Luís Martínez
Luís Martínez

Merck aborda el retraso de la maternidad y su efecto en las tasas de embarazo

En sus Jornadas de Reproducción Humana

Guardar

La compañía de ciencia y tecnología Merck ha organizado las Jornadas de Reproducción Humana, que tienen lugar en el municipio granadino de La Calahorra hasta este viernes, 26 de agosto, y en las cuales se trató el retraso de la maternidad y cómo este "afecta negativamente a las tasas de embarazo, ya que provoca que la calidad ovocitaria se vea deteriorada e impida conseguir un embarazo de manera natural”.

Luis Martínez

El jefe de las Unidades de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y del Hospital Inmaculada de la capital nazarí, el doctor Luis Martínez, quien también ejerce como coordinador de la XIV edición del Foro de La Calahorra, señaló que "en España, casi el 9 por ciento de los nacidos en 2016 proviene de técnicas de reproducción, y este porcentaje aumenta cada año”. En esta línea, insistió en la necesidad de concienciar a la sociedad sobre la importancia que tiene la edad en el proceso de gestación.

“La tasa de embarazo en una mujer menor de 35 años está en un 50 por ciento, mientras que la tasa de gestación para mujeres de más de 40 años se queda en un 20 por ciento. A estas tasas hay que restar la proporción de abortos para saber el total de nacidos vivos, ya que estas pérdidas aumentan con la edad de la madre. Por ello, es importante concienciar a la población de que cuanto antes se inicien los tratamientos, se obtendrán mejores tasas de embarazo y la calidad de los óvulos será mayor”, destacó Luis Martínez.

Por su parte, la compañía Merck afirma que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), "Andalucía ha pasado de tener una tasa bruta de natalidad de 20,07 nacimientos por cada 1.000 habitantes en 1975 a 8,85 en 2017".
Infertilidad masculina
Martínez aseguró que "tan determinante es la edad de la mujer como la del hombre". Durante las jornadas, también se puso de relieve el papel de la infertilidad masculina que, según el doctor, “tiene el 50 por ciento del protagonismo. De hecho, no se somete a pruebas invasivas ni a ningún tipo de tratamiento a la mujer hasta que no se haya estudiado primeramente al varón”.