Infecciones bacterianas
Infecciones bacterianas

Una investigación utiliza antioxidantes para combatir patógenos respiratorios multirresistentes

Realizada por científicos de los Centros Nacional de Microbiología y de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias

Guardar

Un equipo de investigadores de los Centros Nacional de Microbiología y de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) ha caracterizado modelos in vitro de infecciones polimicrobianas que permitirán comprender mejor la formación de comunidades de microorganismos causantes de diferentes patologías respiratorias, como la neumonía; un estudio que, llevado a cabo junto a un equipo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y publicado en la revista Scientific Reports​​, sugiere que el uso de compuestos antioxidantes puede prevenir la formación de estas comunidades bacterianas.

Las infecciones del tracto respiratorio inferior se asocian con elevadas tasas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo. Datos de antes de la pandemia estimaban en más de dos millones las muertes anuales en el mundo por este tipo de infecciones.

En este sentido, las bacterias Streptococcus pneumoniae (neumococo), principal desencadenante de las neumonías comunitarias, y Staphylococcus aureus​, responsable de muchas neumonías hospitalarias, son dos de las bacterias más comunes; colonizan la nasofaringe humana y suelen disponerse en forma de comunidades denominadas biofilms, que pueden estar compuestos de una sola especie (biofilms monoespecie) o de varias (biofilms polimicrobianos).

Los biofilm permiten a las bacterias aumentar sus opciones de evadir la acción del sistema inmunitario y de disminuir la eficiencia de los tratamientos antimicrobianos, favoreciendo el desarrollo de resistencias antibióticas.

Dos modelos in vitro

Así, los autores de esta investigación dieron un paso más en la caracterización de este tipo de infecciones polimicrobianas. gracias al desarrollo de dos modelos in vitro de biofilm mixto de ambas especies (Streptococcus pneumoniae y Staphylococcus aureus) que permitirán estudiar nuevos agentes antimicrobianos para su prevención y erradicación. 

Los resultados de este estudio muestran que compuestos antioxidantes, como la N-acetil-L-cisteína y la cisteamina, presentan actividad antimicrobiana frente a este tipo de biofilms polimicrobianos, por lo que su uso en fases iniciales de la formación del biofilm puede prevenir su formación y, así, evitar que se formen este tipo de estructuras microbianas.

Además, este trabajo sugiere que la utilización de estos posibles fármacos en biofilms polimicrobianos ya formados permite destruir ambas poblaciones en los biofilms formados por cepas resistentes a penicilina de neumococo y por cepas de S. aureus, tanto sensibles como resistentes a la meticilina.