Política y Sociedad acta sanitaria hace un llamamiento para que los lectores cuenten su experiencia

La vacunación Covid-19 no impide que aún haya residentes sin poder salir a la calle

El Ministerio de Sanidad ha publicado, este miércoles, 17 de marzo, un documento técnico, firmado el 15 de marzo, en el que adapta las medidas en centros residenciales en el marco de la vacunación Covid-19, que insta a flexibilizar el régimen de visitas y salidas de los residentes, si bien, tal y como relata a Acta Sanitaria el doctor Roberto Colino, que es médico de Familia en el consultorio de El Carpio de Tajo, en Toledo, todavía hay residencias en las que los usuarios, a 17 de marzo de 2021, llevaban “ya un año sin poder salir”.

En el texto ‘Adaptación de las medidas en residencias de mayores y otros centros de servicios sociales de carácter residencial en el marco de la vacunación’, la cartera sanitaria del Gobierno indica que “la mayoría de los residentes en este tipo de centros de España han recibido una pauta de vacunación completa, por lo que algunas de las medidas vigentes hasta ahora pueden y deben aliviarse”.

Por tanto, “en los centros residenciales en los que se ha completado la estrategia de vacunación y en los que no haya un brote abierto” se valorarán acciones como “flexibilizar el régimen de visitas y salidas tras una valoración individualizada de cada residente y de cada centro residencial”, recoge este documento. “El régimen de visitas y salidas de los residentes que no están en aislamiento se mantendrá, en general, con normalidad, si bien podrá adaptarse en función de la valoración por los responsables de Salud Pública de la situación epidemiológica y la estructura de cada centro”, añade.

Sin embargo, los usuarios de la residencia municipal de mayores de El Carpio de Tajo, ya vacunados contra la Covid-19, y algunos que incluso ya pasaron la enfermedad, “llevan un año sin poder salir”, aseguró Roberto Colino, el pasado 17 de marzo. Esto ocurre porque el protocolo de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha señalaba que “se considerará un centro residencial en el que se ha completado la vacunación aquel en el que, al menos, el 90 por ciento de sus residentes y el 90 por ciento de sus trabajadores hayan recibido la pauta de vacunación completa”. En esta residencia toledana no se alcanza dicha proporción de trabajadores vacunados.

“Al otro lado de la reja”

Una de las personas trabajadoras de este centro, amparada por la voluntariedad de la vacunación, se negó a recibir la vacuna contra la Covid-19 y la residencia no cumple el protocolo para que los ancianos puedan salir o recibir visitas, según contó Colino. “Aún siguen aislados, sin recibir visitas, aunque están escuchando en las noticias que muchas residencias se van abriendo porque cumplen los porcentajes. Los familiares solo pueden verles al otro lado de la reja”, describió.

No obstante, este 22 de marzo, el mencionado facultativo informó de que la Consejería “ha retirado la norma del 90 por ciento de trabajadores vacunados”, por lo que los residentes “ya podrán salir”, celebra.

Mándanos tu historia

A raíz de esta situación, en Acta Sanitaria queremos conocer historias como la que ha sucedido en esta residencia de El Carpio de Tajo, en la que los usuarios, a pesar de estar vacunados, no podían, ni tan siquiera, disfrutar de un paseo por el pueblo acompañados de algún familiar, respetando las normas de higiene y distanciamiento pertinentes.

Si quieres denunciar una situación como esta y contarnos tu experiencia como familiar o conocido de algún residente, escríbenos a [email protected].

