Política y Sociedad Aviso desde la jornada de la Fundación Bamberg sobre Innovación y Sostenibilidad del SNS

Urge implicar a pacientes y clínicos al sumar medicamentos de alto impacto a la Sanidad

Urge implicar a pacientes y clínicos al incorporar medicamentos de alto impacto en economía y salud a la Sanidad, según se ha instado desde la última jornada organizada por la Fundación Bamberg, entidad comprometida con la rápida llegada de la innovación terapéutica a los pacientes que la precisan, sin renunciar a la sostenibilidad de un sistema sanitario moderno, equilibrado y eficiente.

Ignacio Para

Un reto a lograr

El presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, aseguró, en la apertura de este acto, que la incorporación de terapias innovadoras de alto impacto en salud supone uno de los principales retos a los que se enfrentan los servicios de salud de la Unión Europea (UE).

En su discurso, Ignacio Para celebró poder asistir al surgimiento de nuevas terapias y medicamentos que apuntan y logran la curación de patologías que antes carecían de tratamiento, de forma que se reducen los sufrimientos y los gastos médicos y asistenciales generados a lo largo de la vida del paciente crónico, efusión que compartió con todos los asistentes al afirmar que la década de los años 20 del siglo XXI será la del esplendor de las terapias génicas.

Gastar más en Sanidad

Entre los hitos recientes del sistema innovador del país, Para incluyó el sistema de información para determinar el ‘Valor Terapéutico en la Práctica Clínica Real de los Medicamentos de Alto Impacto Sanitario y Económico en el Sistema Nacional de Salud (SNS)‘ (Valtermed), obra del Ministerio de Sanidad, y el plan de abordaje de terapias avanzadas del sistema sanitario, aprobado en 2018.

Aunque en el platillo del deber de la balanza de su análisis, este directivo lamenta que España solo destinara 75.025 millones de euros a gasto sanitario público en 2019, es decir, un triste 6 por ciento del PIB de ese año, en contraste, por ejemplo, con la aportación de la industria farmacéutica al poder innovador del país, por valor de un 6,8 por ciento.

En ese punto, se alineó Para con las tesis del profesor Morales-Olivas, que es docente de la Universidad de Valencia, cuando defiende que el precio no debería ser nunca un impedimento, si es capaz de resolver un problema importante de salud, como demostrarán los medicamentos que han de llegar para erradicar la Covid-19, al decir de la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

Para avanzar en estos y otros temas, el presidente de la organización convocante emplazó a todos a acudir, el lunes, 7 de junio, a participar en la próxima sesión de esta Fundación, que se centrará en asuntos de logística y aprovisionamiento sanitario, mientras que este miércoles, 26 de mayo, él mismo dictará una conferencia sobre la Medicina del futuro que empieza a ser presente, en el Ateneo de Madrid y también en streeming

Horizon sacanning

A lo largo de esta jornada, Para mostró su apuesta por difundir la metodología de Horizon Scanning, de cara a saber de manera anticipada las innovaciones que están al caer. En otro aspecto, razonó que la cronicidad es buena noticia desde el momento en el que las personas dejan de morirse por una patología, pero, también, se convierte en un problema si hay una cura disponible y no se puede usar.

Costes de invención

Reclamó el máximo representante de la Fundación Bamberg que se calculen los costes que se ahorran con las nuevas terapias, en contraposición a los asistenciales que suponen tener una patología crónica a lo largo de buena parte de la vida, con diferenciación, además, entre los coste de invención y de producción de los nuevos medicamentos, primer capítulo al que vinculó los costes más elevados.

También, Para propuso anticiparse para que el último tramo de la vida de todos no sea tan costoso en recursos, mediante un envejecimiento saludable. Además, y para todos aquellos interesados, recomendó la lectura del informe de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO), en el que se dibuja todo lo que está por llegar en innovación frente al cáncer.

