El mirador El Mirador

Vacunas como bombas de tiempo

Juan Gérvas_Acta Sanitaria

La defensa de las vacunas pasa por reconocer, junto a su necesidad, los defectos que deben obligar a su mejora y evitar que se conviertan en bombas de tiempo; es decir, que muestren sus efectos negativos pasado un tiempo. El autor ofrece una relación de las más significativas, después de haber puesto de manifiesto falsos tópicos sobre las vacunas.

Algunos típicos tópicos falsos en vacunas

1. “Vacunas, y ya está”. Es decir, que las vacunas son eficaces cien por cien desde el primer momento y para siempre (“duran” para toda la vida). FALSO.

2. “Todas las vacunas producen inmunidad de grupo/rebaño”. Es decir, todas las vacunas producen inmunidad que protege a los que no se pueden vacunar, como recién nacidos o pacientes inmunodeprimidos. FALSO.

3. “Vacunas, todas son buenas”. Es decir, si no te vacunas o si no vacunas a tus hijos con todas las vacunas estás haciendo mal. FALSO.

4. “Las vacunas salvan vidas”. Es decir, al vacunar estamos “salvando vidas” como si las vacunas fueran productos divinos, salvadores, con independencia de la pobreza y de la guerra, por ejemplo. FALSO.

5. “Las vacunas no tienen problemas salvo los anti-vacunas”. Es decir, las vacunas son perfectas y todos los problemas y brotes de enfermedades “vacunables” se deben a los anti-vacunas. FALSO.

6. “Las vacunas son seguras y por ello no se precisa de un fondo de compensación para daños causados por las vacunas”. Es decir, las vacunas son medicamentos que no producen daños, y quienes se quejan de haber sufrido efectos adversos sólo quieren aprovecharse de “coincidencias”, o son anti-vacunas. FALSO.

7. “Quienes tienen dudas vacunales son imbéciles”. Es decir, por ejemplo, la parte de población que se plantea si vacunarse, o no, contra la gripe es imbécil, carece de formación y es una panda de analfabetos y de canallas anti-vacunas. FALSO.

Hay algunas vacunas, pocas, que “duran” toda la vida

Hay vacunas y vacunas, y algunas (muy pocas) “duran” para toda la vida. Es decir, con una dosis se generan defensas que persisten para siempre. Por ejemplo, dura toda la vida la vacuna contra la viruela, la primera vacuna que se descubrió, una excelente vacuna que contribuyó a eliminar la viruela.

Por ello, si hubiese un ataque terrorista con virus de la viruela, o si se “escapasen” de sus laboratorios en Estados Unidos y Rusia, se podría contar con los profesionales y familiares ancianos que fueron vacunados en su infancia para atender a los enfermos recluidos en establecimientos específicos de aislamiento (no en hospitales generales)
http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMsb022994#t=article

Incidentalmente, la vacuna contra la viruela tiene efectos adversos graves, como miopericarditis http://www.onlinejacc.org/content/accj/43/9/1503.full.pdf

La vacuna de la fiebre amarilla también dura para toda la vida. Basta con una dosis. Como dice la OMS: “Desde que comenzó la vacunación contra la fiebre amarilla, en el decenio de 1930, y tras la administración de 600 millones de dosis, solo se identificaron 12 casos de fiebre amarilla posvacunal” http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2013/yellow_fever_20130517/es/

Incidentalmente, la vacuna contra la fiebre amarilla puede tener efectos adversos graves como encefalitis en lactantes e insuficiencia múltiple de órganos en ancianos http://www.who.int/immunization/PP_yellow_fever_SP.pdf

La vacuna contra la rabia es una vacuna muy eficaz, que sólo se pone en casos específicos y que “dura” muchísimos años e incluso toda la vida. Si hay dudas se recomienda medir los anticuerpos en sangre antes de re-vacunar http://www.who.int/immunization/Rabies_slides_Aug_2010.pdf?ua=1

En otros casos, como con la vacuna contra la fiebre Q, se recomienda no re-vacunar aunque no se sepa bien si la vacuna dura para toda la vida. Ello se debe a los frecuentes y graves efectos adversos de la re-vacunación http://www.immunise.health.gov.au/internet/immunise/publishing.nsf/Content/Handbook10-home~handbook10part4~handbook10-4-15

¿Qué es una bomba de tiempo?

Las bombas suelen estallar en el momento, pero las hay con efecto retardado, que explotan al cabo del tiempo. Esas son bombas de tiempo.

Se da el mismo nombre, bomba de tiempo, a un programa maligno que infecta un sistema informático y que se activará y causará daños en un determinado día y horario previamente definido por su creador.

Incidentalmente, la “Bomba de Tiempo” es un grupo argentino de percusión que practica la improvisación con señas. “Los conciertos son únicos e irrepetibles ya que su música se va generando en cada show a través del diálogo entre los músicos y el director, quien mediante un sistema de más de 70 señas realizadas con las manos dirige la improvisación”. Actúan todos los lunes en la Ciudad Cultural Konex, en Buenos Aires http://www.labombadetiempo.com/es http://www.ciudadculturalkonex.org/

La mayoría de las vacunas son una bomba de tiempo

La vacuna contra el tétanos es una excelente vacuna. Si se vacuna bien en la infancia y adolescencia (cinco o seis dosis) en toda la vida no se precisa re-vacunación alguna hasta los 65 años. Es decir, carece de ciencia todo eso de re-vacunar contra el tétanos cada 10 años, o ante cualquier herida en urgencias, y esa frenética actividad re-vacunadora expresa desconfianza e ignorancia de profesionales de salud que “no creen” en la eficacia de la vacuna contra el tétanos https://www.actasanitaria.com/tetanos-vacunas-y-la-sociedad-espanola-de-medicina-preventiva-salud-publica-e-higiene-sempsph/

La vacuna contra el tétanos, pues, no genera “defensas” para toda la vida y se demuestra que los anticuerpos van descendiendo conforme pasan los años. Es una bomba de tiempo y en los ancianos sin revacunar puede darse el tétanos (más mortífero en las mujeres pues los varones suelen tener “el recuerdo” puesto en el servicio militar).