7 Comentarios

  1. Leticia Iñigo escalonilla says:

    Hola Buenos días. Soy una nieta de una de las residentes en la residencia de El Carpio de Tajo. La cual no podemos acceder a ella porque algunas trabajadoras se han negado a ponerse la vacuna. Y mi pregunta es: porque algo opcional para algunas la repercusión que sea para otros sea una obligación? Se está utilizando la misma vara de medir?
    Todos los familiares estamos muy indignados, y pedimos una solución ya que el tiempo pasa para nuestros abuelos, y cada semana para ellos es mucho tiempo! Gracias y un saludo . Adjunto mi número de teléfono por si queréis más información 666754538

  2. Alberto Recio says:

    Buenas noches a todos. Soy Alberto Recio, gerente de la Residencia Municipal de Ancianos de El Carpio de Tajo desde hace casi 20 años, si bien mi contestación lo es a nivel particular, esto es, sin representar a nadie. Me han trasladado el artículo previo en cuestión y creo que debo contestarlo por ser congruente con mis explicaciones a residentes y familiares de los mismos. Mi intención es aclarar algunos aspectos que creo no se corresponden con la realidad por un lado y, por otro lado, hay afirmaciones que no comparto con el Sr. Colino. Voy a empezar por lo que sí estoy de acuerdo con él y es el dolor interno que me provoca que los abuelos no puedan por ley entrar y salir diariamente a dar un simple paseo con medidas de protección y por otro, más dolor aún me provoca que no puedan recibir las visitas al menos semanales por parte de sus familiares o allegados con la protección citada. Ahora bien, considero que si eso les ha salvaguardado durante todo este tiempo, bienvenida sea la medida; además, en nuestro país, por fortuna, nos debemos someter al imperio de la ley y la regulación es la que es, lo cual no obsta a poder opinar en libertad su contenido procurando su mejora desde la modesta opinión de cada uno.
    En primer lugar quiero matizar que o bien se ha hecho una trascripción de las palabras de D. Roberto Colino que no recogen toda la extensión de su manifestación, o bien no se ajusta completamente a la realidad lo que dice. Él, expresamente afirma que “los usuarios llevan ya un año que no pueden salir”, ya digo, no es del todo cierto, o bien si lo es, en parte es porque voluntariamente residentes y familiares o allegados así lo han decidido ya que la ley, desde hace bastante tiempo permitía esa salida con unas condiciones concretas para ir a un domicilio familiar en el que el residente debería estar al menos 8 días, que actualmente conforme a la última regulación se ha ido acortando primero a salir por al menos 3 días y actualmente a poder salir al menos 2 días como mínimo, con los controles habituales, luego no es cierto que no puedan salir sin más, lo pueden hacer por un tiempo mínimo y unos controles, esto considero importante matizarlo.
    Prosigue diciendo que una de las trabajadoras del centro eligió voluntariamente no vacunarse y por eso motivo no se alcanza el 90% de trabajadores que exige la ley estén vacunados para que los residentes puedan recibir visitas. Recordemos que, aún con ese porcentaje, de momento no podrían salir más allá de lo apuntado en el punto anterior según la ley y lo único que permitiría serían las visitas. Las matemáticas son infalibles en este punto, si hubiera un trabajador/-a no vacunado/-a, significaría que si la residencia tuviera al menos 11 trabajadores sí cumpliría con el 90% vacunado si sólo uno estuviera sin vacunar; pero somos bastantes más, luego hemos de concluir y es algo que por protección de datos no voy a precisar, que evidencia que existe forzosamente más de un/a trabajador/a sin vacunar. No es mi caso, es más, me siento un privilegiado por haber podido administrarme la vacuna.
    El Dr. Colino critica abiertamente la exigencia de la normativa de estar vacunado al menos el 90% como necesidad para poder recibir visitas. Esto al parecer sí le parece bien modificarlo, que ya digo es opinable, pero sin embargo sí se muestra de acuerdo con que permanezca la voluntariedad para que la administración de la vacuna tenga lugar o no entre el personal que trabajamos en estos centros.
    Es cierto que yo tampoco entiendo que de ese porcentaje dependa que los residentes puedan recibir o no visitas pero entiendo mucho menos, y lo digo desde el respeto absoluto a la decisión de cada uno de acogerse al derecho que le concede la ley para optar por la vacunación o no, repito no entiendo cómo la normativa permite a los trabajadores no vacunados trabajar diariamente en contacto estrecho con los usuarios y sin embargo no permite que los familiares de los usuarios puedan verles siquiera una hora semanal con las medidas de seguridad y distanciamiento, incluso test previos en su caso. Yo tampoco entiendo cómo la ley al personal que está trabajando con mayores de 65 años no le impone esa obligación de vacunarse o bien si no se quiere imponer por salud pública, al menos impide que puedan ejercer esa actividad en este sector. Y en todo caso si todo eso se permite, efectivamente no entiendo que debiera existir ningún porcentaje entre los vacunados para permitir o prohibir las visitas a los usuarios. Sólo en este último caso y si no admitimos los anteriores, comparto la opinión del Dr. Colino, pero desde mi punto de vista la ley debe modificarse en el sentido de obligar a la vacunación del personal que trabaja a diario con mayores de 65. Me consta que todos los familiares, y me lo han transmitido a diario, tienen muchísimas ganas de poder visitar al residente respectivo y que pueda salir a pasear pero ninguno de los que han hablado conmigo entienden ni comparten que la ley no imponga esta obligación de vacunación al que a diario presta sus servicios a su familiar o allegado, para, de ese modo, proteger mejor a su residente.

