Hospitales En los hospitales La Fe de Valencia y San Joan de Alicante, y en el Centro de Transfusión

Valencia realiza un ensayo con infusión de plasma de pacientes que superaron la Covid-19

— Valencia 21 May, 2020 - 2:13 pm

La Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana ha comunicado que los hospitales Universitario y Politécnico La Fe de Valencia y San Joan de Alicante, así como el Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana, pusieron en marcha un ensayo clínico para investigar si el plasma de donantes que superaron la infección por la Covid-19 puede ayudar a mejorar la salud de pacientes con pronóstico incierto.

Así, se llevaron a cabo cuatro transfusiones: dos en el Hospital Universitario y Politécnico La Fe, una en el Hospital Sant Joan y otra en el Hospital Clínico de Valencia. La transfusión de plasma hiperinmune, que se obtiene de personas que superaron la infección y contiene anticuerpos neutralizantes frente al virus, es un arma terapéutica que se está explorando en casos en que fallan el resto de tratamientos que marcan los protocolos actuales.

“Es una carrera entre el virus, que quiere continuar replicándose y va lesionando órganos, y el paciente, que debe desarrollar una inmunidad efectiva que lo contrarreste”, explica el jefe de Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, el doctor Miguel Salavert.

Además, este especialista añade que “si el paciente no puede ganar esa carrera, tenemos que ayudarle, y la manera es infundirle plasma con muchos anticuerpos de donantes hiperinmunes”. “Los primeros resultados son positivos”, según concreta el doctor Gonzalo Salvador, que es médico adjunto de Medicina Interna en el mismo centro, y señala que “nuestra paciente llevaba ingresada ya un mes y, después de haber intentado otros tratamientos, continuaba necesitando medicación inmunosupresora”.

Investigación abierta

La investigación clínica está abierta a la colaboración de todos los centros valencianos. “Es un estudio ambicioso. Querríamos llegar a 200 pacientes (de donantes se harán los necesarios) y 200 controles, es decir, 200 enfermos receptores del plasma (100 pacientes inmunocompetentes y 100 inmunodeprimidos) y un número similar de grupo control”, apunta el doctor Marino Blanes, que es médico adjunto en la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario y Politécnico La Fe.

La donación de plasma hiperinmune es voluntaria, similar a una de sangre al uso. El plasma se extrae, se procesa en el Centro de Transfusión de esta comunidad autónoma, titulando la cantidad de anticuerpos efectivos, y se almacena hasta que los hospitales lo requieren para un paciente concreto.