María Romay Mario Pascual
María Romay Mario Pascual

El Instituto de Salud Carlos III revela diferencias en el manejo de la Covid-19 en casa

durante la primera ola de la pandemia en España

Guardar

Un equipo del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha publicado, en la revista British Medical Journal Open, una investigación que describe cómo los pacientes de la Covid-19 gestionaron la enfermedad en su domicilio durante la primera ola de la epidemia en España y analiza las diferencias en los conocimientos, actitudes y prácticas preventivas de estos en comparación con la población no infectada.

Este estudio está liderado por la investigadora María Romay-Barja y se desarrolló gracias a la colaboración entre el Centro Nacional de Medicina Tropical (CNMT), la Unidad de Investigación en Salud Digital (UITeS) y el Centro Nacional de Epidemiología (CNE), todos del ISCIII, y la Universidad de Murcia.

Mediante una encuesta telemática, los investigadores realizaron un estudio transversal de personas con 14 años o más que vivían en España durante el confinamiento total de 2020. Este trabajo, el primero que describe cómo las personas afectadas por la Covid-19 manejaron su enfermedad en casa durante la primera ola de coronavirus en España, halló diferencias "estadísticamente significativas" en la prevalencia según las características sociodemográficas, en las condiciones de hospitalización, en la confirmación del diagnóstico de la enfermedad, en el tratamiento y en el aislamiento domiciliario según la edad.

También, se encontraron diferencias "significativas" en los conocimientos, las actitudes, el impacto emocional y el comportamiento preventivo entre los casos de la Covid-19 y la población no infectada por el mencionado coronavirus.
Depresión en el confinamiento
Un total de 3.398 personas completaron esta encuesta, con una media de edad de casi 50 años (49,6%) y, según los resultados obtenidos, la enfermedad fue significativamente más prevalente entre las personas casadas y que realizaban su trabajo fuera de su domicilio.

La mayoría de los casos de la Covid-19 pasaron la enfermedad en su casa (84%) y la investigación encontró diferencias también significativas basadas en la edad con respecto a las condiciones de autoaislamiento en el hogar. Además, las personas que habían pasado la Covid-19 mostraron mejores conocimientos sobre los síntomas y la transmisión de la enfermedad que la población no infectada.

Por otro lado, los casos de la Covid-19 se sintieron más deprimidos durante el confinamiento y mantuvieron, tras su enfermedad, un mejor comportamiento preventivo que la población no infectada (por ejemplo, usando siempre mascarilla fuera del hogar). Otra de las principales conclusiones de esta investigación del ISCIII es que los casos de la Covid-19 tuvieron dificultades para cumplir con las condiciones recomendadas para el autoaislamiento domiciliario.