Farmacia Según la nueva ficha de recomendaciones de SEFAC

El uso de productos adecuados en higiene de la piel, clave para combatir la dermatitis atópica

— Madrid 27 Nov, 2018 - 5:37 pm

Con motivo del Día Mundial de la Dermatitis Atópica que se celebra este martes, 27 de noviembre, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) ha publicado una nueva ficha de la serie ‘Recomendaciones‘, en la que se recoge que la utilización de productos inadecuados en la higiene e hidratación de la piel, situaciones de estrés y el uso de ropa inadecuada son solo algunos de los factores que pueden desencadenar brotes de dermatitis atópica.

Jesús Gómez

La dermatitis atópica es una enfermedad cutánea inflamatoria de carácter hereditario, que tiene lugar mayoritariamente durante infancia y cuya prevalencia aumentó durante los últimos años en las grandes ciudades, debido a factores como el estilo de vida occidental, el aumento de la edad materna y la polución, entre otros. En aproximadamente el 60 por ciento de los casos la enfermedad se manifiesta durante el primer año de vida. Se trata de una patología crónica, que no tiene causa precisa conocida, al tratarse de un proceso multifactorial asociado a alteraciones dermatológicas e inmunológicas.

El individuo afectado de dermatitis atópica tiene una piel muy seca y sufre prurito intenso, por lo que el uso de productos inadecuados en su higiene diaria puede desencadenar brotes y provocar la persistencia de la dermatitis. Por ello, SEFAC subraya que el uso diario de emolientes específicos y adecuados ayuda a espaciar los brotes y recidivas.

La hidratación de la piel atópica debe realizarse después del baño, cuando aún la piel está un poco húmeda. Se deben aplicar multiprotectores emolientes, especialmente en las zonas más expuestas a los agentes externos como la facial, antes de salir al exterior, sobre todo en lugares de clima frío.

Evitar cambios bruscos de temperatura

En general, los afectados por dermatitis atópica deben evitar los cambios bruscos de temperatura y los excesos en la calefacción. La temperatura y la humedad de las habitaciones deben mantenerse constantes. Se debe evitar el secado por fricción con la toalla o el uso de secadores, que puede irritar la piel. En su lugar, se recomienda efectuar el secado mediante toques con la toalla. Además, cortar y limpiar con frecuencia las uñas es vital para evitar infecciones derivadas del rascado.

La nueva ficha de recomendaciones de SEFAC incluye también una serie de respuestas a preguntas frecuentes sobre la enfermedad, con las que se trata de combatir tópicos y proporcionar información científica y práctica tanto a quienes sufren la patología como a su entorno.

Deja un comentario