IDIS indica que la interoperabilidad clínica aporta un gran beneficio a los agentes del sector

según una encuesta a profesionales del sector sanitario

Guardar

Una encuesta realizada a profesionales del sector sanitario para el 'Estudio de Interoperabilidad en el sector sanitario. El paciente como actor principal', realizado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), indica que "la interoperabilidad supone un ahorro en el consumo de recursos sanitarios (evitando duplicidades de pruebas diagnósticas y disminuyendo los tiempos de espera en general) y una evidente mejora en la calidad asistencial".

idisPara el director general de IDIS, Manuel Vilches, “nos encontramos ante un desarrollo clave para la evolución de nuestro sistema sanitario, de tal forma que, cuando el paciente tenga acceso a sus datos y disponga de toda su información clínica, como auténtico propietario de ella, y los pueda compartir con el médico en el entorno que él decida, serán tanto el paciente como el facultativo quienes se beneficien de ella. Esta disponibilidad y acceso a la información generará un ahorro en el consumo de recursos sanitarios (evitando duplicidades y disminuyendo los tiempos de demora en general)”.

“En el sector privado algunos grupos hospitalarios y también algunas aseguradoras han llevado a cabo iniciativas en este sentido de la mano de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), favoreciendo la disponibilidad de la información, bien a través de carpetas personales de salud o por medio de portales específicos generados al efecto”, señala también el director General de la Fundación IDIS.
Aprovechar el potencial
Desde el Instituto afirman que "la interoperabilidad permite reforzar la coordinación entre los distintos niveles durante todo el proceso asistencial y facilita la movilidad del paciente dentro del propio sistema sanitario. Por otro lado, este modelo mejora la eficiencia de los procesos clínicos, contar con más información permitirá a los profesionales disponer de mayor evidencia clínica para realizar un diagnóstico más exacto y prescribir un tratamiento más específico y personalizado".

"En la medida en que se consolide un escenario de interoperabilidad clínica y se vaya desarrollando de forma sincrónica con el proceso evolutivo natural del denominado Big Data y sus consecuencias en forma de elaboración de modelos predictivos que permitan extraer conclusiones válidas que mejoren los procesos y procedimientos actuales de actuación clínica, así como la implantación de modelizaciones en todo el proceso de I+D+i, podremos decir con rotundidad que estamos aprovechando todo el potencial que hoy en día nos ofrece la tecnología y que nos abre ya no las puertas del futuro sino las del propio presente", subraya Vilches.

En este sentido, el director General hace hincapié “en que la legislación debe ir al ritmo de los tiempos que marca la innovación en materia de salud, favoreciendo la implantación de estas tecnologías, es fundamental que entre todos vayamos rompiendo las barreras que aun hoy en día continúan impidiendo que las TIC aplicadas a la salud aporten todo su potencial y beneficio al paciente que es en definitiva nuestra razón última y fundamental de ser”.