  3. Roberto Colino says:

    Me alegra, ¿cómo no?, coincidir con el Director de la residencia en la preocupación por el encierro de los ancianos, aunque esa preocupación ha dado lugar a varias iniciativas ante las autoridades responsables por mi parte, y por la suya a ninguna. La respuesta de la Junta Directiva a mi primer escrito en Agosto, solicitando su actuación fué que no pensaban hacer ninguna reclamación, pero que podía hacerlo yo. Sé que el Sr. Alberto Recio no firma las decisiones de la Junta Directiva, pero es lo mismo que me ha manifestado en repetidas ocasiones. Pero es posible que las cosas cambien en adelante, nunca es tarde.
    Dos puntualizaciones de tremenda importancia para los que desconocen la situación de la Residencia respecto al Covid o desconocen el efecto de la vacuna:
    1.- TODOS LOS ANCIANOS PASARON LA COVID EN ABRIL-MAYO de 2020 (una excepción que puede confirmar la regla).
    2.- LA VACUNAS ACTUALES NO EVITAN LA TRANSMISIÓN DE LA COVID; aunque había dudas de que pudiera aumentar la transmisión (ha habido varios brotes en residencias tras la vacunación), con los datos actuales esto parece también descartado. Por suerte las autoridades sanitarias de todo el mundo discrepan con Usted en lo de hacer la vacuna obligatoria en ningún caso (además siguen existiendo dudas sobre sus efectos a largo plazo y el propio laboratorio se ha eximido de esta responsabilidad). Pero, ¿donde queda el respeto a las personas, a los trabajadores?; claro, es más fácil presionar al débil que protestar a la autoridad competente; incompetente en este caso. Y presionarlas hasta que revientan: eso se llama cobardía, con todas las letras, y en términos laborales se llama mobing, donde los que estamos alrededor y lo consentimos también tenemos nuestra parte de responsabilidad.
    Aunque seguimos desconociendo mucho de la Covid y de las vacunas, lo que sí sabemos es que no es lo mismo la Covid de inicio que la reinfección; son cosas absolutamente distintas, como el día y la noche. Es verdad que en ambos casos las horas tienen 60 minutos, pero las diferencias son enormes. Así pues estamos aplicando medidas para la Covid a personas que ya lo han pasado. Desde hace 10 meses los tenemos encerrados, pero no para protegerlos de la Covid; a mi esto me averguenza. Durante estos meses los he visto llorar muchas veces, sufrir, engordar, agravar sus enfermedades, los he visto (siempre) anhelar un abrazo, un beso de sus familiares, de sus hijos y nietos, he visto a los familiares llorar al otro lado de la reja, mudos ambos… para protegerles ¿de qué?. Se han vacunado (incluso con dos dosis) con la esperanza de salir, exponiendose a los efectos secundarios, y tampoco vale.
    Si, es cierto que pueden salir a dar un paseo o tomarse un café… y no volver antes de 2 días. Y antes eran 3, 5, 8 y 10; esto parece una burla. ¿Con qué criterio científico se decide esto?, como lo del 90 % de trabajadores vacunados para que puedan salir. ¿Como se puede decidir tan a la ligera sobre la libertad de las personas?. Son personas que nos dieron este “estado del bienestar” que tenemos; ¿qué respeto les estamos mostrando?. Son personas que estan apurando sus últimos años o días de vida, que han muerto lejos de los suyos, que ni se les ha permitido salir a enterrar a su hija; ¿cómo puede un ser humano hacer esto?, ¿alguien les va a pedir perdón alguna vez, mirandolos a la cara?.
    Ya sé la respuesta, el día de mañana se abriran las puertas y todos contentos, olvidar los muertos, los abusos. A mi siempre me quedará la verguenza de lo vivido, no podré olvidarlo

