SíndromeCoronarioAgudo_IAMSEST_CV_0418
SíndromeCoronarioAgudo_IAMSEST_CV_0418

La revascularización temprana contribuye a un mejor pronóstico en síndrome coronario agudo

Según investigadores del CIBERCV

Guardar

Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), del grupo que lidera el doctor José Ramón González, en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), han mostrado que una revascularización temprana y un mayor uso de fármacos de aprobada evidencia revierten directamente en un mejor pronóstico a largo plazo en pacientes con síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST (IAMSEST).

Este equipo de científicos se centró en la valoración del impacto que tenían los cambios en el manejo de estos pacientes en la última década, sobre la supervivencia y sobre las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca. Para ello, se desarrolló un estudio que analizó datos demográficos, clínicos, ecocardiográficos y angiográficos en cerca de 3.000 pacientes IAMSEST categorizados según la escala GRACE, incluidos en el registro CardioCHUS. Los resultados de esta investigación acaban de ser publicados en el International Journal of Cardiology.

Según la información consultada por el CIBERCV, la enfermedad cardiovascular es responsable de cuatro millones de muertes al año en Europa, la mayor parte por enfermedad coronaria. El síndrome coronario agudo, asociado a un aporte insuficiente de oxígeno al tejido cardiaco por un bloqueo repentino de una arteria, es la principal manifestación de ésta patología, siendo el síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST la presentación más frecuente.

En el caso de España, esta enfermedad representa dos tercios de las hospitalizaciones por síndrome coronario agudo, y aunque la mortalidad hospitalaria se fue reduciendo a lo largo de los años, ésta todavía oscila entre el 4 y 6 por ciento.
Eventos a largo plazo
Respecto a los datos incluidos en el estudio, la primera firmante de este trabajo, la doctora Belén Álvarez, apunta que "muestran un claro paralelismo entre los cambios en el tratamiento y el riesgo de eventos a largo plazo”.

En este sentido, dicha investigadora detalla que "el abordaje invasivo temprano mediante revascularización percutánea y la mayor adherencia al tratamiento farmacológico basado en la evidencia ha logrado reducir la mortalidad en un 35 por ciento, y las hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca en un 29 por ciento, a lo largo de la última década”.

Por otro lado, los investigadores de este trabajo destacan que “los datos obtenidos sugieren que el desarrollo de redes asistenciales, al igual que se ha hecho en el infarto con elevación del segmento ST, es fundamental en el pronóstico a largo plazo”.