SONY DSC
SONY DSC

La mayoría de pólipos endometriales se diagnostican en exploración ginecológica rutinaria

Según el Hospital Ruber Internacional

Guardar

El ginecólogo Alfonso Duque, que pertenece al equipo de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional y del nuevo Centro Médico Ruber Internacional de Madrid, ha destacado que "los pólipos endometriales se suelen diagnosticar en una exploración ginecológica rutinaria a través de la historia clínica y la exploración ecográfica, se confirman mediante la realización de la histeroscopia diagnóstica y son los causantes de la mayoría de las histeroscopias quirúrgicas".

Alfonso Duque

Sobre este procedimiento clínico, dicho especialista añadió que "permite confirmar y localizar la lesión, así como evaluar detalladamente el endometrio. Gracias a la histeroscopia se pueden diagnosticar de forma precoz enfermedades como la hiperplasia endometrial o los distintos tipos de carcinoma endometrial”.

Los pólipos endometriales son tumores benignos y es una patología relativamente común. Se trata de formaciones intrauterinas (glándulas), constituidas por tejido endometrial, la capa más interna del útero, responsable durante el embarazo de albergar el embrión y de los ciclos menstruales, pero que no se desprenden durante la regla como hace el endometrio, sino que permanecen unidas a la pared uterina.
Alteración de hormonas reguladoras
La alteración de hormonas reguladoras de proliferación y liberación menstrual del endometrio contribuyen al crecimiento irregular de las glándulas endometriales y su vascularización dan lugar a los pólipos. Alfonso Duque explicó que “la mayoría de los pólipos son asintomáticos y si en algún momento se hacen sintomáticos, generalmente producen sangrados uterinos anormales y se presenta en el 64 y 88 por ciento de las mujeres con pólipos".

Aproximadamente el 95 por ciento de los pólipos endometriales son benignos. Una revisión sistemática de 17 estudios observacionales que incluyeron a más de 10.000 mujeres informó que la incidencia de pólipos malignos o hiperplásicos fue significativamente mayor en mujeres posmenopáusicas en comparación con mujeres premenopáusicas.