Política y Sociedad En la presentación del primer manual online de vacunas

La prevención y la Salud Pública mejoran con el estudio de las vacunas en los Grados sanitarios

La prevención y la Salud Pública mejoran con el estudio de las vacunas en los grados de las profesiones sanitarias y de las ciencias de la Salud, según se ha afirmado en la presentación del libro ‘Vacuna a vacuna‘, en la Fundación Sicomoro este lunes, 1 de octubre, obra a la que introdujo el editor de Amazing Books, Javier Abrego.

María José Álvarez Pasquín

La médico de Familia del Centro de Salud de Santa Eugenia (Madrid) y coordinadora del libro, la doctora María José Álvarez Pasquín, razonó que bajar la guardia en materia de vacunas explica que sólo el año pasado hubiera 40.000 casos de sarampión en Europa, de los cuales 37  desembocaron en fallecimiento, además de la generación de importantes secuelas como retraso mental en niños, entre otros problemas derivados de una prevención deficiente. Un fenómeno que se observa de manera alarmante, avisó, en países avanzados en otros terrenos como, por ejemplo, Francia y Italia.

Según sus palabras, el continente se encuentra ante una crisis de salud pública, acusado por la “vacilación” o duda vacunal, que genera descrédito, falta de confianza y  dificultades de acceso a las vacunas, especialmente si se trata de fármacos no financiados por el Sistema Sanitario, en el caso español.

En busca de certezas

Tal como precisó la doctora, tal vacilación social oscila entre el rechazo total y otros más selectivos frente a las vacunas, lo que deriva, estimó, en aceptaciones parciales de los calendarios vacunales.

Ante esta realidad es imprescindible, afirmó, difundir el conocimiento científico sobre la prevención y las vacunas, con superación del término movimiento “antivacunas”, ya que este no es homogéneo. Porque entre sus motivaciones hay razones ideológicas, religiosas y de otro género, según argumentó.

Gripe, papiloma y triple vírica

Dado que las vacunas cuestionadas en mayor medida son aquellas para la gripe y el virus del papiloma humano, junto a la triple vírica, el rechazo viene del escaso riesgo percibido de contraer esas enfermedades infecciosas, frente a un peligro mayor de las propias vacunas, erróneamente fundado, según la doctora.

Ello se traduce en un retroceso de las vacunas por inacción administrativa, falta de empuje industrial y menor fuerza prescriptora, de la que Álvarez Pasquín excluyó a los pediatras, por ser firmes partidarios de las vacunas. Con riesgo, alertó, de afectar a las coberturas vacunales y de que rebroten enfermedades como la tos ferina, difteria, la poliomelitis y el brote infeccioso detectado en el parque Disneylandia de California, que ahora afecta a Europa.

Javier Abrego

Marasmo Internet

En opinión de la doctora, los robots informáticos bots y trolls difamatorios diseminan bulos e infundios contra las vacunas en Internet, con mezcla perniciosa de noticias falsas en la red de redes.

En este amasijo se mezclan y pierden las opiniones de los especialistas con las de los tendenciosos, con dominio de un discurso apasionado que nubla la razón de los internautas. Con un papel distorsionador también de las redes sociales, según el criterio de la doctora.

Para la médico de Familia de Santa Eugenia, en la selección de búsquedas de Google priman las noticias menos adecuadas según el criterio de los especialistas en Epidemiología, con amplificación de los efectos secundarios y otras cuestiones desenfocadas.

Tal como refirió la ponente, el 78 por ciento de los ciudadanos occidentales buscan información en Internet, aunque, afortunadamente, mantiene al médico como agente más fiable en la transmisión de la información de salud.

Según la ponente, no hay que practicar el frentismo contra los antivacunas, que son muchos y muy diversos, sino, por el contrario, entablar un diálogo fluido con la población, sobre las virtudes de las vacunas.

Sobre la inmunosenescencia

Celebró Álvarez Pasquín la tercera edición del libro, como elemento para el debate abierto, con objeto de dar herramientas adecuadas a los ciudadanos y a los profesionales sanitarios, en materia de prevención. Y para difundir conceptos todavía poco conocidos como la “Inmunosenescencia”, entendida como el deterioro de las defensas inmunitarias de la población mayor, cada vez más grande en las sociedades avanzadas. Como ejemplo de ello citó el herpes zóster, que tanto castiga a las personas de edad.

Profesionales que sí se vacunan

En respuesta a una pregunta de Acta Sanitaria, sobre la vacunación de los profesionales sanitarios, siempre por debajo de lo recomendable, Álvarez Pasquín afirmó que, en hepatitis B, con tres dosis y protección de por vida, ofrece un 95 por ciento de vacunación en profesionales sanitarios, como tasa muy satisfactoria. En cuestión de triple vírica y vacunación contra la varicela, también vio Álvarez Pasquín unas buenas tasas, aunque habría que incidir más en los profesionales que trabajan con inmunosuprimidos y UVIS pediátricas, reflexionó, que deberían vacunarse en su totalidad.

