindustria con el fin de fomentar la inversión en I+D mediante la objetivación y monitorización de los procesos de investigación clínica que se realizan en nuestro país, y que permite identificar las diferentes prácticas y tomar medidas consecuentes que permitan mejorar su eficiencia y competitividad en el terreno. “Su objetivo final es identificar los factores de éxito que conducen a una investigación clínica más eficiente y compararlos a escala nacional e internacional”, afirmó Arnés.

Javier Murillo, Manuel Vilches, Roser Vallés, Carmen Ruiz y Fernando Mugarza.

Javier Murillo, Manuel Vilches, Roser Vallés, Carmen Ruiz y Fernando Mugarza.

Asimismo, se puso de manifiesto que Oncología, Cardiovascular y Neurociencias son las áreas terapéuticas que realizan un mayor número de ensayos clínicos con participación privada. Y además, que Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana son las comunidades con mayor número de participación de centros privados, con 395, 291 y 159 ensayos respectivamente.

Por su parte, desde el sector biotecnológico, la presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO), Regina Revilla, destacó el papel de las empresas biotecnológicas en el desarrollo de productos y servicios de alta tecnología en el ámbito de la medicina personalizada, algo de vital importancia para mejorar la salud y la sostenibilidad del sistema sanitario, debido a que permite detectar cuáles son los pacientes que pueden obtener un beneficio clínico en función de sus características, señaló.

Los participantes consideran que el uso de estas tecnologías permitirá un abordaje clínico más eficaz y menos costoso antes de tres años. “En ASEBIO -asegura su presidenta- trabajamos para que el entorno hospitalario (especialistas y gerentes) conozca a una generación de compañías biotecnológicas españolas con productos y servicios innovadores, a nivel mundial, en el área de la medicina personalizada basada en biomarcadores. Actualmente, estamos promoviendo programas piloto de compra pública de tecnología innovadora, con acciones que podrían tener un claro exponente de complementariedad en el sector privado”. “Nuestro país tiene todavía mucho camino por recorrer en la implantación de estas tecnologías en el Sistema Nacional de Salud. Por ello, vemos claramente una ventaja competitiva en centros privados que están tomando la iniciativa en la implantación de biomarcadores para ofrecer al paciente un servicio más eficaz y personalizado”, ha añadido.

Por último, durante la Jornada se señaló la inquietud que tiene el sector privado de investigar, innovar y aprender sobre nuevos avances para ofrecer al paciente tecnologías que permitan mejorar los diagnósticos y los tratamientos de una determinada enfermedad. Aunque los participantes son conscientes de la inestabilidad económica actual, consideran que la adquisición de tecnología médica innovadora no puede basarse en criterios de precio únicamente, sino que deben tener en cuenta otros aspectos como el valor que aporta a largo plazo al proceso asistencial al mejorar la calidad de vida de los pacientes y la eficiencia para el sector sanitario.

Para Daniel Carreño, presidente de Fenin, “la inversión tecnológica en este sector se aprecia rápidamente, ya que los beneficios revierten en el propio sistema sanitario: menores efectos adversos, mayor volumen de práctica clínica, mayores niveles de satisfacción en los pacientes y en los profesionales ya que la tecnología innovadora aporta eficiencia al sistema y todo esto repercute en ahorros directos e indirectos tanto en términos económicos como sociales, sanitarios y de calidad de vida”.

El presidente de IDIS, que clausuró la Jornada junto con la directora general de Ordenación y Servicios Sanitarios de la Generalidad de Cataluña, Roser Vallès, finalizó asegurando que “la apuesta de nuestro sector por la innovación constituye una razón más para seguir avanzando en la relación público-privada. Estamos convencidos de que fomentando las fórmulas de colaboración podríamos encontrar caminos que permitan facilitar el acceso a las mejores tecnologías a todos los ciudadanos de manera más rápida y eficiente. Es momento de que veamos el sistema sanitario como único y de que pongamos a disposición de la sociedad todos los recursos del sistema para garantizar el acceso a todos los pacientes a la tecnología más innovadora y vanguardista que permita obtener los mejores resultados en salud”.