La monitorización a distancia permite una detección más rápida de posibles eventos cardiacos

Según un estudio del Hospital Puerta de Hierro y publicado en la Revista Española de Cardiología

Guardar

Un estudio realizado por la Unidad de Arritmias del Hospital Universitario Puerta de Hierro (Majadahonda, Madrid) y publicado en Revista Española de Cardiología (REC), ha demostrado que la monitorización a distancia permite una detección más rápida de posibles eventos cardiacos (como bloqueos cardiacos transitorios o arritmias ventriculares) y un consecuente tratamiento precoz de los mismos.

“Para llevar a cabo esta investigación hemos analizado a 109 pacientes portadores de Holter insertable, de los que 41 pacientes realizaban un seguimiento convencional con visitas presenciales trimestrales, y 68 con transmisiones transtelefónicas mensuales o inmediatamente en caso de activación manual por parte del paciente y visitas anuales”, explica el Dr. Ignacio Fernández-Lozano, vicesecretario de la SEC y jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Universitario Puerta de Hierro.

El estudio muestra que el seguimiento a distancia diagnostica un evento significativo en un tiempo medio de 56 días desde la implantación del dispositivo, lo que supone un promedio de 204 días menos que en el grupo de pacientes con seguimiento presencial. Está rápida detección permite, por lo tanto, instaurar un tratamiento específico en 73 días, lo que deriva en un promedio de187 días menos que en el otro grupo de pacientes.

“El hecho de que 26 de los 109 pacientes analizados necesitaran finalmente la implantación de un marcapasos o de un desfibrilador automático, nos hace reafirmarnos en la necesidad de conocer la causa del síncope lo antes posible”, afirma el Dr. Fernández-Lozano.

“Es también destacable el hecho de que estos dispositivos reducen considerablemente el coste económico de los pacientes con síncope, ya que se disminuye el número de visitas programadas y de urgencias. Aunque en este estudio no se han analizado estos costes, existen estudios realizados con desfibriladores automáticos implantables que han calculado el ahorro en 524 euros por paciente. Tanto los resultados de nuestro estudio como la probable reducción del impacto económico hacen de la monitorización a distancia de los pacientes con síncope y Holter implantable, el seguimiento de elección”, concluye el Dr. Fernández-Lozano.