La vacuna del sarampión tiene una eficacia limitada en el tiempo, de forma que al cabo de 15-20 años es posible la infección de quien está bien vacunado. De ahí los brotes en comunidades en que conviven estrechamente los jóvenes vacunados, como colegios mayores universitarios http://www.foxbusiness.com/features/2017/03/15/mumps-outbreak-tied-to-vaccine-shortfalls.html  http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0264410X0501251X
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0264410X04003202

La vacuna de la tosferina es una bomba de tiempo pues su inmunidad apenas dura cinco años (máximo doce). Eso explica las muertes en bebés no vacunados y los brotes repetidos de tosferina en vacunados (en chicos de 10 a 14 años la frecuencia de tosferina es la misma entre vacunados que entre no vacunados)   http://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/1148391  http://journals.plos.org/ploscompbiol/article?id=10.1371/journal.pcbi.1004138  http://pediatrics.aappublications.org/content/135/6/1130   http://www.pnas.org/content/114/27/7101.full?sid=5c5b9793-a1ed-4443-a8ce-483ba66bbb58

La vacuna contra la difteria es muy defectuosa, pues su efecto se desvanece en unos diez/veinte años. Por ello más de la mitad de los adultos están indefensos frente al bacilo de la difteria (hasta el 70% de los ancianos). Además, los vacunados pueden transportar gérmenes más agresivos de la difteria. La vacuna contra la difteria es una bomba de tiempo http://www.who.int/immunization/wer8103Diphtheria_Jan06_position_paper_SP.pdf  http://ecdc.europa.eu/en/publications/Publications/diphtheria-spain-rapid-risk-assessment-june-2015.pdf

La vacuna contra las paperas es una bomba de tiempo, de escasa eficacia y duración, lo que explica los brotes repetidos de la misma http://blogs.wsj.com/pharmalot/2015/06/08/merck-is-accused-of-stonewalling-over-effectiveness-of-mumps-vaccine/ https://academic.oup.com/jid/article/197/7/950/798890/Persistence-of-Measles-Mumps-and-Rubella

La vacuna contra la varicela es una bomba de tiempo, que “dura” apenas diez años http://www.jwatch.org/id200703140000001/2007/03/14/waning-immunity-with-varicella-vaccine

También es una bomba de tiempo la vacuna contra la meningitis, ya sea contra la B, ya sea conjugada (A, C, W, Y), pues dura menos de ocho años http://www.cmaj.ca/content/187/7/E215.short?rss=1  http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2017/01/16/peds.2016-2193?sso=1&sso_redirect_count=1&nfstatus=401&nftoken=00000000-0000-0000-0000-000000000000&nfstatusdescription=ERROR%3a+No+local+token

La vacuna de la gripe es inútil, pero en todo caso apenas dura tres o cuatro meses; es una bomba de tiempo http://bmcinfectdis.biomedcentral.com/articles/10.1186/1471-2334-13-441

En muchas otras vacunas carecemos de datos para saber cuánto duran; por ejemplo, en la vacuna contra el virus del papiloma (que además es inútil).

Desde el punto de vista de la salud pública, tales vacunas bombas de tiempo conllevan el riesgo permanente de brotes repetidos de enfermedades contra las que se vacuna una mayoría de la población http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/276/1664/2071

¿Qué hacer frente a la bomba de tiempo vacunal?

Sin vacunas algunas infecciones producen inmunidad de por vida, como la viruela, la varicela y el sarampión. En otras enfermedades, sin vacunas, se producen “re-infecciones” subclínicas por contacto con pacientes enfermos y ello contribuye a mantener la inmunidad, como es el caso de la tosferina y la difteria.

Desde luego, no cabe duda de que precisamos las vacunas, pero mejores vacunas. Frente a las vacunas bombas de tiempo hay dos soluciones: 1/ mejorar las vacunas y 2/ re-vacunar frecuentemente.

La primera solución llevaría a vacunas que duraran toda la vida; con una dosis bastaría.

La segunda solución lleva al secuestro de la población, que vive atemorizada por los casos y brotes de enfermedades vacunables, y que pide y obtiene dosis tras dosis de recuerdo, cada vez más, en una cadena sin fin.

¿Se imagina qué solución promueven las industrias farmacéuticas, con el apoyo de vacunólogos, pediatras, salubristas y políticos sanitarios al servicio de las mismas?

Síntesis

Las vacunas son necesarias, pero se necesitan mejores vacunas que con una dosis “duren” toda la vida.

Las vacunas tipo bomba de tiempo, la mayoría, contribuyen al descrédito de las vacunas (por los brotes episódicos frecuentes), secuestran a la población en manos de las industrias y sus “colaboradores” y van contra la salud de individuos y comunidades.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

10 Comentarios

  1. ADR says:

    La peor bomba de tiempo es el sacrificio de la buena inmunidad natural por la mala inmunidad vacunal con el empeoramiento de la salud adulta sobre la salud infantil. Ello sucede cuando la vacunación impide la infección natural y la formación de anticuerpos duraderos y de mayor calidad como son los Ac post-infección. Es decir, padecer la enfermedad en la infancia puede conllevar a una inmunidad de por vida con menor morbimortalidad, mientras que vacunarse en la primera infancia puede suponer una morbimortalidad superior en adultos por caducidad inmunitaria. Por ejemplo, la tasa de mortalidad por varicela infantil en población no vacunada es ínfima si la comparamos con la probable mortalidad por varicela en adultos que han sido vacunados de varicela en la infancia y ya han perdido sus anticuerpos vacunales. El problema es que, a veces, se trabaja con modelos predictivos teóricos que no convencen a escèpticos.

