La reanimación cardiopulmonar puede elevar la supervivencia un 40% tras una parada cardiaca

Guardar

16 CARDIO IM-1
16 CARDIO IM-1
Con motivo del Día Europeo de Concienciación del Paro Cardiaco, el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP), en colaboración con el Ministerio de Sanidad, ha puesto en marcha una campaña bajo el lema “Tus manos pueden salvar más vidas”, dirigida a la población general y a la sanitaria en particular, con el propósito de que tomen conciencia sobre la necesidad de tener los conocimientos necesarios para atender a una víctima que sufra una parada cardiaca; a este fin, se han hecho públicos seis puntos clave que deben mejorarse para abordar correctamente la muerte súbita cardiaca extra hospitalaria.

Se calcula que en Europa se producen alrededor de 350.000 muertes súbitas al año fuera del hospital, mientras que en España la cifra oscila en torno a las 30.000, lo cual representa cerca de 1.000 paros cardiacos diarios. En el 80% de los casos, estos eventos tienen lugar en el hogar de los pacientes, donde rara vez alguien conoce cómo deben practicarse las maniobras de reanimación cardiopulmonar necesarias.

La supervivencia al año de los pacientes que sufren un paro cardiaco varía de unos países a otros, con una media que apenas supera el 10%. Actualmente está demostrado que con la realización de una serie de acciones encadenadas, denominadas cadena de supervivencia, se podría aumentar la supervivencia al doble o al triple. (Ver Eslabones de la cadena de supervivencia).
Una acción prioritaria para Sanidad
Las primeras acciones de esa cadena de supervivencia deben ser realizadas por los testigos presenciales. La realidad es que en tan solo uno de cada cinco paros cardiacos producidos fuera del hospital, algún testigo realiza maniobras de reanimación cardiopulmonar. De ahí la importancia de la educación a la población general.

Mejorar el abordaje a la muerte súbita cardiaca extra hospitalaria es una prioridad para el Ministerio de Sanidad, por su elevada incidencia y sus dramáticas consecuencias. Las paradas cardíacas (PC) son un problema de primera magnitud para la salud pública. Por ello, el Ministerio, a través de la Estrategia Nacional de Cardiopatía Isquémica del SNS, está ultimando las recomendaciones y actuaciones necesarias para aumentar la eficacia en la atención extra hospitalaria en los casos de parada cardiaca para reducir las muertes por esa causa, de tal manera que los aspectos identificados como prioritarios queden encuadrados dentro de las líneas estratégicas de la misma. (Ver Decálogo de Recomendaciones).

Todo ello, en coordinación con los diferentes agentes que integran la Estrategia: la Administración tanto estatal como autonómica, y principales sociedades científicas, entre las que destaca el papel activo y liderazgo del CERCP, además de las personas expertas implicadas en la materia. Posteriormente, será refrendado por el pleno del Consejo Interterritorial para su aprobación.
Propuestas
Entre las propuestas de acción identificadas, se encuentran:

1. Sensibilizar a la sociedad en general, y a todos sus agentes en particular, sobre la relevancia y repercusiones de la muerte súbita cardíaca y estimular la educación sanitaria de la población en las técnicas de Resucitación Cardiopulmonar (RCP).

2. Intervenir ante los organismos pertinentes responsables de la educación, planificación y gestión, con el fin de promover la lucha contra las muertes evitables, súbitas y accidentales.

3. Elaborar y difundir las recomendaciones para la práctica y la enseñanza de la RCP de acuerdo con las guías internacionales, e impulsar la investigación básica, clínica y epidemiológica en el área del Soporte Vital y la RCP, también se encuentran entre los fines de esta jornada.

4.  Incluir los conocimientos de Resucitación Cardiopulmonar en la formación básica de todos los primeros intervinientes en emergencias.

5. Impulsar la  formación en Resucitación Cardiopulmonar en la escuela, aplicando su reciente inclusión en la enseñanza primaria y extendiéndola a etapas educativas superiores. Hay que apoyar la labor del profesorado, sin cuya ayuda no podremos llegar a todos los escolares. También es el lugar adecuado para comenzar con la prevención de las enfermedades cardiovasculares y de la muerte súbita.

6. Estandarizar las diferentes legislaciones autonómicas fundamentalmente en materia de desfibrilación semiautomática siguiendo las recomendaciones del Consejo Europeo de RCP.