En gratitud y amistad

En sus palabras finales, el presidente de esta organización dio sus más afectuosas gracias a las compañías patrocinadoras de este evento, las farmacéuticas Boehringer Ingelheim, Lilly, Chiesi y Biogen, sin olvidarse un instante tampoco de citar a los grupos sanitario Ribera Salud y asegurador ASISA, corporaciones que acompañan a la Fundación Bamberg en todo su camino al servicio del conocimiento y la revitalización del sistema sanitario español.

Iñaki Gutiérrez-Ibarluzeta

Permitir retornos de inversión

El presidente de la Sociedad Internacional de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (HTAi), Iñaki Gutiérrez-Ibarluzeta, defiende los altos costes de las innovaciones desde la necesidad de las compañías farmacéuticas y de dispositivos sanitarios de obtener rentabilidad a sus altas inversiones, a lo largo de vidas cortas de producto.

Añadió Iñaki Gutiérrez-Ibarluzeta el problema de encontrar, en cada ocasión, comparadores adecuados para hacer las evaluaciones, con el objetivo de detectar, con precisión, resultados disruptivos que no siempre se dan, a la vez que estima que comparar con placebo no debe ser siempre la opción.

Puso Gutiérrez-Ibarluzeta en relación los conceptos de valor, evidencia y provisión como aspecto clave de los estudios de autorización, a los que deben seguir los generados con datos del mundo real, y los análisis de pre y post comercialización. Sobre la red evaluadora del país, aseveró que es sólida y está muy cohesionada.

Julián Pérez-Villacastín

Pocos lanzamientos en Cardiovascular

El director del Instituto Cardiovascular del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid, el doctor Julián Pérez-Villacastín, lamenta que en los últimos años lleguen pocas innovaciones a su especialidad. Como otros ponentes, considera que los pacientes deben saber y opinar sobre aquello que prefieren que se financie en Sanidad, porque resulta imposible sufragarlo todo.

Frente a los medicamentos extremadamente caros, que son tan necesarios como los que acaban con males como la hepatitis C, opone Julián Pérez-Villacastín la prevención, con el ejemplo de un fármacos inyectable solo dos veces al año y capaz de controlar el colesterol con beneficio aterocardiovascular claro y perspectivas de beneficio clínico y de calidad de vida de, al menos, 15 años. En general, se mostró partidario de costear las innovaciones incontestables, a la vez que se deja de pagar con fondos públicos fármacos de eficacia limitada o ya superada.

José Luis Díez

Agilizar la investigación académica

El jefe del Servicio de Hematología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de la capital, el doctor José Luis Díez, diferenció entre las terapias avanzadas y celulares que se desarrollan en el medio académico y aquellas que ofrece la industria, como las CAR-T comerciales.

Respecto a las primeros, lamenta José Luis Díez que los ensayos clínicos académicos sean tan farragosos y demandantes de tiempo en sus requerimientos técnicos y legales, al tiempo que las CAR-T comerciales son costosas en dinero y responden a complejos circuitos de solicitud y suministro de células fabricadas fuera de nuestras fronteras.

A dos años de haber sido designado el hospital en el que trabaja como centro de referencia de estas terapias avanzadas, encuentra Díez que los circuitos y dinámicas de trabajo son claramente mejorables, aunque, por otro lado, considera positivo que la pandemia no haya alterado de manera significativa la marcha normal de los protocolos.

Además de ver caminos paralelos y no competidores entre los dos tipos de investigación, observó este ponente que Hematología y Oncología trabajan de manera armónica desde hace mucho tiempo para poder alumbrar medicamentos innovadores.

Jaime Feliu

Aluvión de fármacos

El jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz de Madrid, el doctor Jaime Feliu, comunicó que hay 1.000 moléculas en desarrollo, de las que se espera que vean la luz 80 nuevos fármacos en próximos años, a un ritmo en el que crecen más deprisa las necesidades de salud que la capacidad financiadora del país, por lo que habrá que encontrar soluciones más imaginativas, propuso, que las aplicadas en la crisis de 2008 al 2012, y que se saldaron con merma de los recursos destinados a Sanidad.