  2. TPSV says:

    La verdadera bomba de tiempo son los comentarios insidiosos de supuestos profesionales en contra de las vacunas que acaban calando en el subsconciente de los mas iletrados.

    Sr. Gervas espero que se sienta orgulloso cada vez que un niño muere porque sus padres han leido las barrabasadas que escribe y decidieron no vacunarle.

  3. Totalmente de acuerdo con TPSV. Este artículo es más dañino que si fuese firmado claramente por un “antivacunas”. Cuando la opinión de un profesional de la medicina se disfraza de una supuesta objetividad, citas incluidas, para amparar sus propios prejuicios sobre el tema en calidad de “experto” salen cosas como este artículo, en donde se mezclan conceptos falsos, desinformación, y por supuesto teorías conspirativas de la malvada industria farmacéutica. En este sentido animo al Dr. Gervás que aproveche su sólido conocimiento en vacunología para que, ahora que dispone de tiempo en su jubilacion, contribuya en el desarrollo de la vacuna definitiva. No más bombas de tiempo por favor. La humanidad se lo agradecerá.

  4. AGUSTIN SALVADOR BESGA says:

    Primero, firmo con mi nombre y apellidos. Segundo, tras el detallado artículo, me quedo con este resumen: “Desde luego, no cabe duda de que precisamos las vacunas, pero mejores vacunas. Frente a las vacunas bombas de tiempo hay dos soluciones: 1/ mejorar las vacunas y 2/ re-vacunar frecuentemente.” Tercero, desconfiar de la industria-negocio de las multinacionales de farmacia, es un ejercicio de salud crítica.

  5. Juan Gérvas says:

    -gracias por los comentarios ADR, TPSV, Noconluvago y Agustín
    -en las vacunas hay mucha irracionalidad y falta de ciencia pues las vacunas se convierten en “sagradas” pero son sólo uno de los medios para tratar de domeñar las infecciones; la aproximación ante estas es de salud pública, no de una pediatría que pretende evitar todo debate con amenazas tipos las que exhiben TPSV y Noconlago
    -sobre salud pública y enfermedades infecciosas http://www.nogracias.eu/2016/10/12/vacunas-y-enfermedades-infecciosas-desde-el-punto-de-vista-de-la-salud-publica-por-juan-gervas/
    -TPSV y Noconlavugo: estudien y ayuden a entender cómo mejorar las vacunas, que no se defienden con la ignorancia negadora sino con la ciencia
    -desde luego, ningún niño morirá por no aplicar las vacunas que yo no recomiendo pues recomiendo las esenciales (que hay que mejorar) https://www.actasanitaria.com/16-vacunas-16-una-una/ , y no me alegra la muerte de nadie y menos muertes evitables; supongo que si imaginan algo así es porque quizá tengan sus propias y peculiares perversiones tan inconfesables como sus nombres
    -pero este estilo, de TPSV y Noconlavugo, es lamentable porque evita el razonable desarrollo de las vacunas, que son ciertamente muy mejorables; dejen de linchar a todo ser que pida mejoras de las vacunas y apliquense a estudiarlas
    -respecto a teorías conspirativas no mantengo ninguna; no hacen falta conspiraciones pues sólo es necesario dinero y falta de transparencia; por ejemplo, puede leer la denuncia de un funcionario público del Ministerio de Sanidad sobre el “secuestro” de dicho Ministerio por las industrias y “sus” sociedades científicas respecto a la vacuna de la meningitis B, donde el móvil está claro
    http://www.nogracias.eu/2017/04/02/la-captura-de-la-politica-sanitaria-y-las-sociedades-cientificas-por-los-intereses-comerciales-vacunas-del-meningo-b-y-la-varicela/
    -en fin
    -un saludo juan gérvas @JuanGrvas

    • Pedro Martin Diez says:

      Gracias Juan Gervas, tenga por seguro que somos muchísimos más los que apreciamos su exquisita labor de comunicador independiente.

  6. José says:

    Hola quisiera agradecer, excelente artículo. Muy buena fuente de información. Gracias por las referencias.

  7. Iria García says:

    Gracias por abordar el tema de las vacunas con tanta honestidad. En contra de lo que dicen algunos, para una persona que dude sobre si vacunar o no, la visión de personas más críticas con el dogma puede inclinar la balanza hacia la vacunación. Ocultando y practicando el hooliganismo no se resuelve ninguna duda ni aporta nada. Debería ser obligatorio firmar un consentimiento informado con todos los pros y contras de las vacunas. Y por supuesto establecer un programa de compensación para afectados, reportar y analizar todos los efectos secundarios…

