Derecho Sanitario El Parlamento Europeo lo consideró "inadmisible"

El Tribunal Europeo admite un certificado médico de baja por enfermedad sin sellar ni firmar

— Madrid 30 May, 2018 - 5:13 pm

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado a favor de un extrabajador del Parlamento Europeo que presentó por correo electrónico un certificado médico de baja por enfermedad sin firmar ni sellar y que la Dirección General del Parlamento rechazó por considerarlo “inadmisible”.

El extrabajador, que fue funcionario del Parlamento Europeo en la Dirección General de Traducción de Luxemburgo, se dirigió al Tribunal Europeo para pedir la anulación de la decisión del Parlamento de 30 de junio de 2016 de rechazar un documento enviado por el demandante el 27 de junio de 2016 por considerarlo “inadmisible como certificado médico de baja por enfermedad”.

El certificado médico estaba escrito por un doctor de Malta y a ordenador. Según el Parlamento, el documento fue enviado el mismo día que se había elaborado pero sin el sello ni la firma del facultativo. Este documento fue enviado a los “colegas” del demandante, que aseguraron que éste sentía malestar y que tenía miedo a abordar sus problemas de “ira y miedo al trabajo”. La sentencia relata que, al parecer, el exfuncionario sufría ansiedad y depresión por un presunto acoso en el trabajo.

Meses más tarde, mediante una carta, el director de la Gestión de Apoyo y Servicios Sociales de la Dirección General del Parlamento (DG) informó al solicitante que su certificado médico era “inadmisible desde un punto de vista jurídico” y que, por consiguiente, la ausencia de 27 días del solicitante se consideraría irregular y se deduciría de su paga anual.

El solicitante presentó otro documento firmado y sellado

Casi un mes más tarde, el solicitante se incorporó al trabajo y presentó un documento, idéntico al anterior, pero escrito a mano y firmado. La Dirección General y el solicitante intercambiaron varias cartas para solucionar el problema hasta que el Parlamento decidió rechazar su certificado por haber modificado las fechas de ausencia, no llevar la firma ni el sello del doctor y por presentarlo a través de Internet.

Tras conocer esta decisión, el exfuncionario se dirigió al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que ahora anula la decisión del Parlamento de 30 de junio de 2016 de rechazar el documento presentado por el solicitante. De este modo, el TJUE condena en su sentencia a costos al organismo europeo porque “en el presente caso, no tuvo éxito” y favorece al demandante.

Deja un comentario