  4. Alberto Recio says:

    Buenas noches, Sr. Colino:
    Una vez más usted hace lo de siempre, como su Iluminación debe ser Divina, y está en posesión de la Verdad, por encima de cualquiera, usted no asume un error y nos da clases médicas a todos sobre la ineficacia de las vacunas porque lo sabe usted claro y debe ser que el resto de la comunidad científica internacional, así como de políticos son unos ignorantes porque no le hacen caso.
    Le reitero lo que le decía en mi escrito, usted miente cuando dice que no pueden salir, ahora intenta matizarlo y reconoce lo de las salidas por un tiempo determinado, pero falta a la verdad en su declaración inicial; después podemos estar de acuerdo que sea ineficaz, pero diga la verdad al menos.
    También falta a la verdad a sabiendas cuando dice que sólo hay una trabajadora que no se haya puesto la vacuna ¿Intenta proteger a alguien? Porque ya se le está viendo demasiado el plumero; al menos no ataque a las matemáticas. Es mentira que sólo una trabajadora no se vacunara, en ese caso se hubiera cumplido la ratio exigida, pero usted no lo reconoce, da igual.
    Ahora vuelve a mentir cuando dice que todos los ancianos pasaron la covid; no es verdad, pasaron la covid los ancianos que había pero hubo nuevos ingresos que hasta donde sabemos, no han pasado la covid, luego hay más de uno y si es que a uno lo consideramos excepción, supera la excepción; al menos precise los datos. También añada que no todos los residentes tenían anticuerpos pese a haber pasado la covid y diga, como ha manifestado abiertamente, que su intención era que salieran aún antes de estar vacunados; ya le anticipo que la gran mayoría de los familiares esto lo veían una temeridad y me uno a ellos en esa apreciación.
    Usted dice que ha tenido iniciativas ante las autoridades responsables para que los residentes salgan y yo no las he tenido. Desconozco sus iniciativas, parece que mucho caso no le han hecho, y lo que sí es cierto es que la Consejería de Sanidad de la que usted depende organizativamente es precisamente la que lleva a cabo este tipo de regulación contra la que usted va con fecha 3 de marzo pasado y que regula tanto la forma de las visitas (exige ese 90% de vacunación entre trabajadores y también entre residentes), como de las salidas. Mi iniciativa en esto no es incumplir la ley que parece ser es lo que usted pretendía, sino cumplir a rajatabla con la legislación de cada momento y que ha ido prescribiendo cómo ir actuando en cada caso, y por cierto dentro de todos esos problemas de salud que usted apuntaba, a lo mejor también el haberla cumplido nos ha podido librar de no ir a verlos con flores al cementerio, quizás a ellos y también a algunos trabajadores entre los que me incluyo, eso no lo podremos saber, y mejor así.