Teresa Millán

Para necesidades no resueltas

La directora de asuntos corporativos de Lilly España, Teresa Millán, declaró que siempre es una excelente noticia poder desarrollar medicamentos llamados a cubrir necesidades de salud no resueltas o insatisfactoriamente atendidas. En ese camino, repasó muchas fórmulas de entendimiento, como los techos de gasto y los pagos por resultados, entre otras, dado que la industria farmacéutica es la primera interesada en identificar cada vez mejor a los pacientes susceptibles de ser tratados con los nuevos fármacos, en función de mutaciones genéticas y otros biomarcadores.

Carlos García

Perspectiva desde Andalucía

La segunda sesión se centró en el equipamiento y las tecnologías innovadores. Durante la misma, el subdirector de Farmacia y Prestaciones de la Junta de Andalucía, Carlos García, otorgó valor a los informes de posicionamiento terapéutico (IPT) al determinar si un medicamento es innovador o solo una novedad.

Como fines terapéuticos, apuntó Carlos García a conseguir que las nuevas terapias cambien o mejoren el curso de la enfermedad, mediante criterios de financiación grado cada nueva innovación, a lo que pueden ayudar, sugiere, aprobaciones centralizadas y estrategias de Fast Track, también denominadas por la vía rápida.

Jon Iñaki Betolaza

Entre el precio y el valor

El director de Farmacia del Gobierno del País Vasco, Jon Iñaki Betolaza, afirmó que la innovación resuelve problemas cuando la solución viene de todos, sin negar que los tratamientos oncológicos, las terapias avanzadas, los medicamentos huérfanos y la Medicina Personalizada y de Precisión requieren inversiones elevadas que no están exentas de incertidumbre, por lo que toca en cada caso, cree, saber si el precio siempre está justificado.

Para Jon Iñaki Betolaza y otros ponentes, el medicamento innovador debe ser disruptivo y cambiar la realidad asistencial, mientras que el precio, dentro de un mercado imperfecto, como el farmacéutico y sanitario, viene de fijar lo que se puede estar dispuesto a pagar en función del valor ofrecido. En ese punto, alimentó una cordial controversia sobre lo que denominó desconocimiento sobre los precios de fabricación y puesta en el mercado de cada unidad de producto de un nuevo fármaco.

Elena Casaus

Terapias avanzadas en Madrid

La coordinadora de la Estrategia Regional de Terapias Avanzadas de la Comunidad de Madrid, Elena Casaus, introdujo el concepto de pagos vinculados a plazos, dado el alto coste de estos nuevos tratamientos, mientras que, en el plano administrativo, pero también clínico, señaló la importancia de desarrollar indicadores cada vez más precisos.

José Ramón-Luis Yagüe

Repensar el modelo

El director de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria, José Ramón-Luis Yagüe, argumentó que es preciso cambiar el enfoque en la fijación de precios de medicamentos, sin que la situación actual haya mejorado desde que, hace ocho años, se empezaran a redactar IPT, documentos que, a su juicio, no deberían llevar incorporada información económica., además de ser texto, en ocasiones, disonantes con las fichas técnicas.

Para este responsable de la citada patronal, toca a todos gestionar la incertidumbre, en la misma línea que Estado e industria se pusieron de acuerdo para que la incorporación de la innovación no suponga un inconveniente para las cuentas del país, mediante un convenio que, en dos años, reportó 400 millones de euros al erario público.

José Vicente Galindo

Apelar a la EMA

El responsable de Acceso al Mercado y Negociación de Precios de Chiesi, José Vicente Galindo, alegó que los medicamentos huérfanos para las enfermedades raras son el paradigma de terapia eficaz ante patologías sin tratamiento conocido, pero cuyo coste es elevado por existir pocos pacientes potencialmente beneficiarios.

Al tratarse de medicamentos de valor inédito, José Vicente Galindo asume que la sociedad en su conjunto debe saber qué se paga y por qué, desde aciertos aún inconclusos, como el sistema Valtermed, pero sin caer en la trampa de que incertidumbre clínica se convierta en una reducción de costes para negociar a la baja.

