La Asociación Española Contra el Cáncer pide más investigación en tumores con supervivencia baja

en el marco del Día Mundial de la Investigación en Cáncer

Guardar

aecc
aecc
Con motivo del Día Mundial de la Investigación en Cáncer (WCRD), que se celebra cada 24 de septiembre, el presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Ramón Reyes, ha reclamado, durante un debate con investigadores y pacientes, "más investigación en tumores de supervivencia baja o estancada".

Durante este acto, moderado por el periodista Antonio San José, los pacientes Begoña Villalonga, Marcelo Luis Chorny y José Manuel González, con tumores cuya supervivencia es baja o está estancada, el presidente de la AECC y Alfredo Carrato, que es investigador de cáncer de páncreas y catedrático emérito de la madrileña Universidad de Alcalá de Henares (UAH), analizaron la necesidad de investigar más para aumentar los niveles de supervivencia.

Además, los participantes en esta sesión aportaron su visión sobre si existe en España equidad a la hora de acceder a los resultados de investigación sin importar el lugar de residencia de la persona o el hospital donde le están tratando. Ramón Reyes subrayó que "es necesario corregir la inequidad en investigación, que pasa, entre otros factores, por investigar todos los tumores y porque todas las personas tengan acceso a los resultados de investigación".

"Son más de 100.000 pacientes que cada año desarrollan cánceres con supervivencias bajas o estancadas que tienen menos posibilidades de sobrevivir que otros pacientes cuyos tumores son más investigados", añadió Reyes. Sobre el acceso a los resultados de investigación, el máximo representante de la AECC apuntó que "cualquier paciente, esté donde esté, debe tener el mejor tratamiento indicado para su tipo de cáncer y, para ello, los profesionales deben poder acceder a los últimos conocimientos y avances, y participar en proyectos de investigación".
Aumento de la supervivencia
Gracias a la investigación en estos últimos años, la supervivencia aumentó en 3,3 puntos en hombres y 2,6 en mujeres, en un entorno donde creció la incidencia en un 7,2 por ciento desde el año 2016. En el año 2020, más de 100.000 personas fueron diagnosticadas con algún tumor con supervivencia baja o estancada.

Por su parte, Alfredo Carrato explicó que "es una enfermedad agresiva y compleja que se detecta tarde y solo un 15-20 por ciento de los pacientes pueden ser operados con intención curativa. Pero, de éstos, dos tercios recaerán. Necesitamos identificar a los grupos de riesgo para invitarles a participar en un programa de cribado y diagnosticarlos antes, cuando todavía pueden curarse mediante una intervención quirúrgica. No disponemos de fármacos dirigidos contra dianas específicas ni de inmunoterapia eficaz y los pacientes se tratan con quimioterapia, como hace 30 años".