Investigadores consiguen construir una metaloenzima artificial dentro de una célula viva

en la Universidad de Santiago de Compostela

Guardar

investigadora
investigadora
El Centro Singular de Investigación en Química Biológica y Materiales Moleculares de la coruñesa Universidad de Santiago de Compostela (CiQUS) ha informado sobre un nuevo trabajo llevado a cabo por uno de sus equipos de científicos, el cual "ha conseguido construir, por primera vez, un sistema híbrido entre una miniproteina y un metal (paladio) que se comporta como un metaloenzima artificial dentro de una célula viva".

"Este trabajo, que supone un importante avance en la creación de enzimas artificiales en células vivas, se enmarca en el proyecto europeo MetBioCat, financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) dentro de la convocatoria Advanced Grant, y realizado exclusivamente por miembros del grupo de este Centro: los estudiantes de Doctorado Soraya Learte y Alejandro Gutiérrez y el postdoctorado Cristian Vidal", indican desde CiQUS.



“Las enzimas son proteínas fundamentales para la vida, ya que son responsables de catalizar las miles de reacciones químicas que ocurren en nuestras células. Alguna de estas proteínas puede realizar su función gracias a la ayuda de determinados metales, de ahí la denominación de metaloenzimas. Los científicos llevamos años tratando de desarrollar metaloenzimas que no existen en la naturaleza y que puedan realizar nuevas funciones", explica el director científico del CiQUS y coordinador del grupo MetBioCat, José Luis Mascareñas.

"Aunque hasta el momento se han preparado diversos metaloenzimas artificiales, nunca se había logrado situarlos dentro de células de mamífero, el lugar propio de acción de enzimas naturales, como hemos conseguido hacer en este trabajo”, añade este investigador.
Un primer paso
Desde este Centro señalan que, "aunque por ahora la actividad de este sistema sintético es baja, supone un primer paso en el camino correcto. Los investigadores esperan que mejorando estas propiedades en un futuro, este tipo de sistemas moleculares permitan controlar reacciones químicas celulares y, con ello, corregir problemas de funcionamiento asociados a distintas enfermedades".

Además, estos sistemas sintéticos también podrían permitir generar fármacos de forma selectiva, administrándolos solo en las células que están cargadas con estos catalizadores artificiales. Este trabajo fue publicado en la revista Angewandte Chemie.