  8. pablo says:

    ni idea. criticais a grevas, y después ustedes no saben nada. asi va la medicina, con medicuchos que les limpian los cerebros las compañías farmacéuticas, y demás revistas anticientíficas.
    LA MORTALIDAD DURANTE EL SIGLO XX Y LA VACUNACIÓN
    Escuchamos y leemos a menudo que la vacunación ha tenido un importante impacto en la disminución de la mortalidad debida a enfermedades infecciosas, enfermedades que se cobraban la vida de varias decenas de miles de españoles al año. Pues bien, eso no es cierto y se puede demostrar con datos oficiales.
    Para no abrumar a quien no desea leer en exceso, voy a hacer primero un resumen de los puntos más importantes y luego me extenderé para el que desee información más detallada. Por supuesto toda afirmación está basada en literatura científica publicada que adjunto como referencias.
    RESUMEN:
    – La mortalidad debida a enfermedades transmisibles ha ido reduciéndose progresivamente y hacia el 1960 la reducción total fue de aproximadamente el 84% (ver Gráfico 1 en comentarios) [1].
    – Ese 16% de mortalidad restante se debía mayoritariamente a neumonía, gripe y tuberculosis (ver Gráficos 2 y 3 en comentarios). Dicha mortalidad también fue reduciéndose progresivamente. Ninguna vacuna se usó que justificara el descenso de esa mortalidad residual, salvo la BCG (para la tuberculosis), que empezó a tener buenas coberturas el 1965, cuando ya la mortalidad descendió considerablemente, en cualquier caso la efectividad de la vacuna aún hoy está en discusión [1][10][11][12].
    – La vacunación en España antes de los años 60 era escasa, se vacunaba de difteria y tuberculosis (con bajas coberturas) y de viruela, entre 1959 y 1963 se vacunó de poliomelitis (vacuna de Salk) pero las coberturas fueron muy deficitarias por falta de vacunas. Hasta 1964 no se empezó con la vacuna generalizada y masificada, primero de poliomelitis (vacuna Sabin), al año siguiente se empezó con la triple bacteriana (DTP Difteria, Tétanos, Pertussis), esta alcanzó coberturas vacunales relativamente altas (70%). La vacuna del sarampión no llegó hasta 1978 (hubo una el 1968 que se retiró al cabo de dos años por serias limitaciones en su respuesta inmunogénica). [1][2][49].
    DISCUSIÓN: Si la vacunación empezó a aplicarse de forma generalizada (coberturas aproximadas de un 70%) hasta bien entrada la década de los 60 (con la única excepción de la vacuna de la viruela) y para esa época la mortalidad había bajado más de un 80% y derivándose principalmente a enfermedades para las que no había vacuna en esa época (gripe, neumonía) o cuya efectividad se ha puesto seriamente en duda (tuberculosis), resulta inverosímil pensar que las vacunas han contribuido de forma significativa en evitar muertes por epidemias.
    CONCLUSIÓN: Asociar el descenso de la mortalidad por enfermedades infecciosas con la vacunación es desconocer seriamente la historia epidemiológica de nuestro país.
    DETALLE:
    Pasemos ahora al análisis detallado, pero primero veamos algunas declaraciones oficiales sobre las vacunas:
    “La inmunización evita cada año en todos los grupos de edad numerosas muertes por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión. Es una de las intervenciones de salud pública más costoeficaces y de más éxito. Si se mejora la cobertura vacunal mundial, se podrá evitar otros 1,5 millones de muertes.” [3] 
    “Durante el siglo XX la vacunación ha sido una de las medidas de mayor impacto en salud pública, ya que con su administración se ha conseguido disminuir la carga de enfermedad y la mortalidad por enfermedades infecciosas en la infancia. Con excepción del acceso al agua potable, no ha habido otra medida preventiva o terapéutica, ni siquiera los antibióticos, que haya tenido mayor efecto en la reducción de la mortalidad de la población de todo el mundo.” [4]
    “Las vacunas pueden salvar la vida de su hijo. Debido a los avances en la ciencia médica, su hijo puede estar protegido contra más enfermedades que nunca. Algunas enfermedades que una vez lesionaron o mataron a miles de niños, se han eliminado completamente y otras están cerca de la extinción, principalmente debido a vacunas seguras y eficaces.” [5]
    Como decíamos, el problema con este tipo de afirmaciones es que no se corresponden con la evidencia, y se puede probar muy fácilmente que para la inmensa mayoría de enfermedades prevenibles la vacunación tuvo un impacto escaso o nulo en la disminución de la mortalidad. Basándome en lo que recoge un análisis de la sanidad durante el siglo XX en España, un trabajo de investigación aprobado por el Fondo de Investigaciones Sanitarias del Instituto de Salud “Carlos III” (99/0208) (Proyecto n.º SBPY 1059/99) [1] en el que se incluyen la morbimortalidad de las diferentes enfermedades que azotaron el país durante el siglo pasado y apoyándome en literatura biomédica diversa, voy a intentar resumir la situación de la mortalidad por enfermedades que se consideran prevenibles total o parcialmente con la vacunación. El orden dependerá de la mortalidad provocada a principios de siglo, de mayor mortalidad a menor.
    DIARREAS Y ENTERITIS: La causa más importante de mortalidad infantil, especialmente en menores de 2 años, a principios de siglo XX, el año 1900 mató nada menos que a 75.080 personas, de los cuales más de la mitad eran niños menores de 2 años [1] (Gráfico 4 en comentarios). En 1997 el número de muertes era de 216, lo cual implica una reducción de más del 99%, al año siguiente no se registraron muertes. [1] No tuvimos una vacuna contra algún tipo de enfermedad infecciosa digestiva hasta principios del siglo XXI, la vacuna contra el rotavirus. [6]
