Punto de vista Preguntas de una paciente

¿Se puede vacunar bien o mal?

#VacunarBienOMalEticaPublicitaria

He encontrado en el Metro de Madrid un cartel publicitario de una clínica que ofrece las pruebas ELISA para la detección de anticuerpos de la Covid-19. El eslogan utilizado como reclamo publicitario es: ‘¿Te han vacunado bien?‘. Como ciudadana de a pie, este cartel me ha dejado perpleja y con muchas preguntas. ¿Es este un eslogan ético? ¿Se puede vacunar bien o mal? ¿Está cuestionando esta clínica privada la profesionalidad de la Sanidad Pública? ¿No instiga, aun más, el miedo en el que vivimos los ciudadanos?

#VacunarBienOMalEticaPublicitaria

#VacunarBienOMalEticaPublicitaria

Comprendo la utilidad de ciertas pruebas. Se me ocurren un montón de situaciones en las que se puede recurrir a la prueba ELISA. Quizás, estuviste unos días con fiebre en marzo de 2020 y quieres saber si pasaste la Covid-19. O tienes la certeza de que la pasaste, pero tienes curiosidad científica, ganas de saber si sigues teniendo anticuerpos y poca aversión a las agujas. Podrían pedirte esa prueba para algún trabajo, viaje o verbena familiar. En tiempos revueltos, necesitamos certezas y la Sanidad Privada nos ofrece herramientas para obtenerlas. Pero, ¿es ético poner en tela de juicio el esfuerzo de gobiernos, industria, profesionales sanitarios e instituciones internacionales para ampliar tu nicho de negocio?

La frase puesta en cuestión establece una dualidad. Pueden haberte vacunado bien o mal. No apela a otros factores, como haber pasado la enfermedad o la reacción de tu cuerpo a la vacuna. Te han vacunado bien o te han vacunado mal. No solo hay una dualidad, también hay un sujeto. Hay alguien que vacuna bien o mal. La frase no es: ‘¿Estás bien vacunado?‘. La frase señala a un culpable, un “alguien” que te ha vacunado mal. Apunta directamente a la Sanidad Pública, que es la responsable de la vacunación en España. Una clínica privada incita a la desconfianza en la Sanidad Pública, las mutuas y otras clínicas privadas que, bajo la tutela de las Consejerías, han administrado vacunas. Se establece una oposición: lo público frente a lo privado. ¿Es necesario poner en tela de juicio a la Sanidad Pública para mejorar tus rendimientos como negocio privado?

Ahora que han azuzado mi miedo a un posible fallo de la vacuna que me han puesto, si “me han vacunado mal”, ¿qué solución ofrece el anunciante como clínica privada? ¿Me va a ayudar a “estar bien vacunada”? Vaya, parece que no; solo agita mi miedo para hacer negocio, no porque se preocupe de mi salud. Me va a dejar desvalida con mi “mala vacunación”.

No sé si este tipo de publicidad tiene que ser autorizada por algún comité de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Madrid o el Ministerio de Sanidad. Si es así, creo que no han hecho un análisis semántico de este eslogan tan peligroso.

Se podría argumentar que, al fin y al cabo, en la clínica son científicos y no se les da bien los análisis semánticos. No todo el mundo puede ser Marañón o Echegaray. Precisamente por eso, se ponen en manos de las agencias de publicidad, que sí son expertas en las letras. Son los publicitarios los sabios en estos matices. ¿Han sido ellos los que han faltado a la deontología profesional que debería exigírseles?

Firmado:

Una paciente que viaja en Metro con muchas preguntas.

Esperanza Nicolás