    Es cierto lo que usted dice que las autoridades sanitarias mundiales discrepan conmigo a la hora de imponer la vacunación en ningún sector, cierto; y si tan al pie de la letra las sigue aplíquese que es igual de cierto que recomiendan sobremanera la vacunación de toda la población y que todos los países, creo a excepción de Tailandia han optado por intentar vacunar al mayor número de sus ciudadanos, esto también lo recomiendan ehhh. De todos modos léase mi escrito de nuevo yo decía que opino que la vacunación debería ser obligatoria no para todo el mundo sino para los trabajadores que desarrollen su actividad con mayores de 65 años y en todo caso, si eso no se acogía yo seguía diciendo que se cambiara la norma y no restringieran las visitas en ningún caso. Seguía diciendo que no entendía cómo puede haber un contacto estrecho de las no vacunadas con los residentes a diario y ellos no podían recibir una hora semanal a un familiar con medidas. No afirme lo que yo no he dicho, lo que ahora reitero es lo que ya dije en su momento.
    Y el tema de los brotes en residencias tras las segundas vacunaciones, hasta donde yo conozco, se deben en la mayoría de los casos a que se contrajo la covid entre la primera dosis y la segunda o entre la segunda y el periodo que prescribe cada vacuna para su eficacia, esos 8 días me parece que son; y en todo caso cuando eso no ha sido así, todo lo que he leído es que cuando se ha registrado algún caso de infección después de esas dos dosis más periodo de 8 días, han sido asintomáticos SIEMPRE, no infunda miedo, por ahora no fundado.
    Y digo yo, tener ese pensamiento, recordemos que no tengo ningún poder de decisión en la empresa, es decir opinar que desde mi punto de vista, sí considero que se debería obligar a esa vacunación en personas que trabajen con mayores de 65 años, que además acabo de exponerlo concretamente el día 18 pasado ¿supone para usted no respetar a los trabajadores? Lo primero que dije es que respetaba la decisión de todo aquel que había optado por no vacunarse y que yo entendía que la legislación era incongruente, siempre critiqué la legislación y no a mis compañeras. Sería algo así como no respetar a los ciudadanos por imponerles abstenerse de tomar alcohol si van a conducir, por cierto que los valores iniciales permitidos con el tiempo se fueron rebajando hasta los días actuales; igualmente sería no respetar los derechos de la persona, el de su libertad por ejemplo, por obligarle a ingresar en prisión después de haber cometido un ilícito penal; pero claro es que eso es lo que regula la ley, yo simplemente afirmé que desde mi punto de vista eso debería regularse de ese modo y si no se hacía, pues dejar libertad para las visitas porque ya le dije, tampoco yo entendía ese porcentaje del 90%.
    Finalmente le reitero, contentísimo y privilegiado me siento por haber podido administrarme la vacuna, no sólo como usted dice, cuando le interesa, porque toda la comunidad internacional de forma aplastante abogue por ello, no le engaño que me sirvió mucho conocer su opinión “contraria” a la vacuna para yo terminar de disipar cualquier atisbo de duda que hubiera tenido, y que no fue el caso, sobre la misma y su eficacia, y asumo cualquier resultado sí, sea el que sea, mi conciencia me asegura que hice lo que debía hacer.
    Y en algo vuelvo a coincidir con usted, de todo esto siempre me quedará el sufrimiento de lo vivido, mi pena e impotencia por los mayores que se fueron de aquella manera, algunos pude acompañarles en sus últimos instantes y no lo voy a olvidar; también la vergüenza de mucho de lo escuchado, visto y vivido, como usted, tampoco podré olvidarlo.