Razonó Galindo que las comisiones de precios, autonómicas y de hospitales, deberían comunicar, a la Agencia Europea del Medicamento (EMA), aquellos puntos de eficacia con los que no estén de acuerdo, recurso que no suele utilizarse, según ironizó.

Con “Z” de Prize

Para este ponente, además de no aplicarse nunca ratios al coste incremental, tampoco se puede abonar a las compañías por miligramo de medicamento, al ser muchas más las variables que entran en juego. De todo ello, extrae que es legítimo trabajar a efectos de price, precio, de los medicamentos, para lograr el prize, premio, que es lograr una terapia realmente positiva para la salud y el futuro de los pacientes.

Beatriz Casado

Esfuerzo y riesgo

La directora de Acceso al Mercado de Biogen, Beatriz Casado, reiteró que es preciso saber los costes directos e indirectos que se ahorran con cada nuevo medicamento, por ejemplo, en términos de hospitalizaciones y otros conceptos. Así, postuló que los precios nunca son caprichosos, sino fruto del esfuerzo investigador y el componente de riesgo de que una determinada terapia no tenga éxito esperado.

Beatriz Casado defiende que los presupuestos sean razonables y tengan presente que la innovación es lo único capaz de aportar las terapias avanzadas, de las que, solo en Estados Unidos, se esperan 300, a las que, sin duda, cree, los pacientes deberán tener derecho a acceder.

Ignacio L. Balboa

Problemas muy reales

El doctor Ignacio López Balboa, que es patrono de la Fundación Bamberg, condujo la siguiente sesión, que se centró en el presente y el futuro de los medicamentos innovadores. Así, no considera que sea tiempo de buscar soluciones pretendidamente ingeniosas a problemas inexistentes.

Destacó Ignacio López Balboa la necesidad de estimular la investigación académica en nuevas terapias CAR-T, sin elevar los pies de suelo, porque la demanda es infinita y los recursos limitados, como ya dijo uno de los ponentes.

Centrar al paciente

Al tiempo que los pacientes deben aguzar su capacidad para ver los beneficios positivos que siempre trae la innovación cuando es cierta y vera. En ese momento, Ignacio López Balboa sugirió acabar con las redundancias de la panoplia terapéutica, para eliminar, de la lista de la compra pública, aquellas cosas que sean prescindibles.

Insistió este ponente en que se requiere una mayor participación de los pacientes en la toma de decisiones relativas a la incorporación de fármacos innovadores, para ver las virtudes de poner de acuerdo a pacientes, profesionales asistenciales y Sdministraciones públicas.

Como cardiólogo, se dolió López Balboa un poco porque la innovación hace tiempo que no recala demasiado en su especialidad, pero defiende la Sanidad que se hace en España, dado que, por aquí, la gente no es tan tonta como a veces se dice ni por ahí fuera son todos tan brillantes como pretenden. Para comprobarlo, cree que basta con pasarse tranquilamente por algunos puntos del continente.

Cada cita en su momento

Acostumbrado a incluir, en sus parlamentos, palabras de grandes pensadores y ejemplos humanos de innovación, López Balboa dijo que fue Mark Twain quien manifestó que los problemas no suelen ser las cosas que ignoran las gentes, sino que, más bien, suelen serlo aquellas cosas que estiman como ciertas, sin serlo.

Considera este ponente pasado el tiempo en el que el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1959, Severo Ochoa, se vio obligado a decir que en el país faltaban más cabezas que medios, cuando, según este patrono, ahora son, precisamente, recursos lo que más se echa de menos.

Hablar más claro

También, Ignacio López Balboa apela al legado de Henry Ford, cuando advirtió de que las personas gastan más tiempo en hablar de los problemas que en afrontarlos, a la vez que la mayoría de las desgracias de los hombres vienen de no hablar claro, como aseguró Albert Camus.

Julio García Comesaña

Iniciativas señeras

El consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, alabó los paneles de participantes elegidos para la ocasión, con la certeza de que sus propuestas fueron iluminadoras para todos, dentro de la trayectoria de la Fundación Bamberg, en la que destacó la excelencia de su ciclo dedicado a conocer las claves que nos permitirán salir de la crisis generada por el coronavirus.