En gripe, la ponente lamentó que los profesionales sanitarios a veces comparten ideas equivocadas con la población general, especialmente si ellos mismos son pacientes de alto riesgo, si padecen tener enfermedades ciertas enfermedades crónicas, como, por ejemplo, la de Crohn, la colitis ulcerosa o el cáncer entre otras.

Igualmente, afirmó que, en la población general, la vacunación contra la gripe es aconsejable a mayores de 60 años, aunque esto no debería descuidar la protección a capas de población más jóvenes.

Ángel Gil de Miguel

Incidir en la Universidad

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, el doctor Ángel Gil de Miguel, aseguró que apostar por la prevención siempre es trabajar por la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) y mejorar la salud de todos.

En ese afán, consideró imprescindible que se mejore la formación en vacunología de los profesionales sanitarios, aunque reconoció que cambiar actitudes en profesionales asentados es más difícil.

Por ello,consideró que resulta más interesante formar con buenos fundamentos a los futuros agentes sanitarios. Precisamente para hacer ganar peso a las vacunas en los grados de ciencias de la salud, aseveró que el libro se perfila como una buena guía en todo lo relacionado con las vacunas y la prevención.

Testimonio permanente

De igual modo, señaló el representante universitario que la accesibilidad del libro desde la página web de la AEV, también es un gran acierto, porque facilita su consulta por los estudiantes y profesionales más jóvenes. Alabó también el catedrático a la asociación representada por García Rojas y Álvarez Pasquín, al mantener vivo el documento con mejoras constantes en sus reediciones.

Según la Ley de Salud Pública vigente, Gil de Miguel recordó que la defensa de la salud individual no debe causar nunca perjuicios a la salud general. Por ejemplo, explicó, si no se vacuna a un niño a los 12 meses, puede contagiar de sarampión a los otros compañeros de guardería, cuando acuda a ella a los dos años. Y citó el caso de un niño que falleció de difteria en Olot (Gerona).

Para ratificar la necesidad de vacunar, el catedrático se apoyó en las palabras del ex presidente de Médicos sin Fronteras, José Antonio Bastos, cuando afirmó que el que se opone a las vacunas es que no ha visto nunca morir a un niño de sarampión.

Así, insistió en que las vacunas cumplen un papel solidario, lo que ya permite hablar de un 32 por ciento de profesionales sanitarios que se vacunan de gripe, con un máximo del 50 por ciento en la Comunidad Valenciana.

En otro aspecto, añadió que, gracias a una recomendación expresa del Ministerio de Sanidad, se supera, poco a poco, la idea de que sólo son los mayores los que tienen que vacunarse. Al igual que ocurrirá, vaticinó, al aumentar la formación de los estudiantes de Medicina y otras profesiones sanitarias en vacunología.

Amos José García Rojas

Sin frentismos

El presidente de la Junta Directiva de la Asociación Española de Vacunología (AEV), el doctor Amos José García Rojas, invitó a que las sociedades científicas entren en un profundo proceso de reflexión para transmitir el conocimiento de manera más amplia y eficaz a la población general. Así se podrá, según expresó, mantener a los ciudadanos al día sobre el enorme dinamismo científico que afecta a las vacunas.

García Rojas, que también es jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública de Canarias, destacó el carácter multidisciplinar de las vacunas, que afecta a muchas especialidades médicos, la Farmacia, la Epidemiología y Enfermería, entre otras profesiones.

Del libro, García Rojas alabó que haya sabido plasmar todas las facetas de las vacunas y los profesionales a los que les conciernen. Apostó también por no hablar de antivacunas, al igual que tampoco se identificó él mismo como “provacuna”, sino como profesional partidario de fármacos que previenen enfermedades potencialmente mortales en muchos casos.

Para García Rojas, tan importante como vacunar es impulsar todas las herramientas de prevención de la enfermedad y promoción de la enfermedad de las que se disponga en cada momento. En ese punto, afirmó que una excelente “vacuna” para el VIH, y otras Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), es el simple preservativo.

Buenas tasas vacunales en la infancia

Con tasas vacunales superiores al 95 por ciento de media, el epidemiólogo canario estimó que, en España, se hace un uso bastante satisfactorio de las vacunas, a pesar de que hay algunos padres que piensan que lo progresista es dar leche cruda y no vacunar a los niños, como ejemplo de sinrazón en la postmodernidad en la que vivimos.

No obstante, afirmó García Rojas que se vacuna muy bien en la infancia, pero que luego se descuida esta prevención en la adolescencia y especialmente en población anciana. También sugirió que las vacunas, en los países de rentas bajas, son una conquista social para sus poblaciones.

Como contestación a Acta Sanitaria, García Rojas aseguró que él mismo se vacuna todos los años, por su propia salud y por la de los demás. Además de para dar ejemplo a sus pacientes, recalcó. Concluyó también con la necesidad de incidir en la vacunación de las mujeres embarazadas, cuya cobertura vacunal ha subido un 20 por ciento en la comunidad canaria en los últimos tiempos.

Deja un comentario