    TUBERCULOSIS: En 1900 las muertes por tuberculosis ascendían a 36.566 (entre la tuberculosis respiratoria y otros tipos de tuberculosis); para 1964 teníamos una reducción de la mortalidad del 84% (ver Gráficos 5 y 6 en comentarios). [1] El año siguiente se empezó a aplicar la vacuna BGC de forma generalizada. Aún hoy en día, la eficacia de la vacuna se encuentra en discusión, considerándose que la protección que ofrece es insuficiente (ver Gráfico 7 en comentarios). [1][19][20][21]
    GRIPE: La mortalidad a principios de siglo era muy alta (17.154 muertos en 1900). Como en los otros casos, la mortalidad fue bajando paulatinamente, salvo por la desastrosa pandemia de 1918 que provocó sólo en ese año casi 150.000 muertos. [1] La primera vacuna fue en 1945, que se consideró de muy baja eficacia debido a la variedad de cepas de este virus que no se contemplaron [7][8], no fue hasta 1998 que se empezó la reformulación anual de la vacuna tomando las cepas del hemisferio sur. [9] Ese año la mortalidad ya había caído más de un 97% respecto a 1900. [1] (Gráfico 8 en comentarios).
    SARAMPIÓN: Se cobró la vida de 12.010 personas en 1900. La mortalidad fue descendiendo progresivamente. En 1977 hubo 49 muertes, esto significa una reducción de más del 99% de la mortalidad antes de la vacuna, que se implantó al año siguiente. Si consideramos la primera vacuna la de 1968 (que recordemos se eliminó porque se descubrió no eficaz) el descenso es también de más del 99% [1][2] (ver Gráfico 9 en comentarios).
    FIEBRE TIFOIDEA: Provocó gran mortalidad a principios de siglo (11.426 muertes el 1900). Los casos de muerte fueron disminuyendo paulatinamente, con dos grandes brotes (1918 y 1939), se asocia el descenso al antibiótico cloromicetina, no a la vacuna (Gráfico 10 en comentarios). [1] De hecho, si revisamos el gráfico de morbilidad (casos) junto con el de la vacuna, se observa una relación positiva entre el aumento de casos y la tasa de vacunación, lo contrario a lo esperable (Gráfico 11 en comentarios). [1]
    DIFTERIA: A principios de siglo llegó a provocar más de 8000 muertes, la mortalidad fue bajando cada año (salvo un repunte en 1912) y el año 1930 había disminuido a algo más de 1000. Durante la guerra civil aumentaron mucho los casos pero volvieron a bajar con la misma Intensidad tras el conflicto. [1] (Gráfico 12 en comentarios).
    En España, la vacunación frente a difteria se introdujo en 1945 con bajas coberturas de vacunación; en 1965 se realizaron campañas de vacunación infantil con vacuna frente a difteria, tétanos y tos ferina (DTP) que alcanzaron coberturas del 70% (Gráfico 13 en comentarios). [1][49] Esto significa que previamente a la vacunación generalizada, la mortalidad había caído más de un 99%. [1]
    Sería interesante comentar un poco más sobre la historia de esta enfermedad para poder entender que ni siquiera la bajada de morbilidad puede asociarse a la vacuna. La objeción se debe principalmente a la dificultad diagnóstica de la dolencia: hasta el 1949 no se desarrolló una técnica in vitro para detectar la toxigenicidad del bacilo (una característica imprescindible para que se dé difteria): el test de Elek [13], hasta esa fecha la única forma de confirmar un caso era con técnicas in vivo, infectando a un conejillo de indias; debido a lo costoso de la técnica, el diagnóstico era principalmente clínico (es decir, con la observación directa del enfermo, sin realizar pruebas de laboratorio). Pero hay más, el test de Elek presentaba serios problemas de especificidad, y no fue hasta finales de siglo que consiguió optimizarse. [14] Otra técnica que se utiliza actualmente en el diagnóstico es el inmunoensayo, pero no fue hasta finales del siglo XX que se empezó a usar este tipo de tecnología inmunológica de alta sensibilidad. [15] Otra prueba usada en el diagnóstico actual es la PCR (reacción en cadena de la polimerasa) la cual se desarrolló en los 90 y está disponible en nuestro país desde principios del siglo XXI [16]. Sabiendo que la clínica de una difteria puede confundirse fácilmente con otras afecciones, tales como el dolor severo de garganta por estreptococos, la angina de Vincent o la fiebre glandular, el hecho de no tener un método específico para detectar los bacilos productores de toxina dificulta de forma grave la interpretación de los datos de morbilidad del siglo XX, pues bajo el nombre de “difteria” teníamos enfermedades de diversa etiología [17]. Por otro lado, es interesante añadir que no sólo el Corynebacterium difteriae produce toxina diftérica, y por tanto causa difteria, también lo hace el Corynebacterium Ulcerans y el Corynebacterium Pseudotuberculosis [18].
    VIRUELA: Las muertes por viruela en 1900 fueron 6497. En los años 30 ya apenas había mortalidad, pero esta resurgió durante la guerra civil (ver Gráficos 14 y 15 en comentarios). [1]
    Podríamos pensar, dado que se vacuna desde antiguo, que la inmunización tuvo algo que ver en la disminución de las epidemias, pero si leemos algunos extractos de una publicación del British Medical Journal que relata una conversación entre dos médicos de la época (1928) nos queda bastante claro que hay una parte de la historia que aún no nos habían contado:
    “La afirmación de Jeanne Lenzer, de que ‘las vacunas contra la viruela y la poliomielitis detuvieron los flagelos mortales de su tiempo’ es una creencia que no está respaldada por evidencia publicada. La vacunación contra la viruela nunca previno la viruela, sino todo lo contrario: causó grandes brotes de la “enfermedad temida” en sus receptores. Remito a Jeanne a la discusión relevante de los médicos en BMJ (14 y 21 de enero) de 1928. El Dr. Parry hizo las siguientes preguntas:
