El mirador Relación de situaciones que no son enfermedad

Vivir no es una enfermedad y morir no es un fracaso

La continua medicalización de situaciones consideradas normales lleva a pensar que nos hallamos ante enfermedades, por más que, como insiste el autor, no lo sean pues, como afirma, si las adversidades e inconvenientes de la vida son enfermedades, vivir es un puro enfermar.

Muerte súbita y rabia

La enfermedad, el dolor, el sufrimiento y la muerte son situaciones típicas en la vida de la Humanidad, por más que hayan ido cambiando a lo largo de la evolución.

El dolor, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte son parte de la vida, y no es fácil deslindar lo que haya que considerar como patológico en el sentido de anormalidad, pues son muchas las definiciones de lo que sea “normal”. Aunque parezca mentira, no es fácil definir con precisión ni enfermedad, ni minusvalía, ni siquiera muerte https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1299105/

En breve, sirva lo que escribió un británico, especialista de salud pública, Geoffrey Rose: “No hay ninguna enfermedad que tengas o no tengas, excepto quizás la muerte súbita y la rabia. Todas las demás enfermedades, si se tienen, es en poco o en mucho”.

También en breve, de otro británico, Tomás McKeown, salubrista práctico y cartesiano: “todas las enfermedades se pueden clasificar en tres grupos: prenatales-genéticas (síndrome de Down, por ejemplo), de pobres (tuberculosis y malnutrición, por ejemplo) y de ricos (gota, por ejemplo)” https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1122831/  https://www.actasanitaria.com/el-dano-causado-por-las-actividades-de-salud-publica-iatrogenia-salutogena/

Es salud el disfrutar de la vida

Quien busca la salud suele ser un enfermo, sólo por esa búsqueda y, de hecho, la búsqueda de la salud perfecta se ha convertido en un grave problema de salud pública

Estar sano es, primero, estar vivo y ser consciente de ello. Y después, estar sano es disfrutar de la vida con sus inevitables complicaciones.

En general la salud no se percibe, pues es un poco como el aire que respiramos, que sólo se echa de menos cuando falta.

Quien busca la salud suele ser un enfermo, sólo por esa búsqueda y, de hecho, la búsqueda de la salud perfecta se ha convertido en un grave problema de salud pública.

En la salud hay muchos grados: desde el estado de nirvana (de quietud y paz al liberarnos de todas las ataduras), al de éxtasis (de lucidez y plenitud máximas) —‌reservado a algunos pocos seres excepcionales, como santones y místicos—; desde la salud desenfadada del joven, que disfruta de su vida sin percibir ni salud ni juventud, al sano atormentado con miedo continuo a la enfermedad y a la muerte; desde la falta de salud de algunos niños nacidos con terribles deficiencias neurológicas («peor que la muerte», dicen sus padres), al esplendor de los ancianos que sobrellevan sus achaques bailando en la fiesta del pueblo. En salud hay grados y grados.

¡Se puede incluso morir “sano” y feliz, sintiendo que el tiempo se cumple y que ha llegado la hora final! https://www.linceediciones.com/es/libro/sano-y-salvo/      http://equipocesca.org/trastornos-mentales-menores-en-atencion-primaria-la-vision-con-una-antropologo-marciano/

Las adversidades e inconvenientes de la vida no son enfermedades

Cabe la tentación de medicalizar la vida y convertir en enfermedades lo que forma parte de un normal discurrir de los días y de las horas

Cabe la tentación de medicalizar la vida y convertir en enfermedades lo que forma parte de un normal discurrir de los días y de las horas. Con ello todo pasa al campo médico, tanto la enfermedad como la vida en sí, con sus adversidades e inconvenientes.

