Derecho Sanitario ante la demanda de España contra la Comisión por discriminación por razón de la lengua

El Tribunal Europeo anula unas oposiciones de la UE para crear una lista de reserva en salud

— madrid 10 Sep, 2021 - 12:13 pm

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dictado una sentencia por la que anula la convocatoria de unas oposiciones a la Oficina Europea de Selección de Personal (EPSO) para la constitución de una lista de reserva en el ámbito de la salud y de la seguridad alimentaria, tras la demanda interpuesta por el Gobierno de España contra la Comisión Europea por “discriminación por razón de la lengua”.

En las condiciones específicas de admisión a las oposiciones impugnadas se exigía un “nivel mínimo de C1 (conocimiento profundo) en una de las lenguas oficiales de la UE, designada como ‘lengua 1’ de las oposiciones” y un “nivel mínimo de B2 (conocimiento satisfactorio) en una segunda, designada como ‘lengua 2’ de las oposiciones, que el candidato debe elegir entre el alemán, el inglés, el francés y el italiano, precisándose que esta deberá ser distinta de la lengua escogida por el candidato como ‘lengua 1’“.

Por tanto, los candidatos aprobados contratados debían poseer un conocimiento satisfactorio (nivel mínimo B2) del alemán, el francés, el inglés o el italiano. En este sentido, el Ejecutivo de España cuestionó la legalidad por “la limitación impuesta por la convocatoria impugnada en cuanto a la elección de la lengua 2 de las oposiciones en cuestión entre el alemán, el inglés, el francés y el italiano”.

Por ello, la Administración nacional interpuso una demanda al TJUE, que pasó a examinar las razones por las que, según la convocatoria impugnada, “el conocimiento de una de las cuatro lenguas propuestas en ella permitiría a los candidatos seleccionados en las oposiciones en cuestión convertirse en funcionarios inmediatamente operativos una vez incorporados”.

Limitación de la elección

Tras su análisis, esta instancia judicial concluye que “nada permite considerar que, por el hecho de que la mayor parte del personal de una agencia o servicio de la Unión hable una lengua, esta lengua se convierta automáticamente en una lengua de trabajo de la agencia o servicio, y menos aún que una persona con un conocimiento satisfactorio de esa lengua sea, por ello, operativa desde su incorporación a la agencia o servicio de que se trate”.

Además, este órgano hace referencia a sentencias anteriores, en las que “el Parlamento Europeo no había demostrado que la limitación de la elección de la lengua 2 del procedimiento de selección controvertido únicamente a las lenguas alemana, inglesa y francesa estuviera objetiva y razonablemente justificada a la luz de un objetivo legítimo de interés general en el marco de la política de personal”. “Por lo tanto, tal como señala el Reino de España, la Comunicación SEC (2000) 2071/6 no permite extraer conclusiones útiles en cuanto a la utilización efectiva del alemán, del inglés y del francés en el trabajo cotidiano de los servicios de la Comisión”, recoge la sentencia, por la cual se anula la convocatoria de las oposiciones.