Derecho Sanitario demanda contra la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE

El Tribunal Europeo se pronuncia sobre el registro de una marca de Novartis para lentes de contacto

— Madrid 12 Mar, 2019 - 1:26 pm

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se ha pronunciado acerca de un conflicto entre la compañía farmacéutica Novartis y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), ya que esta última denegó a la empresa el registro de la marca denominativa ‘Smartsurface’ para lentes de contacto.

El 21 de marzo de 2017, Novartis presentó una solicitud de registro de una marca de la Unión Europea (UE) ante la citada oficina. La “palabra signo” que la compañía quería registrar era ‘Smartsurface’ para lentes de contacto. Mediante resolución de 27 de julio de 2017, el examinador de la EUIPO rechazó la solicitud. El 9 de agosto de ese mismo año, Novartis presentó un recurso de apelación ante la Oficina, el cual fue desestimado el 25 de mayo de 2018 al decidir la EUIPO, en primer lugar, que el público pertinente al que iba dirigido el producto “era angloparlante”.

Por tanto, dado el “carácter descriptivo” de la marca, “el público percibiría, de manera instintiva y sin ningún esfuerzo interpretativo, la marca solicitada como referente a la superficie de una lente de contacto con características sofisticadas, como la capacidad de respuesta al medio ambiente o la adaptación a los cambios ambientales en la luz y la humedad, es decir digamos, en el contexto de las lentes de contacto, como una referencia descriptiva a una de las características principales de tales lentes”, consideró la EUIPO, la cual concluyó que “la marca solicitada era descriptiva”.

Sentencia

El Tribunal Europeo, en su sentencia, desestima la demanda de Novartis contra la decisión de la EUIPO, ya que, según explica “los consumidores de habla inglesa establecerían de inmediato una relación suficientemente directa y específica entre la marca solicitada y las lentes de contacto para permitirles percibir de inmediato, y sin pensar más, una descripción de la calidad de los productos en cuestión”.

“En consecuencia, dado que, con respecto a los productos en cuestión, del examen del primer motivo se desprende que el registro del signo que se solicita es descriptivo en el sentido del artículo 7, apartado 1, letra c), del Reglamento 2017 / 1001 y que ese motivo es en sí mismo suficiente para justificar la negativa a registrar la marca solicitada, en ningún caso es necesario examinar la validez del motivo basado en la infracción del artículo 7 (1) (b) y 7 (2) de dicho reglamento”, establece el TJUE.

Deja un comentario