Política y Sociedad MARCA ESPAÑA DEBERÍA PROMOCIONAR MÁS LA EXCELENCIA SANITARIA DEL PAÍS

Trabas burocráticas alejan España de su potencial en Turismo de Salud

España está lejos de alcanzar su potencial en Turismo de Salud, fundamentalmente por trabas burocráticas, en muchos casos, y falta de visión empresarial, en otros.

Controversias estadísticas y buenos principios marcaron un encuentro, celebrado este jueves 9 de junio, en la sede del Instituto de Empresa de Madrid, donde no quedó del todo claro si España debe competir con otros destinos sanitarios en la banda de precios altos o en el terreno de las propuestas low cost. En el acto participaron Manuel Vilches, director general de la Fundación IDIS, Mónica Figuerola, directora gerente de Paincares; Francisco Rico, socio director de Hospicare Consulting; y Luis Truchado, socio de Life Sciences de Odgers Berndtson. Moderó el CEO del Grupo Mediforum y editor de ConSalud.es, Juan Blanco, quien al final de las ponencias aportó datos de la repercusión de la reunión en las redes sociales.

Dr Manuel Vilches

Dr Manuel Vilches

Claridad de datos, por favor

Durante el encuentro sobre Turismo de Salud, bajo el paraguas de Marca España, el primero en hablar fue el director general de la Fundación IDIS, doctor Manuel Vilches. Desde el principio, su intervención estuvo salpimentada de agudas provocaciones destinadas al oyente experto. En primer lugar, transitó por los distintos rankings que pueblan el estudio de este tipo de turismo en Europa y el resto del mundo, encontrando muy sonoras disonancias. Para, más introducido en su discurso, reflexionar junto a los asistentes sobre lo que está haciendo mal España para ir tan rezagada como destino de pacientes internacionales. Siendo las posibles causas una comunicación deficiente o la falta de un mayor apoyo institucional.

Siendo España el lugar elegido por un número creciente de ciudadanos del mundo para obtener tratamientos de Fertilidad, Traumatología, Estética, Oftalmología (cataratas), Neurología u Oncología, Vilches encontró extrañísimo que muchos tratamientos superen escasamente los 1.000 euros de gasto en España, cantidad inferior a cualquier “despedida de soltero” que se celebre en nuestras costas.

Un sector privado potente

Aprovechó el responsable ejecutivo de IDIS, Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, para recordar la potencia hospitalaria del sector privado en España. Con sus 450 hospitales privados, el 55% del total de los existentes en el país, y sus 160.000 camas, también superan el 30% de la oferta hospitalaria nacional. Resumiendo una oferta que muy bien podría asumir la llegada de 100.000 pacientes extranjeros. Sin tener que temer a la competencia del sector público, ya que no hay nada que disuada más a un paciente impaciente que las listas de espera.

Británicos, alemanes, franceses y cada vez más rusos

En cuanto a la descripción de nuestros pacientes visitantes, el ponente explicó que suelen ser de origen europeo (Reino Unido, Alemania, Francia), llegando para realizar cirugías programadas en el 90% de los casos y, en la mayoría de los mismos también, tras haber disfrutado de la oferta turística española con anterioridad. Un conocimiento y prestigio que se está incrementando con la concesión de certificaciones de la Joint Commision Internacional (JCI), de las que España ya cuenta con 21.

Cerrando sus argumentaciones, Vilches también se preguntó si falta estímulo oficial para el desarrollo del Turismo de Salud en nuestro país, no habiéndose hecho todavía todo lo posible desde Marca España para promocionar esta vía de obtención de divisas. Siendo igualmente poco favorecido el efecto conseguido hasta el momento con real decreto 81/2014 que transpuso la directiva europea 2011/24/UE de Asistencia Transfronteriza intercomunitaria, habiendo quedado prácticamente en una mera asistencia a desplazados, con gastos a reembolsar por los países de origen.

Mónica Figuerola

Mónica Figuerola

Etapa “evangelizadora”

En un juego cortés al que el doctor Vilches ya había dado pie durante su charla, la directora-gerente de Spaincares, Mónica Figuerola, discrepó al afirmar que España ha avanzado bastante en Turismo de Salud, siendo lo lógico para un país que recibe 60 millones de visitantes al año, por un valor del 11,7% del PIB. Advirtiendo también que, si no hemos avanzado más hasta ahora, ha sido porque estamos en una etapa “evangelizadora” para dar a conocer este tipo de turismo y poder promocionarlo.

Figuerola, que fue durante 12 años directora general de Turismo en La Rioja, explicó que nuestro país llega al turismo de salud tras haber desarrollado muy bien otros sectores, como el turismo cultural o el mercado de los eventos y congresos. Sin embargo también afirmó que ahora era necesario poner toda la carne en el asador por parte de las 120 empresas que forman parte del clúster de Turismo de Salud (Spaincares), para incremetar los 100.000 turistas sanitarios del momento, con una capacidad de negocio de 500 millones.

Venid de Kuwait

Con la misma vehemencia, Figuerola aseveró que España no debe competir con los destinos Low Cost de salud, teniendo en cuenta que cada paciente que envía Kuwait al extranjero, por ejemplo, viaja con su cónyuge y tres acompañantes. Superando con mucho la regla habitualmente aceptada de que un turista-paciente gasta ocho veces más que un turista convencional.

Francisco Rico

Francisco Rico

Medicina Turística versus Turismo Médico

También resultó interesante la ponencia de Francisco Rico, socio director de Hospicare Consulting. Según este especialista en turismo ruso, existen categorías que no hay que confundir. La medicina turística de urgencias, propia de ingleses borrachos que hacen “balconing“, por ejemplo, o visitantes foráneos de avanzada edad y muchos achaques, suponiendo el 70% de este mercado; y el Turismo Médico (20%), que es el que viaja hasta nuestros hospitales para realizarse cirugías programadas. Quedando el porcentaje restante ocupado por los expatriados que son atendidos por nuestro SNS y la medicina marítima propia del turismo de cruceros, que raramente supera las cuatro horas en tierra durante las escalas en las líneas de recrero.

Luis Truchado

Luis Truchado

Como barreras al Turismo “Médico” hacia España, Rico destacó la ceguera administrativa que no permite dar los necesarios visados a los pacientes y el error empresarial de no hacer buenos estudios de mercado, poniendo de forma irreflexiva los mismos precios en los países de origen de los pacientes que los vigentes en España. Una falta de benchmarking que hace que muchas veces la oferta española sea desestimada, tanto si los precios salen del mercado por arriba, como si se ofrecen precios tan bajos que hacen desconfiar sobre la calidad de los servicios a recibir.