Industria farmacéutica Según especialistas consultados por Faes Farma

Vitamina D, una hormona clave para todas las etapas de la vida

— Madrid 10 Jun, 2019 - 4:20 pm

El doctor José Luis Neyro, quien es especialista en Ginecología y Obstetricia y que fue consultado por la compañía farmacéutica Faes Farma, ha destacado que «la vitamina D es fundamental en todas las etapas de la vida de hombres y mujeres, puesto que es la responsable de la absorción del calcio a nivel intestinal y este es el ion de la vida».

José Luis Neyro

Para este ginecólogo, dicha hormona juega un «papel clave en el buen funcionamiento del organismo humano«. En este sentido, añade que «una buena absorción de calcio, que depende de la vitamina D, es esencial para la contractilidad muscular y, sin esta, no es posible el movimiento de ningún músculo, ni para el parpadeo, ni para la deglución, ni para caminar ni, incluso, para el corazón».

Además, José Luis Neyro explica que, desde la formación del feto y pasando por las etapas de lactancia e infancia, hasta la edad adulta, la vitamina D desempeña un papel esencial en funciones endocrinas, paracrinas y autocrinas, y en la regulación de la proliferación celular. Durante estos periodos concretos, añade que «el control de los niveles de 25-OH-D es particularmente necesario, y el hecho de ser joven no garantiza al 100 por cien que el organismo tenga la cantidad suficiente».

Entre las diferentes situaciones de riesgo existentes, este especialista señala los casos diagnosticados de sarcopenia, osteomalacia, diabetes tipo II, esclerosis múltiple, síndrome metabólico, enfermedades inflamatorias o autoinmunes, tuberculosis e insuficiencia ovárica prematura.

Adherencia a los tratamientos

A esta lista, Faes Farma añade los pacientes con osteoporosis, los casos de síndromes mal-absortivos (enteritis por radiación, cirugía bariátrica o de la obesidad), fibrosis quística de páncreas, enfermedad celiaca, renal o hepática, las situaciones de consumo crónico de terapia con anticonvulsivantes, corticoides, antiretrovirales, anticoagulantes o antimicóticos e inhibidores de aromatasa, por ejemplo, en muchas pacientes en tratamiento por cáncer de mama.

En el caso de los tratamientos con suplementación de vitamina D, Neyro subraya «la aparición en los últimos años de un tratamiento con calcifediol en cápsulas blandas, fácilmente tragable, frente a otras presentaciones más incómodas, es indudable que ha proporcionado argumentos médicos de peso para estimular la adherencia a los tratamientos».

Deja un comentario