    1. ¿Cómo es que la viruela tiene cinco veces más probabilidades de ser fatal en el vacunado que en el no vacunado?
    2. ¿Cómo es que, dado que el porcentaje de personas vacunadas ha disminuido de 85 en 1887 a 40 en 1925, el número de personas atacadas con viruela ha disminuido pari passu y la mortalidad de casos ha disminuido progresivamente? Los años de menor vacunación han sido los de menor viruela y menor mortalidad.
    3. ¿Cómo es que en algunas de nuestras mejores ciudades vacunadas, por ejemplo Bombay y Calcuta, la viruela es común, mientras que en algunas de nuestras peores ciudades vacunadas, como Leicester, es casi desconocida?
    4. ¿Cómo es posible que aproximadamente el 80 por ciento de los casos admitidos en los hospitales de viruela pequeña de la Junta Metropolitana de Asilo hayan sido vacunados mientras que solo el 20 por ciento no haya sido vacunado?
    5. ¿Cómo es que en Alemania, el mejor país vacunado del mundo, hay más muertes [por la viruela] en proporción a la población que en Inglaterra? Por ejemplo, en 1919, 28 muertes en Inglaterra, 707 en Alemania; en 1920, 30 muertes en Inglaterra, 354 en Alemania? En Alemania, en 1919, hubo 5,012 casos de viruela con 6 muertes. ¿Cuál es la explicación?
    6. ¿Es posible explicar la menor incidencia y fatalidad de la viruela por los mismos motivos que la menor incidencia y fatalidad de otras fiebres infecciosas, es decir, debido a una mejor higiene y control administrativo?
    Los ‘expertos’ comentaron: “Creemos que el Dr. Parry, en su deseo de iluminación, habría sido más prudente no introducir suposiciones de hechos en el marco de sus preguntas.” El comentario editorial también acusó al Dr. Parry de introducir suposiciones de hecho en sus preguntas, si bien fue él quien se refirió a los hechos bien documentados.
    Hasta el día de hoy, los defensores de la vacunación acusan a quienes se oponen a la vacunación de expresar opiniones indocumentadas mientras que es al revés.
    Las reacciones nocivas y la ineficacia de la vacunación contra la viruela motivaron la campaña de “erradicación” de los años setenta. La viruela fue declarada erradicada el 8 de mayo de 1980, se detuvo la vacunación y desaparecieron las epidemias, se detectaron pequeños brotes de viruela blanca, viruela del búfalo, viruela del mono, viruela del camello y nombres similares, mientras que la enfermedad era indistinguible de la viruela. Según Arita y Gromyko (1982. Bull WHO; 60 (4): 367-375), el principal beneficio de la erradicación oficial de la viruela fue que la vacunación podría suspenderse en todos los países. Simplemente, la vacunación contra la viruela se había convertido en una vergüenza.
    A principios de 2003, se introdujo la vacunación contra la viruela para segmentos seleccionados de la población de EE. UU. Muchos receptores desarrollaron eventos cardíacos graves (MMWR; 28 de marzo de 2002), miopericarditis (JAMA; 289 (24): 3283-3289) muerte cardíaca (MMWR; 16 de octubre de 2003), foliculitis focal y generalizada (JAMA; 289 (24): 3290 -3294) y otros problemas graves. La explicación ofrecida fue un estado inmunológico deficiente en la población general, agravada por la medicación inmunosupresora. La vacunación tuvo que ser abandonada.” [19]
    TOS FERINA: También llamada coqueluche o pertussis. Las muertes atribuidas a esta enfermedad ascienden a 4750 en 1900. La mortalidad no paró de descender, con algunos picos poco pronunciados, y previamente a la aplicación de vacuna masiva, en 1965, la mortalidad había caído aproximadamente el 99% (Gráfico 16 en comentarios). [1]
    TÉTANOS: En 1901 provocó 882 muertes. Como en la mayoría de enfermedades, la mortalidad fue descendiendo paulatinamente. Este es uno de los pocos casos que la mortalidad no descendió casi completamente antes de la vacuna generalizada, el descenso llegó al 67% antes de la implementación de la vacuna DTP (triple bacteriana) (Gráfico 17 en comentarios) [1]. De todos modos la contribución de la vacuna a esa mortalidad restante es cuestionable, teniendo en cuenta la cantidad de casos que podemos encontrar en la literatura en la que la presencia de la enfermedades en personas con una cantidad de anticuerpos considerados protectores [20][21][22][23][24][25][26][27]. Tengamos en cuenta que el Clostridium tetani es una bacteria anaeróbica obligada (muere en contacto con el oxígeno) [28] razón por la cual no puede florecer en una herida sangrante o superficial, la herida deberá ser profunda y estar localizada en tejidos poco vascularizados o necrosados. El conocimiento respecto a los efectos de la inmunización es limitado e indirecto, teniendo en cuenta que nunca se realizó un ensayo de vacunas con el toxoide tetánico. [29]
    INFECCIÓN MENINGOCÓCICA: La infección por Neisseria meningitidis (meningococo) provocó pocas muertes a principios de siglo (196 en 1900), aumentando hacia finales de la década de los 70 (549 muertes en 1978). A finales de siglo las muertes por meningococo vuelven a reducirse de forma considerable, 49 muertes en 1995 (ver Gráfico 18 en comentarios). [1]
    La primera vacuna para el meningococo (serotipo C, el segundo más prevalente) se implantó a finales de siglo XX (1997), la conjugada en el 2002 [2] y el descenso de los casos de los últimos años tiene un patrón casi idéntico al del serotipo B, para el que no tenemos vacuna generalizada y la que hay está en las farmacias desde 2015 (Bexsero) (ver Gráfico 19 en comentarios). [30][31] 
    POLIOMELITIS: De esta enfermedad no tenemos datos hasta 1931 (161 muertes ese año). Es la única enfermedad infecciosa que al echar un vistazo a los gráficos podemos decir que sí se ve una vinculación clara y destacada entre la vacuna y el descenso de mortalidad (ver Gráfico 20 y 21 en comentarios). [1]
