Fundacion Instituto Roche 28 nov
Fundacion Instituto Roche 28 nov

Fundación Instituto Roche aborda la financiación para incorporar fármacos innovadores al SNS

sin poner en riesgo su sostenibilidad

Guardar

La Fundación Instituto Roche ha celebrado en Madrid su IV Jornada sobre los retos de la financiación en la Sanidad del futuro, en la que se puso de manifiesto la necesidad de nuevos modelos de financiación para incorporar fármacos innovadores al Sistema Nacional de Salud (SNS) "sin poner en riesgo su sostenibilidad", así como de iniciativas regulatorias "acordes con el cambio de paradigma que está experimentando la Medicina actual", para evitar que las limitaciones presupuestarias frenen el acceso de los pacientes a estos tratamientos.

En la jornada, bajo el título 'Hacia un sistema sanitario basado en la creación de valor. Retos en la financiación para la incorporación de fármacos innovadores', se manifestó que un único modelo "no parece una solución válida para todos los escenarios", por lo que "todo indica que será necesario reorientar la financiación de los nuevos fármacos innovadores hacia una financiación más flexible, en función de los resultados".

La conferencia inaugural, 'El gran reto de la innovación y su financiación en los próximos años', corrió a cargo del presidente electo de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), el doctor Josep Tabernero, que incidió en el papel de la Medicina Personalizada de Precisión para hacer que el tratamiento del cáncer sea "innovador, equitativo y al mismo tiempo sostenible".

Por su parte, el secretario general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Pedro Gómez Pajuelo, moderó el debate 'Nuevos modelos de financiación: de la financiación por producto a la financiación por indicación' y destacó que el modelo de facturación existente no está preparado para la asignación de diferentes precios según la indicación de los fármacos.
Adaptación al contexto
"Nuestro modelo de financiación no permite grandes avances en este campo, pero las mejoras tecnológicas y la generalización de registros electrónicos de prescripción hospitalaria y condiciones de facturación debería permitir en un futuro no muy lejano avanzar en la elección de un comparador clínico potencial que se convierta en referente económico", afirmó el representante de la ONT.

"Avanzar en la capacidad técnica debería permitirnos a medio y largo plazo la implantación de un mecanismo de fijación de precios basado en el valor explícito y predecible y que facilite decisiones transparentes y justificadas", añadió Pedro Gómez Pajuelo. En este sentido, el vicepresidente de la Fundación Instituto Roche, Federico Plaza, remarcó la importancia de adaptarse al contexto y entender los cambios "como nuevas oportunidades".

Hoy en día, señaló Federico Plaza, "la idea más aceptada es que cada indicación tenga un precio en función de su utilidad terapéutica y, en los casos en los que un medicamento sea más disruptivo en términos de beneficio para el paciente, el precio será más elevado. Pero habrá otras indicaciones en las que la aportación de dicho fármaco pueda ser menor y, en consecuencia, el precio también debería ser menor". "Por tanto, tendrá sentido que en el futuro se pueda fijar un precio diferente en función de la indicación o de cómo se utilicen los medicamentos y los beneficios que aporten", concluyó.