Pocas cosas han hecho tanto daño como la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esa que imagina la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, impensable si no es en los instantes que dura un orgasmo, como bien señaló el checo Petr Skrabanek. La OMS propone una salud imposible, la salud perfecta y completa, y además celebra «Del dicho al hecho: el reto de la salud para todos», como si pudiera eliminar las enfermedades, minusvalías, sufrimientos y muertes de la faz de la Tierra http://saludineroap.blogspot.com/2019/09/reflexiones-y-propuestas-sobre-como-ser.html  https://blogs.bmj.com/bmj/2009/12/14/richard-smith-trying-to-redefine-health/  http://gestor.camfic.cat/Uploads/ITEM_529_EBLOG_1946.pdf

Si las adversidades e inconvenientes de la vida son enfermedades, vivir es un puro enfermar. Sin embargo, la vida permite el disfrute de la misma, con o sin enfermedad, y sabemos que en toneladas de salud caben kilos de enfermedad, y viceversa (en toneladas de enfermedad caben kilos de salud).

¿Qué no son enfermedades?

Sentir dolor no es en sí una enfermedad, pues gran parte del dolor cumple funciones básicas fisiológicas, como el dolor que nos hace cambiar de posición cuando estamos tumbados, que evita la formación de úlceras por decúbito

La angustia vital no es enfermedad, sino un estado anímico que forma parte de la condición humana y que es frecuente al percibir la responsabilidad individual frente a la libertad y al significado de la vida

Querer que llegue pronto la muerte no es una enfermedad, si por ejemplo se está confinado más de seis meses en un asilo (“residencia de ancianos”) por las medidas contra la pandemia covid19

Comerse las uñas no es una enfermedad, sino una costumbre que puede llegar a hacer daño, en su extremo

Suspender un examen no es enfermedad, ya que en los estudios hay muchos métodos de evaluación del aprendizaje, más o menos justos, y suspender un examen no implica patología

Tener mal de amores no es enfermedad, y discutir con la pareja no es tampoco enfermedad pues, por un lado. no siempre nos quiere quien queremos que nos quiera y no siempre nos quieren como queremos que nos quieran y, por otro lado, las interacciones sociales son complejas y a veces llevan a discrepancias, lo que es normal

Tener colesterol en sangre no es enfermedad pues sin colesterol no hay vida, de forma que el objetivo de “colesterol cero” significaría la muerte de la materia viva

Tener preocupación por la apariencia, general o de caracteres sexuales (mamas, pene, vulva, etc) no es enfermedad sino consciencia de las variaciones de la normalidad

El odio no es enfermedad, pero el odio ha llevado y lleva a discriminación y guerras, con grandes sufrimientos y millones de muertos

Tener calor en verano y frío en invierno no es enfermedad por más que sea intolerable la pobreza que lleva a sufrimiento, e incluso muertes, por calor y por frío

Negar vivienda a pobres, inmigrantes y temporeros no es enfermedad, sino grave indignidad y miopía social y laboral que daña a quienes la niegan y al conjunto de la población

La menopausia no es enfermedad, sino cumplimiento gozoso del ciclo vital

La obesidad no es enfermedad, salvo en su extremo (obesidad mórbida) y, de hecho, un ligero sobrepeso se asocia a menor mortalidad. En todo caso, la obesidad es un factor de riesgo para la diabetes (un factor de riesgo es una asociación, ni es necesario ni es suficiente)

Morir no es en sí un fracaso, pues todos hemos de morir; el fracaso es que sea una muerte evitable o que, siendo inevitable, sea en condiciones indignas

Tener ganas de llorar, y llorar, no es una enfermedad, se llore de alegría o de tristeza

Quedarse calvo no es enfermedad, por más que haya vivencias muy diversas entre los varones añosos afectados

La osteoporosis no es una enfermedad, sino símbolo del gozoso envejecer y, si acaso, un factor de riesgo para fracturas en ancianos (un factor de riesgo es una asociación, ni es necesario ni es suficiente)

La rabieta caprichosa infantil no es enfermedad, y todo niño tiene derecho a ser de vez en cuando caprichoso (jóvenes, adultos y viejos, idem)

Levantarse un día con ánimo bajo no es enfermedad, sino parte de la variabilidad normal, pues no somos relojes cronometrados atómicamente

Envejecer no es fracasar en la vida, sino parte de la misma y una oportunidad para disfrutarla

Tener temporadas de menor líbido (deseo sexual) no es fracaso, sino parte de una sexualidad sana