    La cuestión más importante acerca de esta vinculación es fundamentalmente semántica, es decir, la enfermedad se redefinió, cambiándose el criterio diagnóstico. [32]
    Es importante remarcar que lo que preocupa no es el virus, que en alrededor del 95% de “infectados” es completamente asintomático (en el 1% provoca una meningitis que generalmente remite sin secuelas en pocos días y sólo en muy pocos casos, menos del 1%, se asocia al clásico síndrome paralizante [33]), lo que nos alarma realmente es la parálisis infantil, la mielitis flácida aguda o parálisis flácida aguda (PFA). Se sabe que existen diversas causas que pueden producir una PFA, entre ellas varios enterovirus no polio. [34] De hecho, las parálisis infantiles aún persisten en la actualidad, tanto en Europa como en EEUU [38] [39], el año 2016 se notificaron 51 casos en nuestro país. [35]
    La primera vacuna que se usó en España de forma masiva fue la oral, de la cual se acepta oficialmente que puede provocar parálisis en un pequeño subgrupo de población vacunada. [40][41][42][43] Por otro lado, se observaron casos de polio paralítica debida a inyecciones u otras intervenciones, lo que se conoce por “polio inducida por traumatismo” (por ejemplo, una inyección o una amidalectomía) [44][45][46]. ¿Se contabilizaron esos casos como poliomielitis?
    Lo que resulta más desconcertante es conocer cómo se realizan las pruebas de laboratorio (las consideradas más específicas) para determinar la circulación de poliovirus. Primero de todo, la OMS sólo considera poliovirus a los salvajes, no a los asociados a la vacuna. Estos virus vacunales, que son virus vivos, se propagan fácilmente, no sólo a los vacunados, también a sus contactos. [36] Si en el test hay un positivo para un poliovirus y para el virus vacunal del mismo serotipo, el protocolo te deriva al ensayo de poliovirus derivados de vacuna (VDPV de sus siglas en inglés) (ver Tabla 1 en comentarios).
    En el ensayo VDPV, que se supone pretende discernir si el virus es atenuado (Sabin) o salvaje, la prueba puede dar negativa para un virus Sabin, por lo tanto tendríamos un resultado NSL (Non-Sabin Like) y asumiríamos que el poliovirus es salvaje, o positiva, resultado SL (Sabin Like), y en este caso descartaríamos la presencia de virus salvaje. ¿Significa esto que en presencia de virus atenuados (vacunales) no podremos nunca encontrar virus salvajes? ¿Es así como se certifica a una zona como “libre de polio”? [37]
    HEPATITIS VÍRICAS: Se dispone de pocos datos sobre este tipo de enfermedades, tenemos cifras a partir de mediados de siglo y la mortalidad era baja (51 casos en 1951), aunque hacia la década de los 90 aumentó de forma considerable [1] (ver Gráfico 22 en comentarios). La vacuna de la hepatitis B empezó de forma generalizada entre el 1992 y el 1996, respecto a la vacuna de la hepatitis A, sólo se incluye en los calendarios de algunas CCAA y desde hace muy pocos años. [2] 
    Revisando la mortalidad por hepatitis vírica de los últimos años (datos del INE), vemos que la mortalidad se incrementó considerablemente desde 1992, con un pico en 2004 [47] (ver Gráfico 23 en comentarios). Podríamos pensar que dicho aumento se debió a serotipos distintos al B, pero viendo un gráfico de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del periodo 2005/2015 nos damos cuenta que la incidencia hepatitis B tiene un aumento considerable con un pico hacia el 2007/2008 (ver Gráfico 24 en comentarios). Una parte de dicho aumento se podría explicar porque se empezó a declarar más a partir del 1995 que se hizo enfermedad de declaración obligatoria, pero la mortalidad por hepatitis víricas se ha mantenido alta durante muchos años en los que la vacuna ha tenido buenas coberturas, recientemente (des del 2015) se ha observado una ligera disminución. [48]
    REFERENCIAS:
    [1] Anáisis de la sanidad en España a lo largo del siglo XX. Ministerio de sanidad y consumo. Instituto de salud Carlos III 
    http://gesdoc.isciii.es/gesdoccontroller…
    [2] Calendarios de vacunación en España 
    https://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-7
    [3] 10 datos sobre inmunización 
    https://www.who.int/features/factfiles/immunization/es/
    [4] Historia de las vacunas 
    http://proyectoavatar.enfermeriacomunitaria.org/…/historia-…
    [5] Oficina de Enfermedades Infecciosas y Políticas de VIH / SIDA (OIDP) de EEUU: Cinco razones importantes para vacunar a su hijo 
    https://www.vaccines.gov/getting/for_parents/five_reasons
    [6] Historia de las vacunas: Rotavirus 
    https://www.historyofvaccines.org/…/con…/articulos/rotavirus
    [7] Cronología histórica de la influenza
    https://espanol.cdc.gov/…/pandemic-timeline-1930-and-beyond…
    [8] Vacunación frente a la gripe estacional en las personas mayores. Evaluación de la vacuna tetravalente.
    https://www.elsevier.es/es-revista-revista-espanola-geriatr… (Doc https://www.segg.es/…/des…/Documento-vacuna-tetravalente.pdf)
    [9] Reformulaciones históricas anuales de la vacuna antigripal. 
    https://en.wikipedia.org/…/Historical_annual_reformulations…
    [10]¿Qué hemos aprendido sobre la vacunación con BCG en los últimos 20 años?
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5601272/
    [11] ¿Por qué todavía no tenemos una vacuna eficaz contra la tuberculosis?
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4950406/
    [12] Disminución de la eficacia de la vacuna de Bacille Calmette-Guérin contra la tuberculosis pulmonar: una consecuencia del aumento de la supresión inmunológica por los antioxidantes microbianos
