España sólo aumentó un 0,02% su inversión en I+D en una década

Según Eurostat

Guardar

i+d eurostat
i+d eurostat
La Oficina de Estadística de la Unión Europea (Eurostat) ha publicado sus primeras estimaciones del gasto en investigación y desarrollo (I+D) entre los miembros de la Unión Europea, que muestra que si en 2006 España invirtió un 1,17 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) en I+D, en 2016 esa cifra sólo creció un 0,02 por ciento, hasta el 1,19.

En 2016, los Estados miembro de la Unión Europea (UE) gastaron todos juntos más de 300.000 de millones de euros en esta cuestión. La intensidad de I+D, es decir, el gasto en I+D como porcentaje del PIB, se mantuvo estable en 2,03 por ciento en 2016. Hace 10 años, la intensidad de I+D fue del 1,76 por ciento, por lo que el crecimiento de la media de la UE es de cuatro décimas superior al de España.

En concreto, España invirtió en 2006 un total de 11.815 millones de euros, mientras que en 2016 esta inversión fue de 13.307 millones. Aunque sí se muestra un aumento de unos 1.500 millones, el porcentaje apenas varía porque el PIB sí que creció de manera más importante en estos años.

De esta manera, las primeras estimaciones de Eurostat reflejan que, de los países miembro de la Unión Europea que aumentaron el porcentaje de PIB invertido en I+D, España es el que menos crecimiento experimentó, seguido por Malta, que pasó del 0,58 al 0,61 por ciento, y Rumanía, que creció también un 0,03 por ciento, del 0,45 al 0,48 por ciento del PIB.

Aumento y descenso en otros países
Así, según el informe de Eurostat, son hasta 16 los países que superan a España en inversión del PIB en investigación y desarrollo, entre los que se encuentran naciones como Suecia, Alemania, Holanda, Francia, Italia, Portugal y Reino Unido, pero también otros como Eslovenia, Estonia, República Checa y Hungría. Por otro lado, Irlanda, Grecia y Polonia dedicaron en 2016 menos a la I+D que España.

En los últimos 10 años, la intensidad de I+D aumentó en 22 Estados miembro, con los mayores aumentos en Austria -del 2,36 por ciento en 2006 al 3,09 por ciento en 2016, con un aumento de 0,73 puntos porcentuales- y en Bélgica, que aumentó el 0,68 por ciento. Por el contrario, la intensidad de I+D disminuyó en seis Estados miembro, de manera más fuerte en Finlandia -del 3,34 por ciento en 2006 al 2,75 por ciento en 2016- y en Luxemburgo, que experimentó un descenso de 0,43 puntos porcentuales en estos 10 años.