Un estudio español revela una forma óptima para ajustar las dosis de radiofármacos

Realizado por el Departamento de Medicina Nuclear de ERESA

Guardar

3 ERESA IM
3 ERESA IM


“El 18F-FDG PET/TAC de todo el cuerpo se ha convertido en una herramienta indispensable para el diagnóstico, la estadificación y reestadificación de una amplia variedad de tipos de cáncer”. Esta afirmación es revelada en un estudio realizado por un grupo de investigadores y clínicos españoles, del Servicio de Medicina Nuclear de ERESA - empresa dedicada al Diagnóstico por Imagen, Oncología Radioterápica y Medicina Nuclear-, en el H.G.U. de Valencia, HGUV. El hallazgo proporciona una valiosa información funcional y anatómica que puede demostrar y localizar con precisión, los focos de la actividad metabólica anormal antes de la aparición de alteraciones morfológicas, aumentando la especificidad y la sensibilidad de la exploración.

La 18F-fludesoxiglucosa, FDG, es un radiofármaco constituido por un análogo de la glucosa 2- [18F]fluoro-2-desoxi-D-glucosa unido al isótopo radiactivo flúor-18. Permite estudiar el metabolismo celular de la glucosa y es el más utilizado en la PET gracias a su mayor disponibilidad, ya que su periodo de semidesintegración de 110 minutos lo que permite su desplazamiento a los diferentes centros de producción. Una vez administrada al paciente, la FDG se incorpora a las células quedando atrapada, sin ser metabolizada. Esto permite evaluar la actividad glucolítica, que es más elevada en células neoplásicas comparada con células normales.
Minimizar las radiaciones
Según los autores de la investigación, el 18F-FDG PET/TAC puede aumentar considerablemente la dosis de radiación que reciben los pacientes, de ahí que se esté investigando en nuevas fórmulas para minimizar en todo lo posible las radiaciones ionizantes en estos procedimientos diagnósticos.

El citado grupo de investigadores y clínicos españoles ha encontrado una nueva forma de alcanzar este objetivo, “un innovador abordaje que podría cambiar los procedimientos y los estándares recogidos en las guías, tanto nacionales como internacionales, para la realización de un PET-TAC con F18- FDG”, según explica Raúl Sánchez Jurado, supervisor de Enfermería de Medicina Nuclear-ERESA HGUV, quien anuncia que “actualmente estamos empleando este sistema para la práctica diaria en nuestro Servicio, obteniendo unos resultados óptimos”.

El trabajo, publicado en “Journal of Nuclear Medicine Technology”, ha evaluado en más de 1.800 pacientes, la dosis administrada de 18F-FDG, que se puede reducir en gran medida utilizando el índice de masa corporal, IMC, en lugar del peso del paciente, sin disminución de la calidad de imagen.
Objetivo conseguido
“Nuestro objetivo desde el principio”, explica Sánchez Jurado, fue cambiar las bases de la administración de F18-FDG en los estudios de PET-TAC”. Todas las guías nacionales e internacionales toman como valor de referencia el peso del paciente a la hora de calcular las dosis a administrar. “Nosotros pensamos desde el inicio que sería más adecuado emplear el IMC para ajustar éstas”.

Partiendo de esta idea, se ha podido comprobar que es posible disminuir considerablemente las dosis de radiofármacos a los pacientes manteniendo la calidad de las imágenes en los estudios, “lo que permite una reducción de la dosis soportada por los pacientes, así como una disminución de la exposición del personal sanitario que los atiende durante todo el tiempo que se encuentran en nuestras instalaciones”, explica el Dr. José Ferrer-Rebolleda, jefe de Medicina Nuclear del HGUV y director médico del Grupo ERESA.