Política y Sociedad Encuentro de Europa Press y Sanofi

Urge acelerar los diagnósticos de asma grave y poliposis nasal en Atención Primaria

Médicos y pacientes reunidos por Europa Press y la compañía farmacéutica Sanofi Genzyme han instado a las autoridades sanitarias para que se aceleren los diagnósticos de asma grave no controlados, y de rinosinusitis crónica con poliposis nasal, desde el ámbito de Atención Primaria, demanda a la que sumaron la urgencia también de agilizar la aprobación y financiación de las nuevas terapias biológicas, cuya llegada se vio retrasada por la pandemia de la Covid-19.

Esta reunión entre clínicos y pacientes con enfermedad severa fue conducida por Eva Concha, que es la responsable del área de salud de Europa Press, dentro del ciclo de las tribunas informativas que esta agencia de noticias dedica al mundo sanitario. En su introducción, la periodista vinculó las dos patologías analizadas al campo de la inflamación tipo 2, tantas veces muy difícil de determinar.

Irantzu Muerza

Dos décadas de espera

La presidenta de la asociación de apoyo a las personas afectadas por el asma en Vizcaya (ASMABI), Irantzu Muerza, se presentó como paciente con asma grave de difícil control, al ser una persona que recibió su diagnóstico definitivo sobre su patología hace tres años, tras dos décadas de vueltas y dudas por el sistema sanitario.

Irantzu Muerza describió su caso como un ejemplo de infradiagnóstico en Atención Primaria, dado que su médico del centro de salud tardó demasiado en derivarla al neumólogo, ya que solo señalaba episodios de bronquitis para los que prescribía un antibiótico y un inhalador, de vuelta a casa, situación que cambió cuando una de sus agudizaciones y exacerbaciones le llevó a ingresar en el hospital, donde obtuvo, finalmente, su diagnóstico preciso.

A pesar de lo duro de la expresión, esta ponente se vio obligada a advertir de que el asma grave puede producir paradas cardiorrespiratorias y también la muerte, experiencias límites que ella misma atravesó en tres ocasiones por culpa de su enfermedad.

Con tratamiento biológico

Muerza celebra recibir un tratamiento biológico eficaz en la actualidad con la pesadumbre de saber, sin embargo, que esa fortuna no acompaña siempre a todos los pacientes, razón que debe impulsar, a su juicio, a que se haga viable este tipo de terapia, sin que ninguna persona que la precise se vea privada de ella.

Como ejemplo de disfuncionalidad del sistema sanitario autonómico, comentó esta ponente que ella misma, por ejemplo, tiene que llevarse su propia medicación, desde su País Vasco de origen, hasta su actual residencia, en Galicia.

Por otro lado, y para compensar, señaló Muerza retrasos en la atención a patologías respiratorias no causadas por la Covid-19 en su tierra natal, desde que estalló la pandemia, con la observación de que, aunque la telemedicina puede ser útil para mejorar la comunicación y aconsejar en casos leves de patologías, no ocurre lo mismo cuando se trata de enfermedades respiratorias graves, patologías que requieren exploraciones funcionales y pruebas que también se vieron suspendidas con la llegada del SARS-CoV-2, junto a los retrasos de muchos meses en las consultas.

Propuestas bien definidas

Además de reclamar que no se produzcan inequidades territoriales, esta ponente reivindica la función del paciente experto y expresó que los pacientes y sus asociaciones deben participar en los órganos consultivos en todos los escalones de la Administración.

Pide, además,  Muerza que no se interrumpan los tratamientos, especialmente si son biológicos, por ninguna causa, sea una pandemia u otra posible. Recordó, en ese sentido, que el asma grave coexiste con importantes comorbilidades.

De todo ello, deduce esta ponente que el sistema asistencial debe tener capacidad de adaptación para dar respuesta a las dos patologías protagonistas de este encuentro virtual, mediante redes asistenciales integradas que mejoren la atención y la calidad de vida de los pacientes crónicos, además de poner los medios para reducir la amenaza de las exacerbaciones, en su patología concreta y en otras de severidad similar.

Roberto Sánchez

Difícil día a día

En línea con lo expresado por Muerza, Roberto Sánchez, que es paciente de rinosinusitis crónica con poliposis nasal, compartió su experiencia, también iniciada por el asma grave y empeorada por ser alérgico a los antiinflamatorios, dentro de una realidad severamente afectada por las mucosidades, las dificultades para dormir y para otras múltiples funciones de la vida.

