Foto nota prensa hypertension_0821
Foto nota prensa hypertension_0821

Identificada una nueva diana farmacológica para el aneurisma de aorta abdominal

por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares

Guardar

La tirosina hidroxilasa (TH), una enzima fundamental en la síntesis de catecolaminas, neurotransmisores y hormonas que juegan un papel crítico en el control de la función cardiovascular, ha sido identificada como una potencial diana farmacológica en el aneurisma de aorta abdominal (AAA), una enfermedad con alta incidencia en individuos de edad avanzada y para la cual no existen tratamientos farmacológicos que frenen su avance y su complicación clínica.

Así lo confirma un estudio desarrollado por científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB-CSIC) –el doctor José Martínez–, el Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (IIB Sant Pau) de la ciudad condal –la doctora Cristina Rodríguez– y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) –el doctor Vicente Andrés–, que fue publicado en la revista Hypertension.

El aneurisma aórtico abdominal es una afección potencialmente mortal, cuya prevalencia puede llegar a alcanzar hasta el 8 por ciento en varones de más de 65 años, caracterizada por una degeneración de la pared de la aorta que conlleva la dilatación localizada y permanente de la aorta abdominal.

Se trata de una enfermedad degenerativa crónica en la que el diámetro aórtico tiende a expandirse de manera progresiva, lo que incrementa el riesgo de ruptura aórtica, la complicación más grave de esta enfermedad, responsable de, aproximadamente, el 2 por ciento del total de muertes en varones de edad avanzada.
En modelos animales
Cristina Rodríguez indica que mostraron "el incremento de la expresión de este enzima y de otros genes de la vía de síntesis de catecolaminas, tanto en el aneurisma humano como en dos modelos animales de AAA, caracterizando el perfil de expresión de la TH en la pared vascular", incidiendo en que "lo más interesante es que mostramos que la inhibición farmacológica de la enzima es capaz de limitar el desarrollo de aneurismas en estos dos modelos animales, preservando la integridad de las láminas elásticas, reduciendo el estrés oxidativo y la inflamación vascular".

Los resultados de esta nueva investigación del CIBERCV indican que la inducción de la TH jugaría un papel crítico en el desarrollo del aneurisma de aorta abdominal, "por lo cual es necesario avanzar en el desarrollo de nuevas estrategias farmacológicas dirigidas contra este enzima en el tratamiento de estos pacientes", asegura José Martínez.