    https://academic.oup.com/cid/article/51/2/177/302307
    [13] La prueba de virulencia en placa para la difteria. Stephen D. Elek
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1023322/
    [14] Test Elek modificado para la detección de corinebacterias toxigénicas en el diagnóstico de laboratorio
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC229610/
    [15] Los anticuerpos y su papel como herramientas analíticas en los ensayos inmunoenzimáticos
    http://scielo.sld.cu/scielo.php…
    [16] Técnicas de investigación simplificadas: reacción en cadena de la polimerasa (PCR)
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4102308/
    [17] Aproximaciones actuales al diagnóstico de laboratorio de la difteria
    https://academic.oup.com/…/art…/181/Supplement_1/S138/838456
    [18] Guía de laboratorio para el diagnóstico de Infecciones causadas por Corynebacterium diphtheriae y C. ulcerans
    https://pdfs.semanticscholar.org/…/f0d740eedc7212ba6fd50aa1…
    [19] La creencia y no la ciencia están detrás de las vacunas de viruela y polio 
    https://www.bmj.com/content/345/bmj.e7856/rr/620395
    [20] Tétanos grave en pacientes inmunizados con altos títulos de anti-tétanos.
    http://europepmc.org/abstract/med/1565228
    [21] Tétanos generalizado a pesar de la vacunación y un nivel protector de anticuerpos antitetánicos.
    https://www.amjmedsci.com/ar…/S0002-9629(15)31700-6/fulltext
    [22] Un caso de tétanos clínico en un paciente con nivel de anticuerpos antitetánico protector.
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17269536
    [23] La inmunización no descarta el tétanos
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1127160/
    [24] Tétanos en un paciente inmunizado
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1116846/
    [25] Tétanos fatal en un toxicómano con anticuerpos antitetánicos ‘protectores’. (nótese que la ironía de usar las comillas es de los autores)
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10699520
    [26] Tétanos clínico a pesar de un nivel ‘protector’ de anticuerpos neutralizantes de toxina (nótese que las comillas son de los autores)
    http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=403133
    [27] Un caso inesperado de tétanos.
    https://www.thelancet.com/…/PIIS1473-3099(16)00075…/fulltext
    [28] Clostridium tetani (Tétanos)
    http://www.antimicrobe.org/b100.asp
    [29] La eficacia del toxoide nunca se ha estudiado en un ensayo de vacunas.
    https://www.cdc.gov/vaccines/pubs/pinkbook/tetanus.html
    [30] Anuncio de la llegada de Bexsero a las farmacias. 29 de mayo de 2015
    https://vacunasaep.org/…/anuncio-de-la-llegada-de-bexsero-l…
    [31] Enfermedad meningocócica en España, temporada 2015/2016
    http://revista.isciii.es/index…/…/article/download/1042/1274
    [32] El estado actual de las vacunas contra la polio.
    http://www.vaccination-information-portal.com/…/ratner_1960…
    [33] Poliomielitis: Hechos históricos, epidemiología y desafíos actuales en la erradicación
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/25360208/
    [34] Enterovirus identificados en los casos de Parálisis Flácida Aguda notificados al Sistema de Vigilancia de PFA y a la Vigilancia de Enterovirus. Agencia Española de Pediatría
    https://www.aepap.org/…/enterovirus_en_casos_de_pfa._ccaes_…
    [35] Resultados de la vigilancia de la parálisis flácida aguda y vigilancia de enterovirus, España año 2016
    http://revista.isciii.es/index.p…/bes/article/view/1057/1297
    [36] Poliomelitis, Agencia Española de Pediatría
    https://www.aeped.es/…/files/documentos/poliomielielitis.pdf
    [37] Diagnóstico de poliovirus ITD rRT-PCR Protocolo y Experimentos
    http://www.wpro.who.int/…/polio_rtpcr_training_2012_meeting…
    [38] Brotes de mielitis flácida aguda en los EE. UU.
    https://www.bmj.com/content/363/bmj.k5246
    [39] Aumento de la mielitis fláccida aguda – Estados Unidos, 2018
    https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/67/wr/mm6745e1.htm
    [40] Perspectiva de un país en desarrollo sobre la poliomielitis paralítica asociada a la vacuna.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/15106301/…
    [41] Poliomielitis paralítica asociada a la vacuna en la Federación de Rusia en 1998-2014.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/30201507/…
    [42] Actualización sobre los poliovirus derivados de la vacuna – En todo el mundo, enero de 2017-junio de 2018. Jorba J, et al. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2018.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/30359342/…
    [43] Erradicación de la poliomielitis: la paradoja de la Vacuna Oral de la Polio (VOP).
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/12931339/…
    [44] La provocación de la poliomielitis: resolver un misterio con la ayuda de la historia. https://www.thelancet.com/…/PIIS0140-6736(14)61251…/fulltext
    [45] Riesgos de equilibrio: las inoculaciones infantiles y la respuesta de Estados Unidos a la provocación de la poliomielitis paralítica
    https://academic.oup.com/…/article-abstract/26/4/759/1632296
    [46] Mecanismo de la poliomielitis provocada por lesiones. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC110068/
    [47] Estadística de Defunciones según la Causa de Muerte, 005 Hepatitis vírica (1995-2017)
    http://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=7947
    [48] Una visión general de la hepatitis B
    http://revista.isciii.es/index.php/bes/article/view/977/1196
    [49] Protocolos de las enfermedades de declaración obligatoria. Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud 
    http://gesdoc.isciii.es/gesdoccontroller…

    estudias un poco