La Red de Investigación Cardiovascular, pionera en contratar a jóvenes investigadores

Es la primera entidad en destinar dinero a esta finalidad

Guardar

RIC
RIC
La Red de Investigación Cardiovascular (RIC) se ha convertido en pionera al destinar una parte de su dinero en contratar a jóvenes investigadores, maniobra que hasta ahora no habían llevado a cabo ni las redes temáticas (RETICS) ni los Centros de Investigación Biomédica en Red (CIBERS); el Instituto de Salud Carlos III provee a estas entidades de investigadores, pero es la primera vez que una de ellas, destina parte del dinero recibido a contratar jóvenes investigadores.

Para el Prof. Francisco Fernández-Avilés, Coordinador de la RIC, “no se cambia ni se avanza con opiniones, sino con ejemplos. El que la redistribución de los fondos de coordinación de la RIC haya permitido la concesión de 2 contratos para jóvenes especialistas o doctores durante dos años, es uno de los logros más importante de la red desde su existencia y un ejemplo que, desde la modestia, debería estimular a nuestra propia organización y a nuestros dirigentes a seguir luchando en este frente.” Por otro lado, el Director de Formación de la RIC, el Prof. Javier Díez subrayó que "el proceso de adjudicación de las ayudas, ha estado totalmente a cargo del ISCiii sin participación alguna de la RIC y con un rigor extraordinario, tanto en la evaluación inicial como de las alegaciones”.

Los dos proyectos destacan por su carácter traslacional, es decir, por las posibilidades de ser utilizados en la práctica médica diaria. Díez afirmó que “desde la RIC se buscaba hacer realidad que haya investigadores que desde el laboratorio tengan interés por conocer los problemas médicos no resueltos de los pacientes, e investigadores que desde la práctica clínica tengan interés por saber de qué modo se afrontan en el laboratorio las soluciones a los problemas médicos de los pacientes”.

Para Fernández-Avilés, el presente de la investigación cardiovascular española exige rentabilizar al máximo el tejido asistencial español. Según el coordinador de la RIC, "no habrá futuro si no somos capaces de introducir en dicho sistema estructuras de investigación básica y tecnológica que, junto con la investigación clínica, transformen a nuestro sistema nacional de salud en una plataforma de investigación cardiovascular sostenible y competitiva". "La clave para lograr este objetivo está fundamentalmente en las personas, particularmente en las más jóvenes", concluyó.