211019_SAN_NP_DM_Osteoporosis
211019_SAN_NP_DM_Osteoporosis

El INCLIVA estudia moléculas de ARN como biomarcadores para anticipar la osteoporosis

en el Día Mundial de esta enfermedad, que se celebra el 20 de octubre

Guardar

Un estudio del Instituto para la Investigación del Hospital Clínico de Valencia (INCLIVA) ha analizado el potencial como biomarcadores de osteoporosis y artrosis de los microARN, que son pequeñas moléculas de ácido ribonucleico que permiten que las células comprendan la información genética que lleva el ADN, con el fin de anticipar que personas pueden padecer estas enfermedades.

Los resultados de este trabajo, dados a conocer en el Día Mundial de la Osteoporosis, que se conmemora este miércoles, 20 de octubre, apuntan al miR-497 circulante como biomarcador significativo. La osteoporosis y la artrosis son patologías de inicio tardío y, debido al aumento en la esperanza de vida, con elevada prevalencia, sobre todo en el grupo de mujeres postmenopáusicas a causa de los cambios en los niveles de hormonas que regulan el metabolismo óseo. Así, producen desde dolor hasta deformidad ósea y fracturas, y reducen la calidad de vida de quienes las padecen.

El origen puede deberse tanto a factores genéticos como ambientales y de estilo de vida. Se estima que casi una de cada cuatro mujeres mayores de 50 años padece osteoporosis, mientras que la prevalencia global de artrosis es del 47 por ciento.

El objetivo de la actual investigación del INCLIVA, que parte de una anterior, en 2015, es buscar cómo anticipar quién va a tener estas patologías a través de biomarcadores, sustancias que se pueden cuantificar en alguna muestra del organismo y que pueden servir como indicadores de estado biológico de normalidad, de enfermedad o de respuesta a un tratamiento.