  5. Oliva Muñoz says:

    Buenas tardes. Soy familiar afectado. Mi madre está en una Residencia y llevo meses sin verla por las diferentes normativas cambiantes a cada momento.
    Nunca he entendido por qué SALIMOS TODOS MENOS ELLOS (¿Qué mal hicieron? ¿Qué nosotros no pudiéramos cuidarlos?)
    Puedo imaginar que esa es la preocupación del tema. Mi madre dice que nunca más la pasearán por las calles, ni verá los árboles si no es desde una ventana.
    He llegado a pensar que lo que se va buscando es que LAS RESIDENCIAS DESAPAREZCAN o INCLUSO ELLOS.
    Sé que la normativa dice, que si no llegan a unos porcentajes no se puede entrar. Ni siquiera a 2 metros de distancia y con mascarilla FFP2 a verla, pero también dice que ME LA PUEDO LLEVAR A MI CASA mínimo 48 horas. Por lo tanto SI QUIERO, puedo verla, e incluso abrazarla.
    El caso es que mi casa no está acondicionada, imagino que como la de muchos, ni yo me siento preparada para cuidar a alguien en silla. Pero eso no es excusa para ATACAR a quien con tanto cariño, esfuerzo y dedicación, ARRIESGANDO su vida y la de los suyos, no han decidido vacunarse.
    También a ellos, el gobierno les ha dado dos oportunidades (Sí o no) unos lo hicieron y otros no y no voy a entrar en soluciones fáciles.
    Por otro lado he leído mucho y me he informado y hasta donde sé, LA VACUNA NO EVITA LA ENFERMEDAD. Sí, supuestamente, evita la gravedad que es lo que se pretende para NO COLAPSAR LA SANIDAD. Por otro, tampoco NO EVITA EL CONTAGIO, por lo que puedo deducir que el NO vacunado es la persona con más riesgo de sufrir la enfermedad si se llegara a contagiar y estar más grave, lo cual quiere decir, que es otra vez el que más arriesga su salud y no la del vacunado.
    En resumen: ¿por qué mi madre no puede recibir visitas( Ella está vacunada, con menos riesgo de gravedad) pero SÍ me la puedo llevar 48 horas a mi casa (yo que aun no estoy acunada)?
    ¿Dónde está la lógica del ACOSO a [email protected] pobres que se ARRIESGARON antes y lo hacen ahora?
    Yo las admiré entonces por su valentía y ahora, aunque su decisión me parezca más o menos acertada TAMBIÉN (NO SE PUEDE JUZGAR A NADIE, NADIE ES QUIEN PARA HACERLO)
    Entonces, ¿con que doble moral voy a criticar yo la decisión de las personas que deciden (POR LAS RAZONES QUE SEAN) no vacunarse, cuando el gobierno me da a mí la opción de llevármela a mi casa y no lo hago porque decido que no puedo?
    ¿Cómo voy a poner sobre los hombros de otras personas esta responsabilidad cuando CUIDARON a mi madre cuando yo no pude, la CONSOLARON en sus momentos débiles, la ABRAZARON cuando yo no estaba y me mandaban día tras día FOTOS Y VÍDEOS con su sonrisa y su agradecimiento por tenerlos a su lado?
    Por tanto lo único que se puede decir es que los señores del gobierno pretenden ponernos unos en contra de los otros y que nos odiemos. Y que además lo están haciendo perfecto. Si lo que verdaderamente desean es nuestro bienestar que por favor busquen una solución a este problema razonable.
    SI YA ESTÁN VACUNADOS, TIENEN LOS MISMO DERECHOS QUE LOS DEMÁS.

