Política y Sociedad Juan Pablo Núñez. Director de Negocio y Clientes de Uniteco Profesional

Un baremo de daños sanitarios podría acabar con la inseguridad jurídica en las reclamaciones

Uniteco Profesional que, en su día, creó el primer seguro de responsabilidad civil profesional, actualmente desarrolla una campaña para dar visibilidad a la póliza que, con el paso del tiempo, ha ido adecuándose a las nuevas circunstancias y éstas, al menos en lo que se refiere a indemnizaciones, son muy preocupantes. Hablamos con Juan Pablo Núñez, director de Negocio y Clientes de Uniteco Profesional.

Acta Sanitaria (AS).- Uniteco Profesional ha lanzado una campaña sobre su póliza ‘Único’ pensada para cubrir la responsabilidad civil profesional del médico, se supone que era necesario hacerlo por el cambio de las circunstancias en tal ámbito.

Juan Pablo Núñez

Juan Pablo Núñez (JPN).- Queríamos dar visibilidad a todo el trabajo que hay detrás de una póliza de este tipo: desde la parte comercial, la experiencia acumulada, la gestión del siniestro y la pasión por defender a médicos y dentistas. Esto es parte de nuestra historia y de nuestro día a día. Cuando algo cambia poco a poco no siempre se nota, que es lo que ocurre con nuestra póliza. Llevamos ya un tiempo con el nuevo baremo, que ha afectado directamente a la protección de los profesionales sanitarios. Nosotros hemos sabido adaptarnos a las nuevas circunstancias porque siempre evolucionamos con los cambios que afectan a nuestros clientes.

A.S.- Desde su punto de vista, ¿cómo pueden afectar tales cambios a los profesionales sanitarios?

JPN.-Precisamente es donde queremos incidir. No debería afectar a los profesionales si están bien cubiertos; precisamente esa es la idea de un seguro de estas características. Nosotros somos quienes nos encargamos de que esa protección esté adecuada a las circunstancias actuales y a la legislación. Aun así, siempre hay algo que depende de los profesionales sanitarios, como puede ser ampliar los capitales de cobertura o adecuar su actuación profesional a las exigencias actuales de los pacientes.

A.S.¿Es cierto que las indemnizaciones en este campo pueden alcanzar cifras millonarias?

JPN.- El nuevo baremo ha aumentado los capitales que se conceden a las víctimas en los casos más extremos, como muerte e incapacidades. En su transposición por analogía al sector sanitario, también se han visto incrementadas esas indemnizaciones. En los casos que se han ido juzgando desde enero de 2016 ya hemos podido comprobar esos aumentos en las cantidades indemnizatorias. Antes de que entrara en vigor el nuevo Baremo de Tráfico, desde Uniteco adelantamos que estas cantidades se podían duplicar o triplicar. Hoy ya estamos viendo que no nos equivocábamos.

La seguridad jurídica que generaría el nuevo Baremo podría generar también un efecto perverso al objetivar la culpabilidad

A.S.- ¿Ha habido alguna sentencia de tales características?

JPN.- Hace apenas un año vimos cómo se condenó a un traumatólogo por dos millones de euros. El caso llegó a los juzgados por la pérdida de una pierna en una niña de 16 años por una lesión deportiva. Este caso estuvo a punto de hacer quebrar a la clínica en la que se trató a la menor. No ha sido el único en el que hemos visto cantidades millonarias.

A.S.– En estas circunstancias, ¿considera necesario la aprobación de un baremo de daños sanitarios?

JPN.- Quizás con el baremo de daños sanitarios se acabe con la inseguridad jurídica en las reclamaciones por presuntas negligencias médicas. Todas las reclamaciones, en cuanto a la fijación de las indemnizaciones, deberían regirse por un único criterio de valoración y no se permitiría, como en la actualidad, que los abogados reclamantes se acojan a lo que más les interese, en el momento que más les interese y aplicando solo lo que les gusta de algunas normas y no lo que les perjudica. Los jueces tendrían una única norma por la que regirse: por lo tanto, tampoco podrían realizar valoraciones que se salieran de la misma. En la actualidad existen diferentes interpretaciones normativas sobre la valoración de los daños en el campo de la medicina por no existir un baremo específico. Sin perjuicio de lo anterior, la seguridad jurídica que generaría el nuevo Baremo podría generar también un efecto perverso al objetivar la culpabilidad. Podría entenderse que, si se realiza un acto médico en el que se provoque un daño, debe existir una obligación de indemnizar. Esto desvirtuaría la naturaleza misma de la responsabilidad civil profesional, que no es otra que la de demostrar el incumplimiento de la lex artis ad hoc, recayendo la carga de la prueba sobre quien está reclamando.