El duelo por la muerte de un ser querido no es enfermedad, sino expresión de una pérdida que duele, parte de la normalidad en la especie humana

El aburrimiento no es una enfermedad, sencillamente a veces faltan estímulos apropiados

La hipertensión no es una enfermedad, sino un factor de riesgo para complicaciones cardiovasculares (es una asociación, un factor que ni es necesario ni es suficiente)

Rebelarse contra las injusticias sociales no es fracasar, aunque ni la guillotina haya logrado cambiar el curso injusto de unas democracias débiles en que los poderosos cada vez lo son más

El sentimiento súbito de fracaso vital no es una enfermedad; a veces somos conscientes brusca e inesperadamente de que “esto no da más de sí” y de que gran parte de los proyectos y sueños, sueños son, sin más

El tedio del trabajo repetido no es una enfermedad, hay veces que la monotonía se percibe más

Tras las vacaciones y fiestas cuesta reemprender la rutina diaria, y ello no es enfermedad; como humanos tendemos al goce lúdico permanente por más que sea imposible lograrlo

Consumir drogas no es una enfermedad, salvo casos concretos, pues en general el cerebro humano parece “excesivo” y encuentra consuelo en el consumo ocasional y generalmente festivo de drogas varias

El cansancio de vivir no es un fracaso, sino la consciencia de nuestras limitaciones

No ser muy inteligente no es enfermedad; tampoco lo es el ser muy inteligente

La percepción súbita del deseo de suicidio no es una enfermedad, sino una opción vital

El embarazo no es una enfermedad, sino un estado transitorio cuyo final depende en mucho de que haya sido deseado

La maldad no es enfermedad y conviene no convertir a los malvados en psicópatas ni en enfermos mentales, que no lo son

La fealdad no es un fracaso, si acaso es expresión de unos valores sociales que ponen a lo físico aparente sobre la belleza que toda persona tiene

La alergia al siglo XXI no es enfermedad, sino capacidad de asombro y salud ante la imposible adaptación a algunas características de una sociedad enferma

El analfabetismo no es un fracaso, al menos individual

La homosexualidad no es una enfermedad; la heterosexualidad tampoco, y no son enfermedades las muchas variantes de vivir y practicar la vida sexual entre adultos conscientes

La soledad no querida no es enfermedad, pero suele ser un fracaso social

La infelicidad no es enfermedad, aunque haya una mística de que sería ideal vivir permanentemente feliz

Las arrugas no son enfermedad, sino expresión visible del paso de los años

Las “bolsas” bajo los ojos no son enfermedad, por más que a veces dé impresión de cansancio extremo

Tener alto el ácido úrico en sangre no es por sí mismo una enfermedad

La desigualdad social no es una enfermedad, pero mata más que muchas enfermedades

La incapacidad de gozar del ocio no es enfermedad, y afecta sólo a quienes pueden disfrutar de ocio por ser privilegiados

La resaca no es enfermedad, por muy molesta que sea

Tener hambre y/o sed no es enfermedad, sino la respuesta normal a carencias nutritivas. No obstante, si las carencias nutritivas son crónicas, generan muerte y expresan una sociedad injusta

La astenia primaveral no es una enfermedad, tal vez sólo una forma sana de “salir” del invierno

El desempleo no es un fracaso personal, si acaso lo es de la estructura social y del mercado laboral

Tener un hallazgo inesperado en un examen radiográfico, un “incidentaloma”, no suele ser enfermedad, sino una variante de la normalidad

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1122831/  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6985480/  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1122814/

Síntesis

En palabras de otro británico, Aldous Huxley, “La medicina ha avanzado tanto que ya nadie está sano”.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

2 Comentarios

  1. Muy buena lista de barbaridades que deberíamos recordar siempre para reducir la medicalización de la vida. Gracias, Juan Gérvas!

  2. Hurrita says:

    ¿Y los seres humanos, no tienen que convivir con todo tipo de virus, bacterias, dolores, malestares… o nuestros cuerpos deben estar libres de cualquier convivencia de este tipo? ¿La asepsia no termina matando y enfermando a la gente?