Hospitales Desde su puesta en marcha en septiembre de 2017

Los hospitales de Castilla-La Mancha efectúan más de 200 test genéticos de cáncer de mama

— Toledo 9 Sep, 2019 - 4:47 pm

Los hospitales del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) han realizado más de 200 test genético predictivos de cáncer de mama desde que, en septiembre de 2017, el Gobierno de esta comunidad autónoma incorporó esta prestación dentro de las técnicas financiadas por el sistema sanitario público regional.

Así, hasta el pasado 31 de agosto, un total de 233 mujeres se beneficiaron del programa de perfil genómico personalizado en cáncer de mama, que permite clasificar mejor el riesgo de la paciente, en función del pronóstico, y facilita la elección y ajuste del tratamiento, lo que, en determinados casos, puede evitar el uso de la quimioterapia.

La edad media de las mujeres que accedieron a estas pruebas está entorno a los 54 años, con un rango de edad que va desde los 30 a los 78 años. El desarrollo de técnicas de biología molecular propició la aparición de pruebas genómicas para el pronóstico y/o predictivo en cáncer, diseñadas para estimar el riesgo de recurrencia a la enfermedad y predecir con la mayor precisión posible la respuesta a la terapia adyuvante, es decir, el uso de un tratamiento posterior a la terapia principal para aumentar la posibilidad de supervivencia prolongada sin que se reproduzca el tumor.

A partir de la biopsia

El test se hace a partir de la misma biopsia que se extrae para diagnosticar el tumor de la paciente y la prueba da información biológica sobre diferentes genes que ayuda a subdividir en diferentes subtipos los tumores de mama. Según sea de un tipo u otro el cáncer, la Consejería de Sanidad del Ejecutivo regional indica que los médicos pueden tomar la decisión terapéutica más acertada para combatir la neoplasia.

Según los resultados obtenidos en diferentes ensayos clínicos, el uso de estas plataformas genómicas puede suponer un cambio en la decisión terapéutica de entre un 18 y un 30 por ciento de los casos, no solo para no administrar quimioterapia si no es necesaria, sino también para administrarla en aquellas pacientes de pronóstico dudoso y en las que, con la prueba, se confirmen que tienen alto riesgo de recaída y, por tanto, la quimioterapia se hace necesaria.

Deja un comentario