1807_Curso_trasplante_hepatico
1807_Curso_trasplante_hepatico

La cirugía hepática avanzada permitió duplicar la supervivencia a cinco años en cáncer de hígado

Conclusiones de una jornada impulsada por Takeda

Guardar

En la jornada de Cirugía Hepática Avanzada celebrada en el Hospital Reina Sofía de Córdoba e impulsada por la compañía farmacéutica Takeda, el doctor Pedro López Cillero, especialista en cirugía general y trasplante hepático de dicho centro, explicó que “en el tratamiento del cáncer, la respuesta y estabilización de los pacientes gracias a la quimioterapia ha permitido aumentar el número de candidatos a la cirugía y, por lo tanto, alcanzar supervivencias más altas, pasando del 25 al 50 por ciento a los cinco años”.

En este sentido, dicho cirujano añadió que “estos pacientes precisan de una cirugía más compleja, la mayoría de las veces mediante cirugía abierta, cómo el caso que se ha programado para este curso, pero en unidades de referencia con experiencia en cirugía hepática avanzada, tanto abierta como laparoscópica, cada día son más los pacientes que se benefician estos avances y abordajes multidisciplinarios”.

Por su parte, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía y del Programa de Trasplante Hepático y Pancreático del mismo centro hospitalario, el doctor Javier Briceño, apuntó que, en España, los procedimientos de cirugía hepática por vía laparoscópica “no llegan al 5 por ciento en comparación con la cirugía abierta”, una situación “similar a la de muchos países europeos”. Sin embargo, recalcó que “una Unidad de Cirugía Hepática con formación laparoscópica puede alcanzar unas ratios de entre el 30 y el 60 por ciento, en las unidades de alto volumen y experiencia”.

Entre las ventajas que aporta esta técnica, Javier Briceño destacó que disminuye la hemorragia intraoperatoria y las complicaciones biliares debido al empleo de realidad aumentada con la magnificación que permiten los videolaparoscopios. “Permite, además, el empleo de fluorescencia con ICG, añadiendo una ventaja en las resecciones anatómicas y no anatómicas, dejando remanentes perfectamente vascularizados y posibilita visualizar la vía biliar en casos de disposiciones anómalas”, matizó el doctor.
El papel de Tachosil
Por otro lado, el jefe de la Unidad de Trasplantes Abdominales del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, el doctor Evaristo Varo, indicó que "pese al gran avance que ha supuesto la cirugía laparoscópica hepática, cabe destacar el papel aún importante que conserva la cirugía hepática abierta, la más tradicional porque hay una serie de entidades muy complejas que requieren de una vía convencional abierta”.

A su vez, Evaristo Varo tuvo a su cargo una ponencia sobre el papel de Tachosil, “una esponja de fibrinógeno y trombina humanos sobre una matriz de colágeno que activan la hemostasia (contención de una hemorragia) natural del cuerpo”, detalló. Respecto esta misma, agregó que se trata de "una solución altamente especializada con un importante papel hemostático, por el que es más conocido, sobre todo en estas cirugías grandes y extremas, en las cuales los pacientes tienen posibilidades de sangrado, pero además tiene una función importante como sellante para prevenir las fugas biliares”.