Todo dentro de un cuadro que determinó el paso de Roberto Sánchez por quirófano, en 2013, con pérdida definitiva del olfato después de la intervención, en una trayectoria en la que su único contacto con la innovación terapéutica se redujo a Nasonex. En cualquier caso, celebró el día en que su neumólogo le dirigió también hacia otros especialistas, como su otorrino, al ser bastante poco conocida su patología incluso entre los propios médicos, además de requerir un abordaje multidisciplinar.

Por todo ello, Sánchez puso su consuelo y su ilusión en los nuevos tratamientos prometidos desde la investigación, porque, hasta que la poliposis se cure, será necesario vivir con ella en mucho mejores condiciones.

Ignacio Dávila

Estratos de gravedad

El presidente electo de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el doctor Ignacio Dávila, aclaró que el asma es una enfermedad crónica caracterizada por agudizaciones y exacerbaciones, dentro de un espectro que reserva la mayor gravedad al 10 por ciento de los casos, de forma que el resto pueden ser considerados como intermitentes, a lo que sumó la precisión de un 3 por ciento de las personas asmáticas, que, además, son corticodependientes, es decir, que necesitan dosis diarias de este tipo de medicamentos.

Este ponente no quitó hierro a los casos de asma intermitente, porque también pueden incurrir en parada cardiorrespiratoria y muerte. De hecho, sentenció, de las 1.00o personas que fallecen por asma cada año en España, algunos se encuadran en esa tipología.

Según Ignacio Dávila, los medicamentos biológicos vinieron para revolucionar, para bien, la vida de estos pacientes, ya sea para casos de asma alérgico como en los causados por eosinófilos, al actuar sobre determinadas citoquinas especialmente lesivas, aunque lamenta que, en España, su acceso sea bastante lento.

De igual forma, complace especialmente al también jefe del Servicio de Alergia del Hospital Universitario de Salamanca que haya en camino otro fármaco biológico para el asma grave, junto a la posibilidad de administrar integradas varias moléculas.

Joaquin Mullol

Rinosinusitis crónica con pólipos nasales

El coordinador del grupo de investigación en inmunoalergia respiratoria clínica y experimental (IRCE) del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Joaquin Mullol, estableció una prevalencia de la comúnmente conocida como poliposis nasal, en una por cada 10 personas de la población general, con inflamación de los senos paranasales, que se concretan en una de cada 20 a 25 que también tienen pólipos nasales, dentro de un colectivo que oscila entre el 3 y el 4 por ciento de la población, en un porcentaje que sube al 40 por ciento de aquellos que también tienen asma y del 100 por cien cuando son alérgicos a los corticoides.

Admite Joaquin Mullol que no se trata de una enfermedad mortal, pero sí aseguró que puede tener un enorme impacto de la persona afectada, en los casos graves, además de un fuerte peso económico para el paciente y el sistema asistencial, donde, en el terreno clínico, señaló como uno de los síntomas más penosos la anosmia, o pérdida total del olfato, tan tristemente célebre desde que llegó la pandemia de la Covid-19, un síntoma, describió, muy perturbador para el goce de vivir y las relaciones sociales, porque mueve al retraimiento de los individuos.

Según describió Mullol, al producirse dentro de las enfermedades de vía, que incluye a la nariz, los senos, los oídos y hasta los pulmones, se facilita la asociación de esta patología con el asma, dentro de una relación de agravamiento recíproco con el paso del tiempo, con un cuadro aún más perturbador para la persona afectada, como es que pueda resultar intolerante a los tratamientos con antiinflamatorios no esteroideos.

Eva Concha

Corticoides en espera de biológicos

Para el abordaje de la rinosinusitis crónica, este ponente citó los corticoides intranasales y orales, eficaces, aunque con riesgos en un uso prolongado, como es el crónico, en un esquema que consiste en incrementar su dosis en paralelo a la gravedad de la patología, junto a la cirugía, que, aunque cada vez es más competente, no es curativa y muchos pacientes tienen que ser intervenidos varias veces a lo largo de su vida.

Lamenta Mullol que la patología todavía no disponga de biológicos aprobados para su tratamiento, a pesar de haber sido autorizados algunos muy eficaces por la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) a mediados de 2019 y, posteriormente, por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), a finales de año; dos fármacos aprobados, por tanto, a los que se pueden sumar otros tres muy prometedores, especialmente dos de ellos, ya en desarrollo muy avanzado.

Futuro genético y epigenético

Por todo lo anterior, este ponente puso muchas esperanzas en el futuro de los tratamientos, una vez que se conozcan los fundamentos genéticos y epigenéticos tanto del asma grave como de la rinosinusitis crónica con pólipos nasales.

1 Comentario

  1. Manuel says:

    Soy un paciente con pólipos nasales quisiera más información para tratamiento, llevo 8 años con corticoides