A.S.¿Qué acogida está teniendo su póliza?

JPN.- Quien está verdaderamente interesado en estar bien protegido sabe que con Uniteco eso lo ofrecemos siempre. De hecho, en estos momentos de incertidumbre en el que han entrado aseguradoras y mutuas sin experiencia en este campo, o pólizas en la Sanidad Pública que tienen menos coberturas, el médico que quiere protegerse correctamente contrata con nosotros. El seguro que Uniteco pone a disposición de médicos y dentistas es un producto trabajado por el paso de décadas de experiencia. Hemos dejado lo que sobra, hemos mantenido lo que protege de verdad, y todos los años lo mejoramos para seguir siendo una protección efectiva para la profesión de quienes se dedican a velar por la salud de los demás. Nuestra filosofía ha sido la de crear un seguro para que médicos y dentistas solo se preocupen de realizar su trabajo, que nada les atemorice porque nosotros nos encargamos de protegerlos.

A.S.- ¿Existe competencia en este campo?

JPN.- Existe la competencia comercial de compañías de seguros y mutuas que también trabajan con los médicos; pero en cuanto a producto, el nuestro no tiene rival, ni tampoco en cuanto a experiencia.

A.S.¿Conocen los médicos lo que puede venirles encima?

JPN.- Desde antes de la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico trabajamos intensamente en formar e informar a médicos y dentistas de lo que implica la actualización de esta norma. Desde el principio hemos informado a los médicos de la necesidad de ampliar los capitales de sus pólizas para cubrir este nuevo escenario. También les hemos formado para que tomen una serie de medidas muy fáciles de aplicar, como trabajar muy bien el consentimiento informado y la historia clínica. Además estamos formando a peritos médicos desde el Máster que la Fundación tiene con la Universidad de Alcalá para disponer de profesionales solventes y preparados que sepan valorar adecuadamente en los juzgados la praxis médica cuando se pone en tela de juicio.

Hemos detectado que existe mucha desinformación entre los médicos acerca de cómo están protegidos por las pólizas contratadas por la Administración Pública

A.S.¿Quién debería informarles?

JPN.- Nosotros siempre nos adelantamos si es necesario, pero en los últimos años existe una preocupación adicional sobre las pólizas contratadas por las administraciones públicas. En los últimos años el mercado asegurador se ha retraído, se han retirado actores importantes, han venido nuevos sin experiencia, y los presupuestos con los que se contrata no son suficientes. En estos momentos hemos detectado que existe mucha desinformación entre los médicos acerca de cómo están protegidos por estas pólizas contratadas por la Administración Pública. Los médicos piensan que están igualmente cubiertos, cuando la realidad es que hay capitales demasiado ajustados o franquicias en sus coberturas.

A.S.- Por último, y en relación con la trayectoria de Uniteco Profesional, ¿puede ofrecer algunos de los hitos de su compañía en el campo del aseguramiento profesional?

JPN.- Son casi cincuenta años de historia. Desde que empezamos a trabajar con médicos y dentistas hemos visto cómo este ciclo en el que el mercado se retraía y luego se ampliaba ha pasado varias veces. En este sentido, seguimos estando preparados. El primero de los hitos es la creación del primer seguro de responsabilidad civil profesional para sanitarios en 1969. Algunos años más tarde innovamos también en el seguro de Vida, ofreciendo también la cobertura por incapacidad profesional. También creamos el seguro de baja laboral y otros productos adaptados para médicos.
En 2013 se creó la Fundación Uniteco, desde la cual ofrecemos fundamentalmente formación en el campo jurídico aplicado a la ciencia médica. Además del Máster en Peritaje Médico, esperamos seguir formando a médicos y dentistas en los aspectos jurídicos de su profesión.

A.S,-Muchas gracias

Deja un comentario