  6. Roberto Colino says:

    Pues coincido en gran medida con este comentario. La gestión de esta pandemia por los responsables políticos ha generado muchos muertos y ha roto la cohesión social. No adelantamos nada con estas discusiones ya que no tenemos capacidad de decisión.
    Cohesión social es apoyar a los otros, agradecer estos apoyos, respetar a las personas, a los ancianos y a los trabajadores.
    Contestando al Sr. Alberto Recio, creo que no aporta nada en el análisis el precisar que solo una, de los sesenta y tres residentes, no presentó anticuerpos o PCR + (quizás ya se hubieran negativizado). Creo que se puede simplificar diciendo que, desde mayo-2020, las medidas que se adoptan en la Residencia no son para proteger a los ancianos del Covid, sino de la reinfección de Covid; algo totalmente distinto. Las medidas que se adoptaron para protegerlos, previamente, fueron totalmente inútiles puesto que se contagiaron todos. El refrán del pueblo “después de liebre ida, palos en la cama” es perfectamente aplicable aquí, con la salvedad de que, en este caso, el virus se ha ido y al que estamos moliendo a palos es al anciano, que sigue aquí.
    Podemos entrar en las otras matizaciones, que reconozco, pero que no modifican sustancialmente el fondo del asunto.
    ¿En qué les hemos ayudado con todas las medidas de protección?, ¿cuanto les hemos perjudicado con estas medidas?; sinceramente creo que les hemos hecho mucho más daño que beneficio. No es fácil reconocerlo pero, en este caso, les hemos hecho nosotros más daño que el propio virus, aplicando esa “protección”. Y les seguimos dañando con el encierro; no les estamos protegiendo.
    De verdad que me sorprende la docilidad con que aceptamos y sufrimos normas absurdas. Que claro que hay que acatar, pero podíamos protestar un poco o pedir argumentos,¿no?; con el 90% de trabajadores vacunados pueden salir a su casa y convivir con personas no vacunadas; ¿hemos perdido la capacidad de razonar, la capacidad de protestar y defender nuestros derechos, o todas ellas?.
    Mantengamos nuestra dignidad como personas, respetemos la dignidad de los trabajadores, reclamemos la dignidad humana pisoteada de nuestros ancianos. ¿No estamos todos de acuerdo en esto?. Que les dejen salir ya; si quieren que les apliquen los protocolos de reinfección de Covid, que los estudien, pero que no sigan aplicandoles los protocolos Covid, que la liebre ya se fué hace 10 meses.

  7. Alberto Recio says:

    Buenas noches de nuevo, Sr. Colino, aquí estamos, hoy más breves porque prefiero emplear mi tiempo de otro modo y ya sí he entrado en una zona de estar perdiéndolo, así que por mi parte creo que hasta aquí con usted.
    Para usted el señor Alberto Recio no aporta nada en su escrito, no esperaba menos, ni intención tengo, la aportación entre usted y yo es recíproca, lo cual me enorgullece, ya se lo dije, como opinión contraria, a mí, en muchas ocasiones, lo que usted manifiesta, me sirve y las diversas experiencias me han ido dando la razón, no sólo en el ámbito de la medicina sino en general.
    Hoy ya digo soy más breve, escribió usted 4 cosas, mintió en todas: Falso que no puedan salir los residentes, falso que sólo una trabajadora no se vacunara, falso que todos los residentes hayan pasado la covid (un pcr negativo más varios residentes sin anticuerpos en su momento, más ingresos nuevos sin anticuerpos); y falso que yo no respetara la decisión de mis compañeras, expresamente respeté su decisión.
    Cierto que las autoridades sanitarias mundiales mayoritariamente recomiendan enérgicamente la vacuna como única forma de responder al virus y todos los países, salvo Tanzania intentan vacunar a sus conciudadanos. Cierto que los políticos basados casi siempre en criterios médicos establecen unas medidas más o menos acertadas para contener al virus.
    En el resto de pronunciamientos técnicos médicos que usted hace, ni los valoro, a fecha de hoy creo que las autoridades sanitarias mundiales, europeas, de nuestro país, la OMS, están en un nivel superior al suyo en temas médicos, es mi modesta opinión, y son los que deciden las medidas mejores o peores en cada momento, le animo a que convenza a sus colegas de profesión con sus firmes proposiciones y quizás todo esto cambie, ellos tienen argumentos médicos para contestarle, yo no así que no pierda el tiempo conmigo. Mientras tanto, sigo absolutamente de acuerdo con ellos, no con usted.