HM CINAC y ERESA adquieren un tratamiento con ultrasonidos focal para personas con temblor esencial

En el futuro se aplicará al Parkinson

Guardar

hm_eresa
hm_eresa
El Grupo sanitario HM Hospitales y la compañía ERESA han anunciado recientemente la adquisición del dispositivo tecnológico High Intensity Focused Ultrasound (HIFU), un tratamiento con ultrasonidos focal indicado para pacientes afectados de temblor esencial y que en el futuro se aplicará a la enfermedad del Parkinson.

Con su incorporación al Centro Integral en Neurociencias A.C. (HM CINAC) de la ciudad madrileña de Móstoles, estas instalaciones se situarán "a la vanguardia tecnológica y neurocientífica", manifiestan desde ambas entidades al tiempo que informan de que, con el diagnóstico por imagen mediante resonancia magnética, este proceso "consiste en aplicar en una diana de pocos milímetros esta terapia, que genera hipertermia localizada y finalmente, ablación de la zona diana".

El HM CINAC, que se ubica en el Hospital Universitario HM Puerta del Sur, es "uno de los pocos centros europeos en donde se puede realizar este tratamiento", manifiesta el director general de HM Hospitales, Juan Abarca Cidón, que añade que esta operación en conjunto con ERESA "significa volver a ser líderes en España en incorporar las técnicas más novedosas, siempre en beneficio de los pacientes".

La consejera delegada de ERESA, Marta Saus Cano, declara, por su parte, que para la compañía a la que representa "supone un objetivo prioritario trabajar por la salud de la población potenciando proyectos que supongan innovación, que aporten valor diferencial y que sean capaces de mejorar la vida de las personas". De ahí que adquirieran el HIFU, una técnica "no invasiva, eficaz en cuanto a resultados, que minimiza los riesgos y efectos secundarios propios de alguna de las actuales alternativas terapéuticas consiguiendo, además, una reducción de los costes sanitarios".

"Su ubicación en HM CINAC es estratégica para desarrollar todo el potencial de esta nueva tecnología", continúa la miembro de ERESA, que concluye concretando que "está indicada para pacientes afectados de temblor esencial y otros temblores susceptibles de tratamiento con cirugía del tálamo". No obstante, insiste en que "su aplicación principal en el futuro cercano será en la enfermedad de Parkinson y posiblemente en tumores cerebrales, dolor crónico, neuralgia de trigémino y algunos trastornos neuropsiquiátricos".