1 DR. CEBALLOS
1 DR. CEBALLOS

Un estudio del Hospital Dr. Negrín mide el efecto de los fármacos biológicos en EII

Trabajo realizado por el especialista de Aparato Digestivo, doctor Daniel Ceballos

Guardar

El especialista de Aparato Digestivo del Hospital Dr. Negrín, Las Palmas de Gran Canaria, doctor Daniel Ceballos, ha realizado un estudio dirigido a obtener una medición o “foto fija” del estado de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) tratados con medicamentos biológicos, con el objetivo de conocer el grado de eficacia del medicamento y cómo actúa en el cuerpo del paciente; sus resultados servirán de base para desarrollar protocolos sobre un mejor manejo de este tipo de medicación.

Doctor Daniel Ceballos

Una de las conclusiones del estudio titulado “Niveles de biológicos: eficacia e inmunogenicidad en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal” es que la colitis ulcerosa tiene una probabilidad de intensificar el tratamiento biológico más frecuente y más precoz que la enfermedad de Crohn. El trabajo fue presentado por el doctor Ceballos en la lectura de su tesis doctoral, que obtuvo la calificación de sobresaliente cum laude. Además, se desarrolló con el apoyo de tres becas, concedidas por la Sociedad Canaria de Patología Digestiva, la Fundación DISA y el Colegio de Médicos de Las Palmas.

Según datos proporcionados por el citado Hospital, entre un 15 y un 20% de los pacientes con enfermedad de Crohn y con colitis ulcerosa acaban precisando medicamentos biológicos cuando los anteriores tratamientos ya no surten efecto. Estos medicamentos, en un porcentaje que oscila entre el 10 a 30%, pueden producir alteraciones potencialmente significativas, como la pérdida de respuesta al tratamiento o reacciones adversas, debidas fundamentalmente a  la aparición de anticuerpos frente al biológico.
Necesidad de un sistema de medición
Del citado estudio se desprende que las analíticas convencionales no pueden describir el efecto exacto del tratamiento sobre el organismo. De ahí la necesidad de establecer un sistema de medición que proporcione esta información, con el fin de adecuar la medicación a la situación individual del paciente.

En el trabajo observacional inicial, entre noviembre de 2014 y febrero de 2015, participaron 96 pacientes. Para cada uno de ellos se recogieron unas 300 variables y se obtuvo un total de 25.000 datos. Gracias a esta investigación se desarrolló un sistema de determinación de niveles de fármacos, empleando la técnica ELISA de determinación de niveles, mediante unos kits comerciales específicos para la determinación de dos medicamentos: infliximab y adalimumab.

Además de la medición de fármacos en dos momentos del ciclo del tratamiento, en cada visita se realizó a los pacientes un cuestionario de calidad de vida, de índices de actividad clínica, así como analíticas rutinarias. Mediante estas variables se estableció una correlación clara entre la cantidad de fármaco y la situación clínica, los resultados de la analítica y su calidad de vida. Con esta “foto” más exacta de la situación del paciente se puede predecir mejor el nivel del fármaco y adaptarlo a las necesidades de cada paciente.