Julio García Comesaña no alberga dudas de que hay medicamentos destinados a cambiar la realidad, argumento de sobra sabido en Galicia, aseguró, al ser región puntera y dotada de infraestructuras del más alto nivel y puestas al servicio de la innovación. En ese territorio, destacó el centro de producción de terapias CAR-T destinadas a tratar patologías sin tratamiento actual, junto a la alianza sellada con el Hospital Clínic de Barcelona.

Augura, por ello, García Comesaña que está más cerca que tarde anunciar avances en estas terapias génicas y celulares que darán grandes sorpresas en los próximos años, no solo en Hematología, sino también en tumores sólidos y patologías de otras especialidades distintas a la Oncología, de lo que se nutrirá, dijo con solemnidad, el uso de los macrodatos y la inteligencia artificial para poder optar a los mejores tratamientos posibles.

En palabras del titular de la cartera sanitaria del Gobierno regional, ni la pandemia, ni el Estado de Alarma impidieron progresar en el desarrollo de algoritmos y mantener vivos programas como Código Cien, en prevención de tumores de mama y colon mediante las tecnologías de imagen.

En su apuesta departamental más allá de la Covid-19, aseguró García Comesaña que Galicia seguirá trabajando por un rápido acceso a los fármacos, su atento seguimiento y el diálogo fluido con las industrias. Finalmente, estimó que la investigación traslacional y académica son buenos canales para reducir la factura farmacéutica.

Mario Mingo

La esencia de la síntesis

El presidente del Consejo Asesor de la Fundación Bamberg, Mario Mingo, recuperó las líneas maestras de este encuentro al reafirmar que los medicamentos innovadores de alto impacto en la salud y la economía representan un verdadero desafío para los sistemas sanitarios de muchos otros países, además de España.

Ello al partir de una definición de impacto enriquecida por los clínicos para saber qué medicamentos deben ser financiados por sus beneficios claros en salud, desde el conocimiento de los mismos por parte de los pacientes, que deben participar en todo el proceso.

Las terapias avanzadas, como las disruptivas CAR-T, son muy eficaces y llegan asociadas a unos costes considerablemente elevados y los pacientes no pueden prescindir de ellas, lo que explica que se tienda al acuerdo entre las Administraciones y las compañías farmacéuticas.

En esas líneas, además de informar y formar a la población para que demanden a los políticos la dirección en la que quieren ser atendidos y con qué recursos, Mario Mingo no eludió la cuestión de la cronicidad de las patologías y el envejecimiento de la población, para ratificar que los medicamentos innovadores deben llegar a tiempo en procesos e infraestructuras que están obligadas a ganar en medios humanos y materiales, transparencia, agilidad, cohesión y calidad.

1 Comentario

  1. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    (Otro punto de vista)
    ¿O más bien, engañar a pacientes y clínicos?

    Que los negocios farmacéuticos se dediquen a fomentar su expansión y lucro, al tratarse de empresas privadas, puede llegar a entenderse. Pero que traten de engañar a la sociedad, amparándose en médicos ociosos, que no tienen nada más importante que hacer que asistir a saraos, como el referido en la noticia anterior, me resulta difícil de aceptar.
    Claro que hay que promover nuevos fármacos y tratamientos, pero bajo un control y un respeto a los pacientes. No puede resultar tan fácil para algunos la experimentación no consentida y no informada. Tampoco es aceptable que se implique a otros colectivos sanitarios, en tales prácticas, si estos no han expresado su consentimiento.
    Esta demostrado que un buen número de tratamientos y tecnologías sanitarias no aportan nada a los pacientes, constituyendo un gasto innecesario para el estado.
    La existencia de estos shows mediáticos, como el comentado en la noticia anterior, y de las entidades o asociaciones parasanitarias que los propician, bajo mi modesto punto de vista, solo persiguen confundir y seducir a pacientes y clínicos. ¡Cuanto dinero e intereses mueve el comercio farmacéutico! Algunos lo sitúan en esferas parecidas a las drogas o las armas.