Los cirujanos plásticos catalanes presentan un nuevo protocolo post reconstrucción mamaria

Reduce a casi a la mitad el tiempo de recuperación de las pacientes

Guardar

3 C. PLÁSTICA IM
3 C. PLÁSTICA IM
La aplicación de un nuevo protocolo de recuperación después de la reconstrucción mamaria reduce hasta un 40% el tiempo de convalecencia de las pacientes, que pasan de estar ingresadas casi una semana de media a estarlo menos de cuatro días, según la conclusión principal de un estudio presentado en la Jornada de Hospitales de Cataluña, organizada por la Sociedad Catalana de Cirugía Plástica Reparadora  y Estética, que se desarrolló este pasado 30 de abril en la Fundación Sanitaria Mollet, Barcelona.

El doctor Víctor Cabrera, del servicio de Cirugía Plástica Reparadora y Estética del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, Barcelona, y uno de los autores de la investigación, explica que este procedimiento se utiliza en reconstrucción mamaria con DIEP -grasa y piel del abdomen-, que es la técnica de referencia en este tipo de intervención.

En concreto, la técnica se basa en una optimización a nivel de analgesia y en la movilización precoz de la paciente. Al decir del doctor Cabrera, “es un protocolo sencillo, que conlleva múltiples ventajas, como la reducción significativa del dolor, disminución de las náuseas y vómitos, o la no necesidad de ingreso en una Unidad de Críticos, además de la reducción de la estancia media hospitalaria a casi a la mitad”.
Catéter subfacial de anestésico local
Uno de los elementos principales de este protocolo es la implantación de un catéter subfacial de anestésico local a nivel del abdomen -que es de donde se extrae la grasa y la piel que se utiliza para la reconstrucción de la mama- con un aplicador continuo de 48 horas de duración. “Este tipo de anestesia”, prosigue, “disminuye el dolor post-operatorio y posibilita que no se tengan que suministrar opioides, derivados de la morfina que causan a menudo náuseas y vómitos, entre otros efectos adversos indeseables”.

Subraya este especialista que la movilización precoz de la paciente es el otro aspecto fundamental de esta técnica. En este sentido, si hasta ahora, la paciente tenía que permanecer encamada hasta el día siguiente, con el nuevo protocolo se la moviliza el mismo día de la intervención para que ya se pueda sentar. “También se le empieza a dar líquido y alimentación suave a las seis horas de la operación, con el objetivo de estimular la recuperación, mientras que con el protocolo convencional estaba casi un día sin comer”, puntualiza.

Además del Hospital Germans Trias i Pujol, otros centros, como el citado Hospital de Mollet, están empezando a utilizar protocolos parecidos. Según el organizador de la jornada y miembro del servicio de Cirugía Plástica Reparadora y Estética de la Fundación Sanitaria Mollet, doctor Onofre Sáez, supone un gran avance para los pacientes de Cirugía Plástica y sería conveniente extender su uso, ya que “se trata de una metodología muy ventajosa en reconstrucción abdominal y mamaria, sobre todo por el hecho de acortar el tiempo de recuperación y facilitar el retorno a la vida laboral y cotidiana”.

 

 

 

Archivado en: